Inicio » Desplazamiento forzado de mujeres embarazadas en Pakistán

Desplazamiento forzado de mujeres embarazadas en Pakistán

Por Ashfaq Yusufzai*
mujerespakistan02AshfaqYusufzai_IPS

Imagine caminar casi todo un día bajo un sol abrasador con sus pertenencias a cuestas. Imagine huir en la mitad de la noche mientras los bombardeos aéreos destruyen su pueblo. Imagine llegar a un campamento de refugiados sin agua corriente ni baños y con poca comida. Ahora imagine que es una mujer embarazada en Pakistán.
 
Al norte de este país centroasiático, una operación militar destinada a eliminar a los combatientes del movimiento extremista Talibán de las Áreas Tribales bajo Administración Federal (FATA) generó una crisis humanitaria cuando cientos de miles de personas huyeron de los bombardeos.
 
Desde que el pasado 15 de junio el ejército comenzó las incursiones aéreas en la Agencia de Waziristán del Norte, con 11 mil 585 kilómetros cuadrados, los residentes huyeron, la mayoría a pie, hacia la vecina provincia de Jyber Pajtunjwa, donde se alojaron en campamentos para desplazados.
 
Según fuentes oficiales, hay unas 580 mil personas en esa situación y la mitad son mujeres.
 
En la antigua ciudad de Bannu, que ahora alberga a la mayor cantidad de personas desplazadas, unas 40 mil mujeres embarazadas se enfrentan a su mayor miedo: la falta de hospitales, de médicos y de suministros de salud básicos.
 
ZOZOBRA
 
Para Tajdara Bibi, de 30 años de edad y con tres hijos, los temores se hicieron realidad en junio pasado, cuando abandonó su casa en Waziristán del Norte y recorrió 55 kilómetros hasta llegar a esta provincia de Jyber Pajtunjwa, junto a otros vecinos.
 
La travesía la desgató y cuando ingresó en la maternidad del hospital de Bannu, ya era tarde. Pocas horas después parió un niño muerto.
 
“Por lo menos cuatro mujeres murieron por complicaciones relacionadas con el embarazo camino a Bannu, mientras que otras 20 sufrieron abortos espontáneos”, indicó a IPS/Cimacnoticias el médico Mohammad Sarwar. También remarcó que la grave falta de médicas supone un riesgo adicional para las mujeres.
 
“Sólo tenemos cuatro médicas en todo el distrito, y tienen que atender a todas las mujeres”, añadió. Los limitados servicios de salud de la provincia no se dan abasto ante las miles de mujeres que requieren atención, y en ocasiones las consecuencias son desastrosas.
 
Gul Rehman, comerciante de 44 años, todavía no se recupera de la tragedia. Su esposa comenzó el trabajo de parto de forma prematura durante el trayecto. “No encontramos transporte y tuvimos que caminar. Cuando llegamos al hospital tuvimos que esperar porque no había médicos disponibles”, contó a IPS/Cimacnoticias.
 
“Después de 10 horas, finalmente, operaron a mi esposa, pero el bebé ya estaba muerto”, relató.
 
Además de perder a su hijo, ahora la pareja sufre por el estado de salud de la madre, que se deterioró rápidamente tras la intervención.
 
EMERGENCIA HUMANITARIA
 
Fawad Jan, coordinador de Emergencia y Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Pakistán, dijo que las clínicas no están equipadas para hacer frente a la ola de desplazados que llegan de Waziristán del Norte.
 
La OMS asiste al Departamento de Salud de Jyber Pajtunjwa para “evitar muertes innecesarias”, dijo Jan a IPS/Cimacnoticias. Además, 73 por ciento de las mujeres, niñas y niños desplazados en Bannu “necesitan urgente ayuda”.
 
Alrededor de 30 por ciento de las mujeres embarazadas desplazadas corren riesgo de sufrir complicaciones durante el parto, lo que podría revertirse fácilmente mejorando los centros de salud. También hay una urgente necesidad de personal ginecológico, remarcó.
 
Doce centros de salud se instalaron en los campamentos para atender la malnutrición de mujeres, niñas y niños. Sin una buena alimentación, especialistas temen que se agrave el estado de las embarazadas. Además, el bajo peso de las y los recién nacidos puede acarrear dificultades adicionales.
 
“Cuatro por ciento de las mujeres desplazadas necesitan atención médica inmediata”, explicó a IPS/Cimacnoticias el director general de Jyber Pajtunjwa, Abdul Waheed. Además, precisó que se reforzaron 20 unidades de salud básica para atender a las más necesitadas.
 
Pero la dimensión de la crisis es difícil de concebir hasta para los especialistas más avezados. Waheed dijo que Bannu nunca antes tuvo que atender a un número tan grande de personas desplazadas y se le dificulta hacer frente al desafío.
 
Antes de esta última ola de desplazados de Waziristán del Norte, Jyber Pajtunjwa había recibido a 1.5 millones de personas de FATA. Con los últimos arribos, suman 2.5 millones las personas desplazadas desde 2001.
 
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) se unieron a la OMS para ayudar al gobierno de Pakistán a mejorar los servicios de salud. Unos 65 profesionales del Instituto de Ciencias Médicas de Pakistán, con sede en Islamabad –la capital–, se unieron a los trabajadores humanitarios de Bannu para ofrecer asistencia urgente.
 
SIN PERSONAL NI EQUIPO
 
Parte del problema, explicó Ali Ahmed, coordinador de las personas desplazadas en Jyber Pajtunjwa, es que pocos médicos quieren asumir un cargo en las zonas de conflicto. Durante años, el Talibán operó con impunidad en las áreas tribales, escondiéndose en la montañosa frontera con Afganistán, de 2 mil 400 kilómetros de largo.
 
Las operaciones de contrainsurgencia están destinadas a erradicar de la zona los elementos extremistas que llegaron a Pakistán desde Afganistán tras la invasión encabezada por Estados Unidos en 2001, y se instalaron en la porosa frontera.
 
Pero hasta que cierta calma no se instale en la región, será difícil atraer a personal experto, reconocen los funcionarios, pues a pesar de las interesantes ofertas de trabajo, las y los médicos se niegan a aceptar un puesto en Bannu, aun de forma temporal.
 
El gobierno busca cubrir las vacantes con 10 profesionales, entre ellos cinco médicas, para el renovado Hospital de Mujeres e Infantil, que sigue falto de personal y mal equipado.
 
Los otros dos hospitales de la ciudad, de categoría “B”, están en condiciones similares, pues el número de personas desplazadas triplicó la cantidad de pacientes que necesitan atención, indicó Ahmed.
 
Tres centros de salud que están cerca de los campamentos de refugiados, así como otras 34 unidades básicas recibieron fondos y otros recursos, y se desplegaron 20 especialistas en nutrición para atender las necesidades de 41 por ciento de las y los menores de edad, añadió.
 
Pero se necesita mucho más, según Fayyaz Ali, experto en salud pública de Jyber Pajtunjwa: “En Pakistán, 350 mujeres mueren por cada 100 mil nacidos vivos por complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto. En FATA, la situación es mucho peor, con 500 muertes por cada 100 mil nacidos vivos”.
 
*Este artículo fue publicado originalmente por la agencia internacional de noticias IPS.
 
14/AY/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: