Inicio » DH en México ante el escrutinio internacional

DH en México ante el escrutinio internacional

Por Lucía Lagunes Huerta*
logo_epumexico02especial

En breve, nuestro país nuevamente estará sujeto al escrutinio internacional; esta vez desde el respeto, protección y promoción de los Derechos Humanos, a través del Examen Periódico Universal, mejor conocido como EPU, mecanismo que desde 2007 busca mejorar la situación humanitaria en los países miembros de la ONU.
 
Las organizaciones civiles darán la versión alterna al dicho de las autoridades mexicanas. Tres temas fundamentales para los Derechos Humanos de las mujeres estarán presentes en esta nueva revisión.
 
El primero, que incluye dos derechos: los sexuales y los reproductivos de las mexicanas, quienes aún no cuentan con el acceso a todos los métodos anticonceptivos, mucho menos a la interrupción legal del embarazo.
 
Las jóvenes enfrentan obstáculos constantes. Recordemos que en los últimos 12 años en nuestro país los programas y políticas públicas para atender a la población adolescente fueron prácticamente inexistentes, por lo que las tasas de embarazos tempranos se incrementaron.
 
La persecución y criminalización de las mujeres por aborto, inducidos o no, es otra de las constantes que caracterizan no sólo dos sexenios conservadores, sino que se extiende hasta nuestros días. Ahí están Hilda o Adriana, presas en San Luis Potosí y Guerrero, respectivamente.
 
Datos del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) documentan la detención y criminalización de las mujeres por aborto. Hasta ahora la cuenta de la ignominia refleja 171 consignaciones, 151 procesos penales y 127 sentencias.
 
Dos sexenios derechistas que fortalecieron la consigna de “los hijos que Dios mande” con la ausencia de campañas informativas y desabasto de anticonceptivos, forman parte de la evidencia que las organizaciones llevan al ámbito internacional.
 
El segundo tema que muestra la ausencia de respeto, protección y promoción de los Derechos Humanos de las mujeres es el feminicidio: la violencia extrema de odio que arranca la vida de por lo menos seis mujeres cada día en nuestro país, de acuerdo con datos de ONU-Mujeres.
 
Pese a la creación de instancias especiales o disque especializadas, esta violencia extrema no se detiene y por el contrario se incrementa. Sólo en 2010 ONU-Mujeres tiene registrados 2 mil 332 casos de feminicidio, y en el lustro de 2005 a 2010, 9 mil 385 mujeres han sido asesinadas ante la parsimonia desesperante de las autoridades.
 
La permanencia de estereotipos en los juicios y en los juzgadores sigue siendo una cotidianidad. Por ello tenemos casos como el de Clara Tapia en el Distrito Federal, las ignominias de los Góngoras o los Montiel, donde la doble moral, el poder y el tráfico de influencias quedan al descubierto de manera vergonzosa por las cadenas de corrupción que conllevan y de las cuales el Estado mexicano debe hacerse cargo.
 
En este Examen Universal de Derechos Humanos al que se someterá en octubre próximo a nuestro país, no falta, por supuesto, el tercer tema: los atentados a la libertad de expresión y la violencia contra las mujeres periodistas.
 
Violencia que se ha incrementado en 300 por ciento desde 2002 hasta nuestros días, de acuerdo con el informe pionero realizado por CIMAC sobre violencia contra mujeres periodistas.
 
Las observaciones y recomendaciones que de ahí emanen servirán, sin duda, para seguir avanzando en los Derechos Humanos de las mexicanas.
 
Twitter: @lagunes28
 
*Directora general de CIMAC.
 
13/LLH/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más