Inicio Desde inicio de Intifada han muerto 660 infantes y adolescentes

Desde inicio de Intifada han muerto 660 infantes y adolescentes

Por la Redacción

Cada noche, Fátima pide a sus padres dejar la tienda de campaña habilitada por Naciones Unidas y caminar hacia su casa para dormir allí. Entre los escombros, la pequeña busca su colchón, se acomoda y cuando ha entrado en un sueño profundo vuelve a la tienda de campaña en brazos de su padre.

La casa de Fátima fue destruida por el ejército israelí, pero el shock y el desconcierto por este traumático hecho es tal que esta niña palestina todavía se niega a admitir que se ha quedado sin hogar.

La historia de Fátima la explica Eyad al Sarraj, psiquiatra palestino y director de un programa de salud en Gaza que desde hace tiempo investiga los efectos que las demoliciones de viviendas tienen en la población civil y sobre todo en la infancia.

Según este especialista, perder a sus padres y ver sus casas destruidas son en estos momentos el peor impacto que puede sufrir la infancia palestina, ya que se trata de los únicos referentes de estabilidad en su ambiente, difunde Canal Solidario.

Junto al doctor Al Sarraj, expertos del Centro Israelí para el Tratamiento Psicotraumático y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef ), han advertido que la ansiedad, los síndromes postraumáticos y el miedo han aumentado de manera preocupante entre los niños y niñas palestinos e israelíes.

“Los niños de los dos bandos están gravemente afectados y esto tendrá ciertamente consecuencias a largo plazo”, alerta la responsable del Unicef, Carol Bellamy, que lamenta la muerte de más de 660 menores –560 palestinos y 104 israelíes-, desde el inicio de la Intifada en septiembre de 2000.

Sólo en la región de Gaza, uno de cada tres menores presenta algún tipo de alteración psicológica y la mayoría tiene pesadillas, ansiedad, incontinencia nocturna y falta de concentración.

Como explican desde el Programa Comunitario de Salud Mental, el 83.2 por ciento de los menores palestinos ha presenciado algún enfrentamiento armado y menos del 9 por ciento está convencido de que algún día podrán vivir en paz.

El 24 por ciento de estos niños y niñas, advierte el estudio del Programa Comunitario de Salud Mental, afirma también que en alguna ocasión ha pensado en convertirse en terroristas suicidas.

INFANCIA ISRAELI

Pero los informes psicológicos también son preocupantes en el caso de los niños israelíes. Según un informe del Centro Israelí para el Tratamiento Psicotraumático, la mitad de las y los jóvenes de la ciudad de Jerusalén ha estado expuesto alguna vez a un ataque terrorista. El 20 por ciento de los menores, además, ha perdido algún familiar o amigo.

Durante bastante tiempo, los menores que han sido testigo de una acción terrorista palestina reviven los hechos una y otra vez hasta el extremo de sufrir signos de gran tensión y estrés.

De hecho, el miedo y la ansiedad entre los menores israelíes y los palestinos es tal que gran parte de estos pequeños se muestra convencido de que la violencia es la única solución al conflicto. Los estereotipos negativos entre ambos también han aumentado de manera importante.

Bajo rendimiento escolar

Uno de los ámbitos en los que más se ha notado el impacto de la violencia y las alteraciones psicológicas que ésta provoca en la infancia palestina e israelí es la escuela, pues son muchos los menores reticentes a ir al colegio por miedo a una bomba en el autobús que los acerca al centro o por temor a los soldados israelíes de los puestos de control.

“Allí no puede haber vida normal para las y los niños que no están seguros de poder llegar a clase debido a una barricada militar o a que tiene miedo que alguien vaya a hacerse estallar”, explica la responsable de Unicef, que señala que los daños en el ámbito escolar son mayores en el caso de los menores palestinos, que pierden el interés en ir a clase porque deben atravesar multitud de obstáculos para llegar a la escuela.

En esta línea, desde el organismo de Naciones Unidas instan al Gobierno israelí y a la Autoridad Nacional Palestina a aumentar la inversión para la protección de la infancia y el fomento de la educación, así como a apostar por la formación del personal docente, para que sepa cómo atender a los alumnos castigados psicológicamente por el conflicto y evitar que aumente el odio entre palestinos e israelíes.

2004/GV/

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content