Inicio Devastador, desempleo femenino en últimos cuatro años

Devastador, desempleo femenino en últimos cuatro años

Por Rafael Maya

A cuatro años de gobierno del presidente Vicente Fox, el desempleo femenino ha aumentado considerablemente, y ante la falta de opciones, millones de ellas engrosan las filas del trabajo informal -sin seguridad social, ni prestaciones-, como una medida emergente y precaria para subsistir.

De cara al IV Informe de Gobierno de Fox, el próximo 1 de septiembre, investigadoras y defensoras de los derechos de las mujeres hacen un balance negativo de la actual administración, con cuya política económica “le ha fallado a las mexicanas” y ha agravado sus condiciones de pobreza.

De no cambiar el rumbo, subrayan, el panorama para las mujeres será “devastador”.

DESESPERANZA

Berenice Ordaz tiene 27 años. A mediados de 2002 terminó de cursar la licenciatura en Derecho en una universidad particular. Desde entonces, y pese a una búsqueda incansable (decenas de entrevistas, ir de aquí para allá en la Ciudad de México, montañas de hojas curriculares enviadas…..) sigue sin empleo.

“Hay una gran decepción en las jóvenes -enfatiza-; la mayoría de las compañeras de mi generación se lamentan de que de nada sirve tanto estudio si no tenemos la oportunidad de ejercer nuestra profesión.”

Deprimida y sin opciones, Berenice tuvo que ayudarle a una comadre de su hermana a preparar y vender quesadillas en una carnicería. Su “sueldo”: 250 pesos por trabajar sábados y domingos, cantidad que entregaba a su madre para completar el gasto familiar.

Especialistas como Flérida Guzmán, investigadora de la Facultad de Economía de la UNAM, y Yaucalli Mancillas del Centro de Reflexión y Acción Laboral (CEREAL), advierten que aunque ahora más mujeres ingresan a la universidad -constituyen 50 por ciento de la matrícula escolar-, nada les garantiza que mejore su calidad de vida al concluir sus estudios.

Abundan que la actual política de empleo para las mujeres está en crisis, lo cual se refleja en la gran vulnerabilidad de las y los egresados de educación superior, quienes sencillamente no encuentran trabajo.

MAS MUJERES A LAS CALLES

Las cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) son claras. La tasa de desempleo abierto general ha ido a la alza a cuatro años de gobierno foxista. A comparación de los varones a las mujeres les ha ido peor.

Los datos disponibles en la página en internet del INEGI, apuntan que en 2002 la tasa de desempleo femenino fue de 2.76 por ciento, mientras que el masculino fue de 2.66 por ciento. En 2003, la tasa de mujeres desempleadas se elevó a 3.46, y la de hombres a 3.12.

En enero de este año el desempleo femenino se disparó a 4.16 por ciento, mientras que el de los varones llegó a 3.60 por ciento.

Entre altas y bajas de la tasa de desempleo abierto por sexo en lo que va de 2004, la cifra hasta el mes de junio es de 3.77 por ciento para mujeres, y por primera vez en tres años el desempleo masculino superó apenas en una centésima al femenino al llegar a 3.78 por ciento.

En lo que se refiere a la población ocupada, la Encuesta Nacional de Empleo, elaborada entre el INEGI y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), muestra que el número de trabajadoras “por cuenta propia” ascendió desde el último trimestre del 2000 -cuando comenzó la gestión de Vicente Fox-, de dos millones 882 mil 185 a 3 millones 562 mil 382 en junio de 2004.

Es decir, 680 mil 197 mujeres (un incremento de cerca del 24 por ciento con respecto al 2000) se sumaron en cuatro años al rubro de “trabajadoras por cuenta propia”, que no significa otra cosa que el empleo informal, según analistas.

ESCLAVAS DEL TERCER MILENIO

A las cifras anteriores hay que sumarles el número de trabajadoras sin pago, aquellas mujeres que contribuyen gratuitamente al funcionamiento de determinadas empresas, en particular las de tipo informal.

En el último trimestre del 2000 había un millón 711 mil 388 mujeres en esa condición, mientras que para junio de este año el número de trabajadoras sin remuneración llegó a un millón 829 mil 199, o sea 117 mil 811 mujeres adicionales (casi 7 por ciento de aumento en relación al 2000).

En resumen, según las cifras oficiales, hasta junio de este año cinco millones 391mil 581 mujeres están en las filas de la informalidad, mientras que apenas cuatro millones más ( nueve millones 275 mil 358), están registradas como trabajadoras asalariadas.

CRECIMIENTO DE LA INFORMALIDAD

En su estudio “Restructuración económica y trabajadores del campo y de la ciudad”, la coordinadora de Investigación de la Universidad Obrera de México (UOM), Laura Juárez, presenta cifras más alarmantes sobre el aumento de las mujeres en el empleo informal.

Da cuenta que según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en México existen 25.5 millones de personas empleados en la economía informal, de las cuales 17 millones son hombres (67 por ciento) y 8.5 millones son mujeres (33 por ciento).

La especialista refiere que de acuerdo con el organismo, la economía informal en México representa dos tercios del total del empleo, tanto en hombres como en mujeres.

Según recientes informaciones periodísticas a partir de datos oficiales, el desempleo abierto creció en 78.5 por ciento durante la actual administración foxista. Igualmente, se informó que de cada ocho nuevos empleos, sólo uno se crea en el sector formal.

Laura Juárez acota en su investigación que la precarización del trabajo -reflejada en la economía informal- afecta de manera diferenciada a mujeres y hombres, siendo las mexicanas las más afectadas por la reestructuración del capital.

“La contratación de la mano de obra femenina ha sido históricamente flexible debido a que ésta tiende a contratarse en ocupaciones de medio tiempo, de bajos ingresos, sin las prestaciones de ley, en el trabajo por cuenta propia, a domicilio y en actividades familiares no remuneradas.”

La economista Lucía Pérez, coordinadora del área de Presupuestos Públicos de la organización civil Equidad de Género, Ciudadanía, Trabajo y Familia, define la situación por la que pasan las desempleadas y las trabajadoras informales como “muy grave”.

Advierte que el gobierno de Vicente Fox carece de una política encaminada a fomentar el empleo de las mujeres, y lamenta que en cuatro años de la actual administración el número de mujeres desocupadas se duplicó, por lo que avisora que de no haber cambios sustanciales en la política económica la situación para las trabajadoras será todavía más “devastadora”.

Precisó que según datos de la STyPS, en el 2000 había 229 mil 445 desocupadas, en tanto que cuatro años después el número de mujeres en esa condición ascendió a 436 mil 299.

La profesora investigadora de la Facultad de Economía de la UNAM María Luisa González, es contundente: “El presidente Vicente Fox le ha fallado a las mujeres; no ha generado los suficientes empleos formales y los pocos que se crean son para los hombres, debido a esa concepción cultural de que ellos son los proveedores del hogar”.

Advierte que al igual que en los gobiernos antecesores, la administración actual perpetúa la “discriminación y exclusión” laboral hacia las mexicanas.

Por su parte, la investigadora del Centro de Estudios Demográficos y de Desarrollo Urbano de El Colegio de México Edith Pacheco, apunta que la postura del gobierno federal de apoyar a las mujeres trabajadoras “es tan sólo un discurso alejado de la realidad”.

Añade que el problema del desempleo y la economía informal es “estructural”, y considera difícil que a mediano plazo se lleven a cabo medidas como la reactivación del mercado interno -que no es prioritaria en el actual gobierno-, acota.

Y pese al panorama adverso, Berenice confía en que muy pronto encontrará empleo, “sólo con palancas, pues no hay de otra”, lamenta. Manifiesta preocupación por aquellas mujeres que ante la falta de opciones laborales en México deciden emigrar a Estados Unidos con todos los riesgos que eso implica.

“Muchas son madres solteras y nadie las apoya, ¿a dónde vamos a llegar?”, pregunta la joven con un tono suplicante.

2004/RM/LR/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content