Inicio Desde el vientre asimilamos la realidad

Desde el vientre asimilamos la realidad

Por Carolina Velásquez

Ya hablamos de la importancia del abdomen como el lugar donde procesamos alimentos (digestión), pensamientos y emociones (sentimientos internos) y cómo, a través de la expresión o no expresión de estas emociones, manifestamos nuestra facilidad o dificultad para digerir las experiencias de la vida.

Dice Debbie Shapiro que “ésta es la zona donde recibimos, asimilamos y ‘digerimos’ la realidad propia, extraemos lo que nos interesa y eliminamos lo que no queremos, donde retenemos o liberamos los aspectos personales” (Cuerpo mente. La conexión curativa, 1991).

El abdomen cubre, con excepción de pulmones y corazón, varios de nuestros órganos vitales: estómago, páncreas y bazo; intestino delgado y grueso (colon); hígado y vesícula biliar; riñones y vejiga, y órganos reproductores y sexuales.

Para los taoístas (antigua filosofía china) los órganos internos son el hogar de nuestros sentimientos básicos en equilibrio (+) o en desequilibrio (-), así en los riñones está el miedo (-) y la animosidad-gentileza-vitalidad (+); el hígado guarda el enojo (-) y la bondad (+), y en el bazo está la constricción (- sentirse víctima) y la justicia-apertura (+).

Desde esta milenaria cosmovisión, cuando los sentimientos se polarizan con las fricciones de la vida cotidiana, el estrés y las relaciones intra e interpersonales, cargarán los órganos negativamente llenándose de miedo, enojo, celos, envidia, injusticia y preocupación. Energía que para los taoístas es importante no desperdiciar, pues consideran que es una especie de “abono” útil posible de transformarse y aprovecharse convirtiéndolo (a través de una serie de ejercicios) en energía vital (Mantak Chia, Sistemas Taoistas para Transformar el Stress en Vitalidad, s/f).

A diferencia de los bloqueos en otras parte del cuerpo, en general se puede decir que en el abdomen van acompañados por bloqueos en el ritmo y calidad de la respiración –se acorta–, trayendo en consecuencia malestares constantes en el sistema digestivo (gases, estómago inflamado, estreñimiento) y sistema muscular –los músculos del abdomen son muy flexibles–, deformando vientre, costillas, espalda y columna vertebral, y provocando esa tan temida “panza” en el cuerpo.

Seguiremos con este importante tema en la próxima entrega.

*Periodista mexicana.

henavv@yahoo.com.mx

04/CV/GBG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más