Inicio DF: empleadas del hogar, casi la mitad de niñas que trabajan

DF: empleadas del hogar, casi la mitad de niñas que trabajan

Por Narce Santibáñez Alejandre

En 2005, del total las niñas que trabajaron en el Distrito Federal 42.79 por ciento lo hicieron en servicios domésticos en hogares de terceros (ajenos a su familia), siendo nula la realización de este tipo de trabajo entre los niños, revela la investigación El trabajo infantil en Distrito Federal, realizado por THAIS Desarrollo Social SC.

Así mismo, el informe destaca que dicha forma de trabajo es una forma de explotación que tiene como causa básica la pobreza, asociado a patrones culturales y de género, a factores sociodemográficos y económicos que obliga a las familias de zonas rurales e indígenas a migrar o enviar a sus hijas a las ciudades en busca de mejores oportunidades de vida.

El trabajo infantil y adolescente doméstico en hogares de terceros impide que las niñas tengan acceso, rendimiento y permanencia en la escuela, y se lleva a cabo en condiciones que afectan el desarrollo psicológico, físico, moral o social, señala la investigación.

ADOLESCENTES EN AUTOSERVICIOS

Dice el informe que a pesar de la existencia de un acuerdo entre el gobierno del Distrito Federal y la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) para garantizar algunos derechos de las y los empacadores, los mecanismos de monitoreo y vigilancia del acuerdo son débiles.

Miguel Concha Malo, director del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria OP, señaló que las y los adolescentes que trabajan como empacadores representan uno de los rostros más visibles del trabajo infantil en el Distrito Federal, pero se encuentran en una situación laboral ambigua que los hace vulnerables.

La encuesta realizada por Thais Desarrollo Social, revela que el 20 por ciento de las y los empacadores no está estudiando ninguna materia, el 9 por ciento se quejaron de maltrato y sólo el 47 por ciento ha sido informado sobre sus derechos.

Para la investigación se entrevistaron a 46 empacadores, en donde se buscó un equilibrio de género, con 22 niños y 24 niñas, en donde todas las tiendas de autoservicio colaboraron, excepto Wal-Mart.

Concha Malo, recalcó que el problema de fondo es que las empresas se niegan a reconocer a las y los adolescentes como trabajadores, por eso es necesario esclarecer legalmente la forma de trabajo en este sector.

De la misma manera, la investigación concluye que el acceso a la educación de calidad es uno de los instrumentos de políticas más sólidos con que se cuenta para prevenir el trabajo infantil, pues las niñas y los niños que estudian y además realizan actividades laborales se encuentran en una situación de “doble jornada” que limita su desarrollo integral.

08/NSA/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content