Inicio Desde la niñez, las mexicanas son violentadas

Desde la niñez, las mexicanas son violentadas

Por Anaiz Zamora Márquez
confCencosCimac01_MG_6440cml

México está en alerta debido a la violencia de género: las mujeres enfrentan graves formas de violencia, generalmente ignoradas, normalizadas y durante todas las etapas de su vida, tales como la violencia obstétrica, las agresiones sexuales en el hogar, los atentados a su libertad de expresión, y el riesgo de ser desaparecidas o asesinadas.
 
Hoy, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, grupos civiles por los derechos de las mexicanas hicieron un llamado enérgico a las autoridades y la clase política, para implementar políticas públicas y leyes eficientes que garanticen a la población femenina su derecho a vivir sin violencia.
 
En rueda de prensa en esta ciudad, el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), y Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC) evidenciaron las múltiples formas en las que las mexicanas son violentadas, y anunciaron “La Marcha de las Cruces”, como un acto simbólico para exigir al Estado acciones concretas contra la violencia.  

Regina Tamés Noriega, directora de GIRE, lamentó que en México aún exista violencia grave contra las mujeres, pues desde hace 15 años el Estado se colocó en el ojo público internacional por la grave situación de desapariciones y asesinatos en Ciudad Juárez, Chihuahua, y no ha logrado garantizar una vida libre de violencia.
 
Desde GIRE –dijo– se hace un llamado enérgico para erradicar la violencia obstétrica que se ha llegado a considerar como algo “normal”, que deben enfrentar las mujeres durante la atención del embarazo y parto, y no ha tenido alguna medida para evitarla o garantizar el acceso a la justicia, toda vez que este tipo de agresión deriva en tratos crueles, inhumanos y degradantes.
 
Aunque no hay datos oficiales sobre la violencia obstétrica, GIRE ha documentado que en los últimos dos años se han presentado más de 500 quejas de mujeres que han sido maltratadas en los servicios de salud, la mayor parte en los estados de Oaxaca, Puebla, Durango, México y Sinaloa. 
 
Tonatiuh Mago, representante de Redim y de World Vision, aseguró que México es un país que “violenta a las mujeres de manera estructural y desde la niñez”.
 
De acuerdo con estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México ocupa el primer lugar en abuso sexual infantil, y de los casos reportados el 70 por ciento son de niñas, la mayoría agredidas en sus hogares.
 
Mago señaló que con la exclusión del sexo femenino desde la primera infancia se crea un contexto cultural que “normaliza” y sostiene la violencia, por lo que es indispensable comenzar a trabajar desde la niñez con programas educativos. 
 
Fabiola González Barrera, responsable del programa de Libertad de Expresión de CIMAC, denunció que las mujeres son “sancionadas” cuando quieren hacer uso de su libertad de expresión y comunicación.
 
Desde el año 2000 –advirtió– México vive una grave situación en contra la libertad de expresión, pues desde entonces hasta 2014 se registraron 252 casos de violencia contra mujeres periodistas, entre los que destacan 13 casos de feminicidio, dos de los cuales ocurrieron el año pasado.
 
Las entidades más violentas para las periodistas son el Distrito Federal, Veracruz y Oaxaca, aunque hay estados como Tamaulipas, donde las mujeres no se atreven a denunciar las agresiones, contexto que ocurre ante la negativa oficial para incorporar la perspectiva de género en el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, de la Secretaría de Gobernación.
 
Las organizaciones elaboraron un decálogo por una vida libre de violencia, en el que exigen al Estado mexicano ratificar y dar seguimiento y cumplimiento de los acuerdos internacionales en materia de Derechos Humanos para las mujeres.
 
Asimismo, debe informar públicamente del seguimiento de las recomendaciones del Comité de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés).
 
Las activistas también demandaron no más criminalización de las mujeres que interrumpen su embarazo, y la libertad inmediata para la ex comandanta de la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, Nestora Salgado.
 
Anunciaron una marcha del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino, en la que las feministas llevarán 32 cruces rosas que simbolizan las diferentes formas de violencia que enfrentan las mexicanas en todo el país.
 
15/AZM/RMB 

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content