Inicio » Dieciocho mil personas al año, viven en esclavitud en EU

Dieciocho mil personas al año, viven en esclavitud en EU

Son víctimas aterrorizadas que sufren y viven en las sombras. Son parte de la esclavitud moderna: aproximadamente 18 mil hombres, mujeres y adolescentes al año, de los 800 mil que mundialmente se presume existen. Son, además, vendidos como cualquier cargamento y contrabandistas sin escrúpulos los introducen a este país.

Autoridades y organizaciones no gubernamentales de ayuda están en alerta, buscando señales que les indiquen quienes son estas personas esclavizadas: niñas y niños que no van a la escuela, adultos que aparentan ser sirvientes y que trabajan alrededor de las casas, pero que nunca salen a hablar con las y los vecinos.

Lo anterior forma parte de un elocuente reportaje de WorldNews, con Charles Gibson de ABCnews, cuyas imágenes escalofriantes exponen por si solas el sufrimiento que viven estas personas.

TRATA DE PERSONAS

Las y los tratantes toman medidas extraordinarias para traer a trabajadoras y trabajadores a los Estados Unidos: escondidos en contenedores de carga, debajo de camiones, o como paquetes de sardina en carros. O bien, enrollados en alfombras. Luego?. viven en las sombras.

Los contrabandistas o quienes tratan con personas, de acuerdo con WorldNews, explotan la desesperación de seres humanos que están en un estado de vulnerabilidad, pobreza, desesperación, con escasa educación y pocas o nulas perspectivas de vida, dice Wan Kim, del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Muchas y muchos albergan una esperanza para hacer algo significativo por sus propias vidas y en gran parte de los casos mandan dinero a sus familias que dejan en su lugar de origen, por lo general fueron engañadas o engañados para venir a Estados Unidos.

42 MEDIDAS

Para contrarrestar la trata de personas y atacar a contrabandistas, el Departamento de Justicia tomó 42 medidas en toda la nación para trabajar con los oficiales de los estados y localidades.

Desde el 2001 al 2006, el Departamento enjuició a 360 personas por trata de personas y esclavitud moderna, la que se ha incrementado en un 300 por ciento en los últimos seis años.

A la fecha, el gobierno ha ayudado a más de mil víctimas procedentes de 72 naciones a escapar de esta multibillonaria industria.

NÚMEROS SORPRENDENTES

Estimaciones del gobierno señalan que anualmente 800 mil personas son compradas y vendidas en todo el mundo. De ellas, se presume, 18 mil son traídas a los Estados Unidos de por lo menos 72 países, incluyendo Camerún, Egipto, Indonesia y Corea.

Docenas de contrabandistas identificados por el gobierno tratan con gente en los Estados Unidos, y parte de esta industria del mercado negro arroja hoy multibillonarias ganancias.

Esta actividad es la segunda o tercera más lucrativa en el mundo. No sucede como con otro tipo de tráfico, de armas o drogas, que se termina y se tiene que volver a adquirir. Vender seres humanos se hace una y otra vez, las mismas personas, dice el noticiero televisivo.

Una mujer que es forzada a la prostitución, por ejemplo, puede generar miles de dólares por una noche.

En el 2005, el gobierno detuvo a contrabandistas del cartel Carreto, que prometía casamientos a las mujeres pobres de México y la oportunidad de una mejor vida en Estados Unidos, pero sólo las forzaba a la esclavitud sexual en Queens y Brooklin, Nueva York.

Las mujeres ?obligadas a trabajar en burdeles sucios y antihigiénicos– cobraban de 25 a 35 dólares por acto sexual, de lo cual ellas no veían ni un centavo. Las golpeaban y sus movimientos eran restringidos.

“Es difícil imaginar que esto existe en Estados Unidos. Es repugnante. Aún para las víctimas, es difícil reconocerse como tales”, dijo Julie Myers, secretaria asistente de Homeland Security a cargo de Immigration and Customs Enforcement.

“Estas organizaciones son lideradas por criminales peligrosos, tratan a seres humanos como si fueran cargamento, se aprovechan de las jóvenes y las explotan para así tener un negocio rentable y lucrativo”, destaca NewsWorld.

Algunas de las víctimas se convierten en esclavas porque son muy pobres y no pueden pagar a contrabandistas el dinero que invirtieron en su transportación.

LOS CASOS

Hace siete años José Martínez, originario de México, fue traído a trabajar duro, desde el amanecer hasta el anochecer, como esclavo en un campamento de jitomate de la Florida, dijo a ABC News que los contrabandistas lo vendieron por 350 dólares.

Cada noche los captores de Martínez lo encerraban en un trailer con otros 28 trabajadores. Estaba sobre vigilado y tratado con violencia. Meses después, finalmente se escapó.

Muchas de estas personas viven espantadas, pues las amenazan con dispararles si tratan de escapar, o les dicen que serán tragadas por los caimanes, dijo Laura Germino, coordinadora de Anti-Slavery Campaign Immokalee Workers, organización no gubernamental que ayuda a grupos de trabajadores.

“En esta situación la gente no tiene libertad de movimiento por la atmósfera extrema de coerción, de violencia, miedo de que los puedan matar”, dijo Germino.

Los tratantes no sólo usan la violencia para el control de las personas, también las amenazan con deportación y arrestos. A las y los trabajadores indocumentados también los amenazan con ir a prisión y donde pueden enfrentar peores condiciones.

Melanie Orhant, abogada y manager de Break the Chain, grupo de ayuda a personas en esclavitud, dijo que “la coerción psicológica es una factor muy dañino”.

Además de la violación, golpes, encierros en armarios, dijo Orhant, el arma principal que utilizan en contra de ellos y ellas es la coerción psicológica.

Por eso las víctimas están escondidas. Sin embargo, es muy importante transmitir a las y los ciudadanos que este es un problema que existe en comunidades locales, que debe reconocerse, indica Kim de Departamente de Justicia.

“Esto puede estar pasando en tu vecindario y si los tratantes de humanos están haciendo un buen trabajo, nadie lo sabe o se entera, porque es un crimen encubierto, clandestino. Si ellos hacen su trabajo bien, es porque las víctimas están muy espantadas, subyugadas y no podrán salir a buscar ayuda”, agregó.

07/LPB/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: