Inicio DF: concluyen trabajadoras sexuales capacitación como estilistas

DF: concluyen trabajadoras sexuales capacitación como estilistas

Por Susana Trejo de Jesús

Ante la inminente reubicación de sus áreas de trabajo, el grupo de trabajadoras sexuales autodenominadas Independientes y Autónomas pidieron al jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard Casaubón, una mesa de diálogo donde se les se tome en cuenta como un grupo dispuesto a hablar y se les garantice una fuente segura de empleo.

Maclovia Lucero Ambrosio, trabajadora sexual desde los 15 años y dirigente de Independientes y Autónomas, gestionó ante el GDF dos cursos de capacitación en cultura de belleza para integrantes del grupo, mismos que hoy finalizaron. Por ello, manifestó en entrevista con Cimacnoticias, apelan al discurso que maneja el Jefe de Gobierno, quien “se mueve en un discurso de equidad y democracia”, para mejorar su situación laboral.

Fueron 20 las mujeres que, después de dos cursos intensivos de uso de herramientas y técnicas para desarrollarse como estilistas, terminaron su capacitación, donde aprendieron con mucha dedicación, afirma la directora del Instituto Mexicano de Estilistas, María Elena Becerra Acosta, a manejar la navaja, corte de cabello, colorimetría para aplicar tintes y los distintos modos de trabajo con cera para depilar.

Les preocupa su futuro laboral, señaló Eulalia Meneses, una de las beneficiarias del programa, porque han bajado los ingresos considerablemente y porque hay incertidumbre sobre el lugar y las condiciones en que trabarán, ya que hace dos meses recibieron un aviso de reubicación a quienes trabajan en el mercado de la Merced, Zócalo y las circundantes del Metro Candelaria y Centro Histórico.

Ante el aviso, dos trabajadoras acudieron al Departamento de Programas Delegacionales, donde las informaron que la decisión se había tomado debido a la remodelación del Centro Histórico. Hasta ahora no han tenido más información.

LA CAPACITACIÓN

Maclovia Lucero explicó que desde septiembre de 2007 iniciaron el programa que, en primera instancia, detalló, se desarrolló gracias a un acercamiento con la encargada del departamento de Participación Ciudadana de la Delegación Cuauhtémoc, Juana Vera. La funcionaria, al escuchar que muchas de las mujeres son el sostén de la familia y sus ingresos se veían reducidos, le sugirió acercarse con Alejandro García Ponce, funcionario perteneciente al Departamento de Fomento al Trabajo en el Distrito Federal.

En esa oficina les ofrecieron un programa de capacitación, algo que les remunerara, indica Maclovia, porque anteriormente otros funcionarios ofrecían talleres para realizar manualidades que no eran redituables. Esta capacitación, enfocada para obtener un empleo, consistió en enseñanzas básicas durante su primera etapa, de septiembre a octubre de 2007.

El Gobierno capitalino otorgó un subsidio aproximado de mil 200 pesos por alumna al Instituto Mexicano de Estilistas para que proporcionara a las 20 alumnas inscritas en el curso todos los materiales que requerían. “Desde un pasador, hasta las tijeras y las pestañas postizas se les daban aquí”, dice Elena Becerra.

Además, las estudiantes percibieron, por cada uno de los dos meses que duró el entrenamiento, 2 mil 300 pesos como un incentivo para que no dejaran de asistir al curso.

Para la segunda etapa que inició el mes de abril de este año, la ayuda económica aumentó a 3 mil 300 pesos por cada mes de enseñanza. Aunque el dinero, dice Eulalia Meneses, era lo de menos, pues se les dio el conocimiento de una profesión que en un futuro le ayudará a obtener ingresos económicos.

El cambio de vida y hábitos que requirieron estas mujeres de entre 18 y 55 años para la capacitación no fue fácil, apuntó Meneses. “En ocasiones llegaban muy tarde y, aunque fuera de diez minutos su retraso, eso ya significaba un retardo, y cuando juntaban tres se les daba de baja. Todas ellas fueron constantes en las clases”, que duraban cuatro horas diarias de lunes a viernes, de nueve a una de la tarde.

OPERATIVOS, MALTRATOS…

Cuenta Maclovia a Cimacnoticias, que desde los años ochentas ha luchado por mejorar sus condiciones laborales. Esto “ha significado trabajar en medio de operativos y maltratos por parte de las autoridades, y tocar puertas para que las compañeras tengan el acceso a una vida laboral diferente”.

Eulalia Meneses, de 55 años, dice que también ella ha tenido que pasar por malas experiencias cuando una o un dirigente se les acerca para ayudarlas a exigir sus derechos laborales al Estado: “primero quieren nuestro apoyo para que obtengan el registro como organización, y luego olvidan sus compromisos”.

Y denuncia que los dirigentes incluso llegan a maltratarlas si se niegan a sus peticiones o se rebelan. Para algunas de sus compañeras, esto les ha significado la cárcel, porque las o los dirigentes “usan el tráfico de influencias para que nos encarcelen” denuncia Eulalia.

Las mujeres Independientes y Autónomas reconocen la labor de Maclovia, quien desde 2005 ha tocado puertas sin ningún interés personal, para que aprendan otra forma de ganarse la vida.

Hoy que concluyeron su curso de capacitación, dice la Directora del Instituto Mexicano de Estilistas, están contentas y satisfechas porque descubrieron que tienen las habilidades para trabajar en otro campo. Y para ella fue una experiencia enriquecedora. Junto con el GDF, dice, seguiremos de cerca los resultados del programa y lo que sigue es su colocación (laboral).

08/

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más