Inicio Descartan que los cigarros light sean menos dañinos

Descartan que los cigarros light sean menos dañinos

Por la Redacción

La industria del tabaco promueve el consumo, por parte de las mujeres, de los cigarrillos con menos nicotina, llamados cigarrillos light o ligeros, los que se supone tendrían menos efectos dañinos para la salud, pero diversos estudios muestran que estos cigarrillos compensan la menor nicotina inspirando con mayor intensidad el humo del cigarrillo.

La industria tabacalera difunde en su publicidad la idea de que fumar es una conducta apropiada y deseable para las mujeres, señalan Luk Joosens, Annie Sasco, Teresa Salvador y Joan R. Villalba, autoras del artículo Las mujeres y el tabaco en la Unión Europea.

Las investigadoras apuntan que las revistas femeninas, de grandes tiradas, son uno de los mayores canales que utiliza la industria del tabaco para llegar a las mujeres, difundió el portal Mujereshoy.

De acuerdo con las autoras de la investigación, las revistas femeninas proporcionan a la industria tabacalera una vía directa para dirigirse a las mujeres y, con ello, prestan al tabaco una credibilidad espuria al ligarla con la propia credibilidad de la revista.

Esta publicidad asocia el tabaco con valores atractivos para muchas mujeres, tales como sofisticación, diversión, romanticismo, sexualidad, rendimiento deportivo, relajación, sociabilidad, juventud, emancipación, femineidad, rebeldía, aventura y esbeltez.

La promoción de cigarrillos light se ha convertido en una estrategia mucho más exitosa que el desarrollo de marcas de cigarrillos exclusivas para mujeres, cuya cuota de mercado siempre fue limitada.

En algunos países se han lanzado al mercado tabacos light bajo marcas de cigarrillos “femeninos”, producidos para llegar a las mujeres con nombres tan sugestivos como Capri, Vogue, Kim o Virginia Slims.

Aunque estas marcas han llegado a identificarse internacionalmente como cigarrillos “de mujeres”, ya que sólo ellas los fuman, su impacto en las mujeres es reducido, puesto que su cuota de mercado es limitada en la mayoría de los países.

No obstante, el éxito de esta engañosa estrategia de promoción de cigarrillos light no puede ser ignorado. De hecho, el éxito de los cigarrillos light en la Unión Europea ha sido rotundo, especialmente entre las mujeres de mediana edad.

ALTO CONSUMO DE CIGARROS LIGHT

En 1995, el 60 por ciento de las mujeres fumadoras de entre 45 y 64 años consumía este tipo de cigarrillos. Ese mismo año, en siete países de la UE, más de la mitad de las mujeres fumadoras de cigarrillos consumía cigarrillos light.

Una de las conclusiones del informe “El cigarrillo que cambia” elaborado por el Surgeon General (equivalente al Secretario de Estado para la Salud de EEUU), era que fumar cigarrillos con menor contenido en nicotina y alquitrán reduce el riesgo de cáncer de pulmón y, en cierta medida, mejora la esperanza de vida de las personas que continúan fumando.

Sin embargo, esto sólo es posible cuando no se produce un aumento compensatorio del número de cigarrillos consumidos diariamente. Aún así, los beneficios son mínimos, comparados con el abandono completo del consumo de tabaco.

La política de análisis y control del contenido de alquitrán en los cigarrillos, emprendida por algunos gobiernos, se basó en el supuesto de que menores concentraciones de alquitrán conllevan una menor actividad cancerígena del tabaco inhalado.

Pero es necesario revisar esta idea a la luz de las nuevas tecnologías para analizar los componentes del tabaco y sus efectos, ya que todos los alquitranes no son iguales.

Por ejemplo, hay estudios que indican que no existe correlación alguna entre las nitrosaminas, específicas del tabaco, y la liberación de alquitrán en la corriente principal del humo de tabaco.

LIGTH NO BAJA EL PODER CANCERÍGENO

Que los cigarrillos contengan bajas concentraciones de alquitrán no implica que sean cigarrillos con bajo poder cancerígeno.

Dos estudios realizados en EE.UU. y en Suiza muestran que los cigarrillos bajos en alquitrán no sólo no son más seguros, sino que pueden haber contribuido a aumentar un tipo particular de cáncer de pulmón, el adenocarcinema.

La explicación de este fenómeno es que las personas fumadoras de este tipo de cigarrillos inhalan más profundamente y están expuestas a mayores cantidades de substancias cancerígenas, como las N-nitrosaminas.

La nicotina produce una adicción intensa. Se ha comprobado que las personas fumadoras que cambian a cigarrillos con menos nicotina, “compensan” el cambio inspirando con más intensidad el humo de los cigarrillos bajos en nicotina, buscando mantener el nivel de nicotina en sangre.

La Food and Drug Administration de Estados Unidos ha comprobado que los niveles de alquitrán y nicotina que aparecen en los paquetes de cigarrillos no son buenos predictores de la nicotina y alquitrán que absorben quienes fuman.

Por ende, la exposición real al alquitrán y, por tanto, los riesgos para la salud asociados al consumo de cigarrillos bajos en alquitrán pueden ser los mismos que los derivados de fumar cigarrillos convencionales.

LIBERAN LA MISMA CANTIDAD DE ALQUITRAN

A pesar de esto, en una encuesta realizada en Estados Unidos, sólo el 10 por ciento de quienes fuman sabía que un cigarrillo light puede liberar la misma cantidad de alquitrán que uno convencional. Muchas personas no abandonan el consumo de tabaco precisamente porque creen que los cigarrillos light ofrecen una alternativa más saludable.

La prevalencia de consumo de cigarrillos light es baja en los grupos de edad más jóvenes y aumenta en los de más edad, lo que indica que los cigarrillos light son menos relevantes para iniciarse en el consumo, pero más importantes cuando se piensa en dejar de fumar.

Los documentos de la industria del tabaco indican que la promoción de cigarrillos light tiene como intención tranquilizar a la clientela y frenar a quienes se preocupan por el mantenimiento de su salud y que se plantean dejar de fumar.

Resultados de diversas investigaciones confirman que esta política consigue sus objetivos y que las concepciones erróneas de las personas fumadoras acerca de los cigarrillos light y ultra-light puede hacerles persistir en el consumo.

Otros documentos internos de multinacionales tabacaleras, revelados durante procesos judiciales en EEUU y Canadá, muestran que estas empresas sabían que la nicotina es una droga adictiva. Por ende, quienes fuman, pero que desean dejar de fumar por razones de salud, podrían mantenerse enganchadas al consumo gracias a la falsa seguridad ofrecida por los cigarrillos bajos en nicotina y alquitrán.

2005/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content