Inicio » Desde EU, oaxaqueños siguen a la APPO

Desde EU, oaxaqueños siguen a la APPO

Por Eleazar Salinas/corresponsal

Las y los oaxaqueños residentes en EU seguimos minuto a minuto los acontecimientos de la insurrección popular en Oaxaca, a través de la señal de Radio Universidad, estación perteneciente a la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), tomada casi desde el principio del conflicto por las y los alumnos y maestros de la institución, y activistas también a la Asamblea de Pueblos de Oaxaca (APPO).

Y aunque la estación, dice la APPO, está siendo sometida a interferencia en los últimos días por el gobierno, sigue haciendo posible que prácticamente en todo el planeta puedan conocerse los acontecimientos al mismo tiempo que estos se producen.

El miedo, la angustia, el coraje transmitido a través del radio, hacen palpitar los corazones de las y los mexicanos que vivimos en este país del norte al unísono con los compañeros que combaten en las calles, y, por supuesto, con las compañeras que estaban a cargo de las transmisiones de Radio.

El ambiente de insurrección, las frases que en otros tiempos eran impronunciables a través de las ondas hertzianas, las instrucciones al pueblo, se convierten en la cotidianidad de habitantes de Los Ángeles, haciéndonos parte de la revuelta popular.

El 2 de noviembre, Día de muertos en México, los angelinos escuchamos: ¡Que lleven cohetones a la barricada de Adrenamiel (Brenamiel)!, ¡botellas a la barricada de Cinco Señores!, ¡refuerzos al Canal Nueve!, ¡gasolina y cohetones a Radio Universidad!, ¡comida para la barricada!, como si en Oaxaca ni los muertos descansaran y salieran al combate.

Ese mismo día, una comisión de Senadores, encabezados por la senadora Rosario Ibarra de Piedra llegó al estado para levantar testimonios de la ciudadanía. Y en Radio Universidad decían: denunciamos que los priistas pusieron unas mesas y pretenden levantar quejas contra la APPO, pero además, están pidiendo credenciales de elector, no acudas a ese lugar, son personas al servicio de Ulises Ruiz.

Antes del mediodía, un niño se presentó a la estación para decir consignas, mientras la Policía Federal Preventiva (PFP) iniciaba sus ataques a la población, con gases lacrimógenos, con un gas rojo y con gas pimienta. Pero los chorros de agua y ácido de las tanquetas, no doblegó la combatividad de las masas, hasta que llegó el momento en que se les acabó el agua.

A las 2 de la tarde, después de unas dos horas de enfrentamientos, la preocupación de la PFP era recargar sus tanquetas. En Radio Universidad decían: ¡compañeros, no dejen que recarguen agua, pongan las pipas bajo control del movimiento, se solicita maquinaria pesada para detener el avance de las tanquetas, los helicópteros y avionetas continúan volando sobre la ciudad, Nos están disparando gases desde los helicópteros!.

Sin embargo, en medio del clima de crispación, dirección del movimiento de resistencia anunciaba: Pedimos a los vecinos que, a pesar de los combates y ataques de todas las policías, celebraremos a nuestros muertos, pedimos que traigan materiales para hacer un gran altar en honor al compañero periodista norteamericano Bradley Will, necesitamos cal, pintura, y muchas flores.

Tres horas de combate y la gente salía de todos los rincones. Se dice que el contingente de la PFP era de unos cinco mil elementos, más la Policía Ministerial del estado, hasta a la AFI vieron haciendo detenciones, y los grupos de policías vestidos de civil.

Seguían las transmisiones solicitando materiales, haciendo recomendaciones: usen vinagre en cualquier trapo, compañeros, eso les permitirá respirar, también coca cola. Impregnen un pañuelo y cúbranse el rostro. Por favor, detengan una camioneta negra, lleva a algunos compañeros detenidos que van heridos.

Un enlace con el equipo de seguridad de la APPO informa que el Consejo Universitario se reunió y resolvió apoyar el comunicado central de la APPO, donde se plantean todas sus demandas. Como primer punto, exige el respeto a la autonomía universitaria y rechaza la intervención de las policías en los recintos universitarios y en todo el estado.

Después de cuatro horas de enfrentamientos, estos son más cruentos: se combate cuerpo a cuerpo, son quemados algunos instrumentos de la policía, inutilizadas dos tanquetas, lo que provoca una gran algarabía y mucho ánimo. Los compañeros que llevaban detenidos son liberados más adelante por la fuerza de las masas. En estos momentos, se combatía a la PFP en seis puntos al mismo tiempo, y más gente acudía a apoyar al movimiento.

Desde la cabina de transmisiones, informan de la entrega de un cargador de fusil 7.62, de uso exclusivo del ejército, que se le cayó a un policía, y fue recogido por un compañero. ¡Pero qué balotas!, dice la conductora, ¿con esto nos piensan tirar?.

Dos directores de escuelas y miembros del Consejo Universitario de la UABJO informan en cabina su respaldo al movimiento, y, exigen la renuncia del gobernador Ulises Ruiz. Se informa que la PFP, se encuentra muy cercana a las instalaciones de la radio. Se escuchan los balazos y disparos de las bombas de gases.

Noticias que inclinan la balanza a favor del movimiento:

Se presenta un contingente de trabajadores del sindicato de empleados de hoteles. Acuden a defender radio universidad y a expresar su apoyo total a la lucha.

El rector anda formando un contingente de personas casi enfrente a Radio Universidad y enfrente de la PFP, eso da mucho ánimo a todo el movimiento.

Las campanas de las iglesias se escuchan repicar otra vez, la PFP, había quitado las cuerdas desde el día anterior, pero la máxima autoridad eclesial se las reinstaló.

Afirma la dirección de la APPO que la PFP se quiere retirar, pero no puede hacerlo porque esta rodeada, que se les permita salir.

Se desconfía de ellos, porque ya en plena retirada pretendieron efectuar detenciones. Finalmente se van, una hora después.

En radio Universidad se afirma: ganamos una batalla, pero no la guerra. Aprovechemos para organizarnos y reconstruir las barricadas.

La APPO llama a reunión para desarrollar la lucha a un nivel más amplio. Y se escucha fuerte la canción ¡Venceremos, venceremos!, con un coro que dice: El-pueblo-unido-jamás-será-vencido.

ES/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: