Inicio Deuda pendiente la participación sindical de mujeres en ASSA

Deuda pendiente la participación sindical de mujeres en ASSA

Por Guadalupe Cruz Jaimes

A 50 años de la fundación de la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA), la participación sindical de las mujeres sigue siendo un reto, debido a que en el gremio persisten prejuicios que ponen en duda la capacidad de dirección de las sobrecargos, señaló a Cimacnoticias Lizette Clavel Sánchez, tercera secretaria general de este sindicato.

No obstante, la lideresa informó que durante los últimos ocho años la participación sindical de las mujeres ha sido “progresiva”, ya que hace una década en el Comité Ejecutivo (CE) de ASSA, los hombres ocupaban 70 por ciento de las secretarías, y las sobrecargos el restante 30 por ciento.

Actualmente, la mayoría de las candidaturas para la formación de las dirigencias han sido encabezadas por mujeres, prueba de ello, es que el actual CE de ASSA, está integrado 60 por ciento por mujeres y 40 por ciento por hombres. Esta administración sindical rompió la tendencia, indicó.

Incluso, dijo, se puede hablar de una participación equilibrada si se compara con la conformación del gremio, integrado por cerca de 3 mil 500 sobrecargos de las aerolíneas Mexicana, Aeromexico, Aeromar, y Travel, de los que 70 por ciento son mujeres.

Otro aspecto, que muestra un avance en la participación sindical de las mujeres es la reducción de los periodos transcurridos entre las gestiones de las tres sobrecargos que han ocupado la dirigencia de ASSA.

Ejemplificó que de la gestión de la primera lideresa, Patricia Esnarriaga, a la segunda, Alejandra Barrales, pasaron casi veinte años. Mientras que entre la administración de Barrales -la cual fue de 1996 a 2002- a la de Clavel Sánchez, sólo transcurrieron seis años, mencionó la sindicalista.

A decir de la actual dirigente de ASSA, en el gremio hace falta formar cuadros sindicales de mujeres, se requiere invertir tiempo para capacitar a las sobrecargos que deseen participar, pues hasta ahora estas acciones no se han concretado, debido a que la prioridad en el sindicato es la defensa de los derechos laborales en general.

Lizette Clavel reconoció la importancia de que la participación sindical de las agremiadas no se trate de un reto individual, sino que responda a un programa de capacitación permanente, aunque lamentó que en estos momentos no cuentan con recursos humanos y económicos suficientes.

De igual modo, la lideresa resaltó la necesidad de que en el contrato colectivo de trabajo de las y los sobrecargos se incluyan peticiones específicas de las mujeres, como los tiempos destinados a la lactancia, los cuales “por la naturaleza de la labor se incumplen”.

La demanda de las horas de lactancia puede pelearse en el contrato colectivo del gremio, ya que si bien no pueden tomarse la hora diaria, establecida en la Ley Federal del Trabajo, este tiempo puede acumularse para que se les valide cada mes. Sin embargo, es una petición que no se ha hecho.

TRAS 50 AÑOS, GARANTÍAS EN MATERNIDAD Y SALUD

Las peticiones que a lo largo de estas cinco décadas si se han hecho, son las licencias de maternidad.

“Antes no había cobertura de seguridad social, ahora contamos con un seguro de gastos médicos mayores, que en el aspecto de maternidad, como somos más mujeres, hemos logrado importantes beneficios”, aseveró.

Durante ese tiempo, también lograron integrar al contrato de las y los sobrecargos, pólizas de seguros para atender enfermedades vinculadas con las horas de vuelo, ya que hace 50 años las y los sobrecargos volaban en promedio 30 horas al mes, y ahora vuelan 70 horas en el mismo periodo.

Esta situación ocasiona afectaciones físicas y psicológicas mayores para las y los sobrecargos, derivada de la fatiga crónica.

Mientras que la mayor parte de las pérdidas en su contrato son económicas, y están relacionadas con las crisis nacionales, internacionales y del sector.

En 1988 y 1994, se perdieron cláusulas económicas del contrato colectivo de trabajo, de manera permanente. En contraste, aseguró Lizette Clavel, las cláusulas que se han perdido a consecuencia de la actual crisis económica son temporales.

De este modo, cláusulas como las que establecen el pago de tiempo extra, y la dotación de uniformes por parte de la empresa, se recuperarán en los años siguientes.

Cabe recordar que la ASSA se creó el 13 de mayo de 1960, cuando un grupo de sobrecargos de Mexicana de Aviación atrajo a sobrecargos de Aeroméxico, y en conjunto lograron obtener el registro de esta agrupación sindical.

10/GCJ/ LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más