Inicio Despiden a comunicador por incitar a violencia feminicida en Sonora

Despiden a comunicador por incitar a violencia feminicida en Sonora

conductordespedido01especial

El comunicador Sergio Romano Muñoz y Sandoval fue despedido de la televisora estatal sonorense Telemax, luego de que en un comentario editorial incitó a la violencia contra la maestra Clarissa, joven a la que su colegio le rescindió el contrato por haber participado en un concurso de “twerking”, un baile en el que sigue el ritmo sólo con los glúteos.
 
El periodista opinó que luego de ver detenidamente el video en el que se grabó a la maestra Clarissa y que se volvió viral en redes sociales, él no sólo la correría, sino que “la mandaría matar”.
 
El comentario desató fuertes críticas en diversos sectores de la sociedad, siendo las mujeres organizadas quienes se dirigieron a la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich; a la directora del Instituto Sonorense de la Mujer, Esther Salas; al director de Telemax, Daniel Hidalgo Hurtado, así como a Sergio Romano, para exigir una sanción, pues al haber incitado a la violencia de género en la programación de una televisora estatal, también se incurría en violencia institucional.
 
El pasado viernes 15, la televisora emitió dos comunicados. En el primero se deslindaba del comentario editorial, pues argumentaba que ésta había sido de carácter “personal”, y no necesariamente reflejaba el punto de vista de la empresa estatal. Horas después, en un segundo comunicado, informó que terminaba la relación laboral con Sergio Romano Muñoz y Sandoval, por considerar “inapropiado” su comportamiento.
 
Se trata de la primera sanción de este tipo, derivada de la violencia mediática contra las mujeres en Sonora.
 
“Dicha decisión se ha tomado luego de los comentarios expresados por el periodista en su editorial del miércoles 13 de abril de 2016. Reiteramos a la sociedad sonorense y a nuestros televidentes el compromiso de respeto a una vida libre de violencia y congruente con la defensa de los Derechos Humanos”, argumentó Televisora de Hermosillo S.A. de C.V. (Telemax).
 
Al mismo tiempo, el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Radio y Televisión (STIRT) emitió un comunicado urgente, firmado por su secretario general, Ricardo Acedo Samaniego, para anunciar que Sergio Romano ya no podrá utilizar cualquier medio electrónico, en radio o televisión, para continuar su labor frente a un micrófono en todo el estado de Sonora.
 
Lo anterior –sostuvo– en virtud de su inadmisible postura vertida en un editorial televisivo donde se transgrede y afecta la posición de las mujeres de forma general y particular, con el agravante de hacer apología del delito, en alusión al feminicidio.
 
El mismo 15 de abril, Sergio Romano dio una disculpa en redes sociales, pero fue suprimida minutos después. Luego emitió otra disculpa en un video que aún circula en redes sociales. “Me equivoqué”, “se me fue”, “enjuicié a una persona a lo que no tengo derecho”, “fue un gravísimo error”, “no soy anti feminista”, “ofrezco una clara disculpa”, son algunas frases de su discurso. 
 
Ante los hechos, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio-Sonora y el Observatorio Feminista Clara Zetkin demandaron que la gobernadora Claudia Pavlovich fije una postura pública sobre el código de ética de Telemax y Radio Sonora, y en torno al papel de la perspectiva de género en tal código, y si hay sanciones para los infractores.
 
Además urgieron el director de Telemax a que aclare públicamente la participación del comunicador Sergio Romano en ese canal televisivo, quien cometió –afirmaron las feministas– no sólo un “exabrupto, sino un delito vigente en nuestro Código Penal, que es el de apología del delito (artículo 175)”.
 
Al autor del comentario las organizaciones le exigieron una disculpa pública a todas las sonorenses, y en particular a la maestra Clarissa por utilizar la televisión “para incitar a que se le asesine”. Igualmente, su compromiso de capacitarse en perspectiva de género y que dedique comentarios editoriales para difundir la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, y las recomendaciones sobre la Alerta de Violencia de Género (AVG) para Sonora.
 
En enero de 2014, la Red Feminista Sonorense (RFS) denunció que se cometieron 60 asesinatos de mujeres en la entidad, de los que 20 se perpetraron en Cajeme, cuya cabecera municipal es Ciudad Obregón, la segunda urbe más importante después de la capital, Hermosillo.
 
En noviembre de 2015, un Grupo de Trabajo que indagó la violencia feminicida en el estado –integrado por representantes de gobierno y de la academia–  emitió 12 recomendaciones a las autoridades locales para que prevengan, investiguen y erradiquen la violencia de género, las cuales –a decir de la RFS– se han acatado de manera parcial.
 
Si en mayo próximo el gobierno de Sonora no ha cumplido cabalmente las 12 recomendaciones, la Secretaría de Gobernación está facultada por la ley para declarar la AVG en la entidad.       
 
16/SNE/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content