Inicio Denuncia AI venta de mujeres y niñas en Kosovo

Denuncia AI venta de mujeres y niñas en Kosovo

Por Hilda Soria

Mujeres y niñas, fundamentalmente originarias de Moldavia, Rumania, Bulgaria y Ucrania, son vendidas en Kosovo como exclavas. Se les priva de su libertad y son obligadas a trabajar como sexoservidoras bajo situaciones degradantes, que se suman a las amenazas, golpes, violaciones y torturadas de que son objeto diario, denuncia un informe Amnistia Internacional (AI).

“Nosotras fuimos de su propiedad cuando nos compraron. Ellos nos golpearon, violaron, sufrimos de hambre y además nos obligaron a tener sexo con los clientes”

” A pesar de que hacía mucho frío teníamos que usar vestidos cortos, y además mi patrón me forzó para atender a soldados de diferentes países y a policías”, refieren algunos testimonios de mujeres y niñas víctimas del tráfico.

Quienes son objeto de tráfico para la prostitución forzada en Kosovo provienen de los países más pobres de Europa, donde sufren discriminación, además de ser víctimas de toda clase de violencia. En su mayoría son engañas bajo la promesa de un empleo en Italia, establece la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)

Un número creciente de mujeres albanesas kosovares, en su mayoría menores de edad, también están siendo objeto de tráfico para la prostitución forzada, agrega.

Amnistía Internacional lamenta a su vez que pese a las medidas tomadas para combatir el tráfico de mujeres y niñas, “es indignante” que las mismas personas encargadas de protegerlas están utilizando su posición para explotarlas.

La policía de la UNMIK (Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo) y la KFOR (fuerza militar internacional bajo el mando de la OTAN estacionada en Kosovo), además de los Institutos provisionales del gobierno en Kosovo, han fallado en proteger y respetar los derechos humanos de estas mujeres.

Estas organizaciones y los contratistas gozan de inmunidad general frente a posibles procesamientos, dado que en Kosovo no se puede enjuiciar a ningún miembro de la KFOR que sea sospechoso de traficar con niñas y mujeres para la prostitución.

Y son principales sospechosos porque después de que se estableció la comunidad internacional en 1999, se registró un incremento sin precedentes de la industria del sexo basada en el tráfico de mujeres y niñas.

Se calcula que entre los años 1999 y 2000, el 80 por ciento de la clientela de las mujeres y niñas que eran objeto de tráfico lo constituía la comunidad internacional, no obstante que en 2002 esta cifra descendió aproximadamente un 30 por ciento.

Ese mismo año se informó que a un 36 por ciento de las mujeres y niñas que sufren de explotación sexual se le negó asistencia médica; de hecho sólo un 10 por ciento recibió atención sanitaria con regularidad y además la mayor parte de estas mujeres fueron obligadas a mantener relaciones sexuales sin protección.

Hasta la fecha, ninguna de las mujeres y niñas objeto de tráfico ha obtenido reparación por los daños físicos, emocionales y psicológicos sufridos como consecuencia de los abusos contra sus derechos humanos.

AI explica finalmente que el tráfico de mujeres en Kosovo nunca va a terminar mientras los responsables estén libres y cuenten con “permiso” para cometer violaciones a los derechos humanos.

2004/HS/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content