Inicio Denuncia el EZLN mayor vigilancia militar

Denuncia el EZLN mayor vigilancia militar

Por la Redacción

Indígenas simpatizantes del EZLN denunciaron que el ejército mexicano amenazó con incrementar sus puestos de control militar ante la exigencia de que desmantelen una base en la comunidad Emiliano Zapata, en el municipio de Tila.

Los militares son acusados de agredir sexualmente a las mujeres, de abusar de los derechos humanos de los habitantes, pero sobre todo de incrementar la prostitución, el alcoholismo y la drogadicción.

Los indígenas dijeron que el ex comandante de la Séptima Región Militar, Mario Pedro Juárez Navarrete -antes de dejar el cargo- amenazó con incrementar el número de soldados y retenes si reanudan las protestas en próximo 22 de enero, en la comunidad Emiliano Zapata.

Según los indígenas simpatizantes del EZLN, si el próximo jueves los militares no han desmantelado la base reanudaran sus protestas contra la Secretaría de la Defensa Nacional y el gobierno mexicano.

Por su parte la Red de Defensores Comunitarios por los Derechos Humanos coincidió con los indígenas en el sentido de que el ejército mexicano y las distintas corporaciones policiacas continúan con sus intimidaciones no sólo en Emiliano Zapata sino en otras comunidades de la región.

Según el organismo el pasado 12 de enero, cuatro días después de la protesta de los inconformes, se estacionó un convoy con dos vehículos tipo Hummer y patrullas de la Policía Sectorial y de la Agencia Estatal de Investigaciones para identificar a los líderes de la marcha.

En un comunicado dicen que “los policías y militares, que no se identificaron, eran encabezados por quienes dijeron ser teniente de la base de operaciones instalada en la comunidad, y comandante del cuartel general de Tuxtla Gutiérrez, que pidieron hablar con las autoridades del ejido”.

La base militar que los indígenas piden que sea desmantelada fue instalada en septiembre de 1995.

Sin embargo, los mandos castrenses que llegaron este lunes a la comunidad de Emiliano Zapata comunicaron a las autoridades ejidales “que los militares no van a salir del predio que están ocupando, que no deben continuar con sus manifestaciones porque de lo contrario se instalarán dos o tres campamentos más y que se establecerán en cualquier lugar de la zona”.

En ese contexto la Junta de Buen Gobierno “Semilla que va a Producir”, en el municipio autónomo de Roberto Barrios, también en el norte de Chiapas, denunció el incremento de patrullajes, el hostigamiento de los soldados y la construcción de un campamento castrense en esa región del estado.

La Junta dice en un comunicado este lunes que antes de las celebraciones del décimo aniversario del EZLN, el ejército mexicano instaló un nuevo campamento militar en el crucero denominado Francisco Madero, que comunica al municipio de Palenque con Salto de Agua.

04/CAMBIO/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más