Inicio Detectan en EU abuso policiaco contra lesbianas y gays

Detectan en EU abuso policiaco contra lesbianas y gays

Por la Redacción

Un nuevo estudio de Amnistía Internacional concluye que jóvenes lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero de la comunidad negra tienen mayores posibilidades de ser víctimas de maltrato y abuso policial en la Unión Americana. La organización pide a la policía que mejore su formación y rendición de cuentas ante la sociedad y organismos internacionales.

“Los policías no vienen aquí a servirnos, sino a que les demos servicio. Cada noche me llevan a un callejón y me dan a elegir entre practicar sexo oral o ir a la cárcel”, afirmó en entrevista para Amnistía Internacional una persona transgénero radicada en Los Angeles.

En su informe, el más completo publicado hasta la fecha sobre este asunto, Amnistía Internacional revela que el maltrato y abuso en contra de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero por parte de la policía es una práctica generalizada en todo el país, y que prácticamente pasa inadvertida. Esto se debe, por una parte, a la escasez de denuncias y, por otra, a políticas y procedimientos poco claros, defectuosamente aplicados o inexistentes.

“En todo el país, lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero soportan las injusticias de la discriminación, la incitación a cometer delitos y los insultos, así como palizas brutales y agresiones sexuales a manos de las mismas personas que tienen la obligación de protegerlos: la policía”, manifiesta William F. Shulz, director ejecutivo de la Sección Estadounidense de Amnistía Internacional (AIUSA).

“Algunas personas, incluyendo a lesbianas, individuos transgénero, negros y jóvenes, sufren este trato de manera desproporcionada, principalmente cuando, a causa de la pobreza, quedan expuestos a la explotación, y tienen menos posibilidades de atraer la atención de la opinión pública o de los organismos oficiales. Es un panorama lamentable que la policía utilice indebidamente sus facultades para causar sufrimiento en lugar de prevenirlo”, abundó.

El estudio publicado por Amnistía Internacional se centra en cuatro grandes ciudades: Chicago, Los Angeles, Nueva York y San Antonio, donde realizó hace una encuesta en los 50 departamentos de policía más importantes del país respecto a políticas y prácticas relativas a lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero.


El documento incluye información obtenida a partir de varios cientos de entrevistas y declaraciones testimoniales. Las conclusiones de la organización indican de manera inequívoca que existe un patrón reforzado de conducta indebida y abusiva de la policía contra lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero de la comunidad negra, los jóvenes, los inmigrantes, las personas sin hogar y los trabajadores sexuales.

El maltrato y los abusos documentados en el informe incluyen insultos, tocamientos inapropiados y registros corporales; desprotección de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero en los calabozos; respuesta insuficiente o nula a las llamadas por delitos basados en el odio o abusos en el ámbito familiar; acoso y el abuso sexual, incluidas violaciones; y agresiones que ocasionalmente constituyen tortura y malos tratos.

De acuerdo con los testimonios, por dar sólo un ejemplo, agentes de policía golpearon, ataron de pies y manos y arrastraron por el pavimento a Kelly McAllister, mujer transgénero, tras detenerla en Sacramento, estado de California. La encerraron en un calabozo de la Prisión Central del Condado de Sacramento junto a un individuo que la golpeó, estranguló, mordió y violó. El recluso fue condenado a tres meses de cárcel y no se han tomado medidas disciplinarias contra ningún agente por los sucesos que rodearon el encarcelamiento de Kelly.

Aunque es imposible obtener datos estadísticos precisos, el estudio de Amnistía Internacional demuestra que las personas transgénero, especialmente si son mujeres o menores, sufren de manera desproporcionada. Gran porcentaje de las personas transgénero carecen de empleo o tienen uno indigno, por lo que están más expuestas a quedarse sin hogar o a situaciones propicias para el abuso policial.

Por otra parte, 72 por ciento de los 29 departamentos de policía que respondieron la encuesta de Amnistía Internacional manifestó que no tienen una política concreta sobre la forma de tratar a las personas transgénero, y sólo 31 por ciento da instrucciones a sus oficiales sobre cómo registrarlas.

Asimismo, 66 por ciento de los departamentos informó que imparten formación sobre delitos basados en el odio contra lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero; y, aunque la mayoría de los departamentos forman a sus agentes en relación con la agresión sexual (86 por ciento), alrededor de la mitad (52 por ciento) no incluye cuestiones específicamente relacionadas con lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero.

Según el derecho internacional, todas las personas, con independencia de su orientación sexual, su identidad o expresión de género, tienen derecho al máximo disfrute de sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. Estados Unidos es Estado Parte en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, principal tratado internacional que establece derechos fundamentales como el de no ser sometido a detención y reclusión arbitrarias ni a torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

05/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content