Inicio Desiguales entre iguales

Desiguales entre iguales

Por Cecilia Lavalle*

En México no somos iguales. No todos. Mucho menos todas. A unos, claro, les va mejor que a otros. Pero nunca a las otras les va mejor que a los unos. Como dicen por ahí: Entre iguales hay unos más iguales que otros; o, más propiamente, que otras.

El pasado lunes 28 fue presentado el segundo Índice de Desarrollo Municipal elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Este documento analiza la evolución que tuvieron los 2 mil 438 municipios que conforman nuestro país, y las 16 delegaciones en que se divide el Distrito Federal.

Este Índice mide la posibilidad que tienen las y los habitantes de cada municipio y delegación de realizarse como seres humanos. Dicho con sus palabras: “El desarrollo humano es la ampliación de la libertad de los individuos para que puedan decidir lo que quieren ser o hacer entre una gama de oportunidades reales”.

Para medir eso, eligen tres condiciones que les parecen fundamentales para ejercer esa libertad: 1) La posibilidad de tener una vida larga y saludable, 2) la adquisición de conocimientos individual y socialmente valiosos, y 3) la oportunidad de obtener los recursos necesarios para disfrutar de un nivel de vida digno.

Así, el IDH se construye a partir de indicadores de salud, educación e ingreso.

Bajo ese reflector se evidencia la demagogia y las verdades a medias, porque si un gobierno no provee el marco general en el que sus habitantes pueden encontrar oportunidades de realizarse como personas, de poco sirven los edificios inaugurados, los puentes construidos y, por supuesto, los miles de millones gastados en anuncios de televisión en horario triple A.

El reflector deja en claro que no somos iguales. Lo cual no es ninguna novedad. Pero muestra el tamaño de la desigualdad.
Las personas que habitan en la delegación Benito Juárez en el DF, por ejemplo, tienen un IDH similar a las de Estados Unidos.

En contraste, la población de Cochoapa el Grande, en el estado de Guerrero, tiene un IDH similar al que tienen habitantes de Zambia y otros países del África Subsahariana.

Los municipios de Batopilas, en Chihuahua; Coicoyán de las Flores, en Oaxaca; Tehuipango, en Veracruz; y Mezquitic en Jalisco, se encuentran también entre los cinco con más bajo IDH del país.

San Pedro Garza García, en Nuevo León; San Sebastián Tutla, en Oaxaca; y las delegaciones Miguel Hidalgo y Coyoacán, en el DF, se ubican en los primeros sitios del IDH nacional.

Lo dicho, no todos somos iguales. Pero a la hora de poner el reflector y acercar la lupa, la PNUD encontró que entre iguales hay unos más iguales que otros; o, más propiamente, que otras.

En todos los municipios el IDH de las mujeres es menor que el de los varones. En todos los casos se observa una brecha que favorece a la población masculina. Más aún, la brecha entre hombres y mujeres puede llegar a más de 50 por ciento en los municipios con menor IDH.

Dicho de otra manera, no hay un solo lugar en mi país en el que las mujeres tengamos las mismas oportunidades que los varones de tener una vida larga y saludable, de adquirir conocimientos individual y socialmente valiosos, y de obtener los recursos necesarios para disfrutar de una vida digna.

Para dejarlo claro, en México no hay un solo lugar en el que las mujeres tengamos las mismas oportunidades que los varones para poder decidir lo que queremos ser y hacer entre una gama de oportunidades reales.

Así pues, buscar la igualdad de género es un asunto que va más allá de asumirse o no como feminista, ¿no le parece?

SOLIDARIDAD

Me solidarizo con mis compañeras de CIMAC en cuyas oficinas ocurrió el fin de semana pasado un robo selectivo de equipo e información, y me uno a las muchas voces que exigen una investigación eficiente y eficaz para dar con los culpables.

En CIMAC conformamos redes sólidas que están mucho más allá de la intimidación y de las pérdidas materiales. Sea cual sea el tema incómodo para más de uno, seguiremos poniendo el dedo en la llaga, así tengamos que usar palomas mensajeras.

Atento aviso.- No quiero documentar su envidia, pero le aviso que me voy de vacaciones. Nos reencontraremos en este espacio el próximo 17 de agosto. Apreciaría sus comentarios: cecilialavalle@hotmail.com

* Periodista y feminista mexicana en Cancún Quinta Roo, integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.

08/CL/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más