Inicio Deterioro en las condiciones laborales, se profundiza en mexicanas

Deterioro en las condiciones laborales, se profundiza en mexicanas

Por Guadalupe Cruz Jaimes

La mayoría de las 17 millones de trabajadoras, quienes representan el 38.3 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA), se emplean en el sector informal, trabajan jornadas parciales, perciben un salario menor al de los trabajadores y tienen menor acceso a puestos de responsabilidad, lo que redunda en índices más altos de pobreza para ellas, señaló Carmen Ponce Meléndez, economista especializada en género.

Durante el foro Mujeres trabajadoras por la equidad de género en el ámbito laboral, que se celebró hoy en la Alianza de Tranviarios de México, convocado por la Secretaría de Trabajo y Fomento al Empleo (STFE), del Distrito Federal, la especialista ilustró el profundo deterioro de las condiciones de trabajo en perjuicio de las mexicanas.

Datos proporcionados por la economista señalan que una de cada tres mujeres forma parte de las 12.2 millones de personas que labora en la informalidad, por lo que el aumento de la pobreza en perjuicio de ellas se agudiza con la crisis económica, dato confirmado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), organismo que señala que por cada 100 hombres pobres existen 115 mujeres en esta situación

A decir de Ponce Meléndez “la violencia económica mantiene a las mujeres en condiciones de desigualdad y desventaja y las expone a otros tipos de violencia”.

Las mujeres han registrado una mayor inserción en el mercado laboral, esta tendencia obedece a la disminución de las tasa de fecundidad, crecimiento en el acceso a la educación, que avanza acompañada de la brecha salarial, ya que en el país las mujeres perciben en promedio 30 por ciento menos que los hombres por realizar el mismo trabajo, con igual nivel de estudios, según la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS).

El 42 por ciento de las trabajadoras ganan menos de dos salarios mínimos, mientras que las que perciben más de cinco representan 8.5 por ciento. Ello se debe a que muchas de ellas laboran jornadas parciales, debido a que son las que se hacen cargo de las tareas en el hogar.

Datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), precisan que las mujeres dedican 42 horas semanales al trabajo en el hogar no remunerado, mientras que los hombres se ocupan en esta labor 5 horas, en el mismo periodo de tiempo. La CEPAL señala que esta actividad no remunerada representa 20 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

De acuerdo con la exposición de la economista, la tasa real de desempleo de las mujeres oscila en 11 por ciento, ya que en el conteo oficial no se contemplan las que laboraban como eventuales y las que no tienen contrato; la desocupación en el país se ubica en 7.07 por ciento para ellas, por arriba de la tasa de los hombres y la nacional.

VIOLENCIA ES MAYOR EN EL SECTOR PRIVADO

Aunado a las cuestiones económicas, la discriminación y la violencia forman parte del panorama laboral de las mexicanas, que empeora con la crisis económica.

La discriminación hacia las mujeres en el ámbito del trabajo es por razones de sexo, edad, etnia y estado de gravidez. En el país 45.4 por ciento de las trabajadoras del sector privado sufrió violencia laboral, mientras que en el sector público, este fenómeno se ubica 33.1 por ciento.

Un ejemplo de esta circunstancia por la que atraviesan miles de mujeres en el país, es que la Dirección General de Trabajo y Previsión Social, de la STyFE, en 2009, otorgó 3 mil 385 asesorías laborales y psicológicas a trabajadoras que sufrieron hostigamiento sexual, violencia laboral y despido por embarazo, informó Benito Mirón Lince, titular de dicha dependencia capitalina.

Frente a este panorama, Carmen Ponce concluyó que es indispensable visibilizar la situación de desventaja por la que atraviesan las trabajadoras socialmente, plasmar sus necesidades en las leyes, y fortalecer las organizaciones de las trabajadoras.

Añadió que avanzar en los derechos económicos de las mujeres tiene un efecto multiplicador que contribuye a construir una sociedad más igualitaria, un factor determinante en la construcción de la democracia, añadió.

09/GCJ/LAG/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content