Inicio » Deuda pendiente, ciudadanía plena para las centroamericanas

Deuda pendiente, ciudadanía plena para las centroamericanas

Por Anaiz Zamora Márquez

Panamá, Nicaragua, Costa Rica, Honduras, El Salvador y Guatemala, países de Centroamérica (CA), no sólo comparten características geográficas, climatológicas y de economía, también comparten similitudes en las luchas que las mujeres de cada nación han emprendido por conquistar sus derechos.

Invitada por el Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG) y el Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe –ambos de la UNAM–, la doctora en Historia María Eugenia Rodríguez Sáenz, integrante de la Universidad de Costa Rica, impartió hoy la conferencia “Derechos de las mujeres en Centroamérica”.

La académica hizo un recorrido histórico por los movimientos de mujeres y feministas en esos países con el objetivo de lograr su reconocimiento como ciudadanas, modificar las leyes del matrimonio, y conquistar el voto femenino en Estados que se han caracterizado como represores o que han sido convulsionados por dictaduras y guerras internas.

Rodríguez Sáenz señaló que es de suma importancia “recobrar la historia de la participación activa de las mujeres en la construcción de los Estados democráticos en los que hoy vivimos, pues de no hacerlo nos estamos perdiendo una parte de la memoria histórica”. Por ello llamó a incluir la perspectiva de género en las investigaciones históricas que se realicen. 
 
Resaltó que aunque no hay muchas investigaciones al respecto, se sabe que las mujeres tuvieron un papel activo en el desarrollo de movimientos de liberación o derrocamiento de dictaduras, al mismo tiempo que buscaban las reivindicaciones de género, su autonomía y la conquista de sus derechos. “Sus luchas no sólo las beneficiaban a ellas, sino también al resto de la sociedad”, acotó.
 
De manera característica, las mujeres centroamericanas, aunque en diferentes años, además de empujar el movimiento feminista y consolidar a la sociedad civil, participaban en otras causas, explicó la experta.
 
Sin embargo, María Eugenia Rodríguez apuntó que incluso en frentes liberales hubo resistencia a que las mujeres se integraran a los movimientos o en las fuerzas partidarias, pues generalmente eran consideradas una amenaza y “les atemorizaba (a los hombres) que llegaran al poder y conquistaran puestos de representación”.
 
Afirmó que pese a los avances en la conquista de derechos, reformas de leyes y creación de normas, “aún tenemos (en CA) una cultura patriarcal que impide la ciudadanía política de las mujeres y una participación real en los puestos de elección popular”.
 
Aun con los obstáculos, CA es la región del continente pionera en tener mujeres presidentas. Violeta Barrios Torres, mejor conocida como Violeta Chamorro, fue presidenta de Nicaragua de 1990 a 1997; posteriormente Mireya Elisa Moscoso Rodríguez encabezó el Ejecutivo en Panamá (1999-2004), y recientemente Laura Chinchilla estuvo al frente de Costa Rica.
 
A decir de Rodríguez Sáenz, no basta con que las mujeres lleguen al poder, pues hay que ampliar la capacitación para que ellas puedan promover los cambios que las mujeres requieren. “Con la conquista del voto femenino en la región sólo comenzó una nueva etapa llena de desafíos para conquistar la ciudadanía plena, a la que aún y desgraciadamente no hemos llegado”.

14/AZM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: