Inicio Difícil despenalizar aborto terapéutico en Nicaragua

Difícil despenalizar aborto terapéutico en Nicaragua

Por Nelson Rodríguez, corresponsal

Desde hace cinco años las nicaragüenses están condenadas a procrear en contra de su voluntad, luego de que el Estado eliminó del Código Penal la figura de aborto terapéutico, lo que convirtió al país centroamericano en una de las pocas naciones en el mundo que prohíben todo tipo de interrupción del embarazo.

“De este gobierno no tenemos ninguna esperanza de que restituya el aborto terapéutico, porque así lo han manifestado el presidente Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo”, dijo María Teresa Blandón, directora del Programa Feminista Centroamericano La Corriente.

Hace casi dos meses el gobierno se negó a recibir a una delegación de Amnistía Internacional (AI) que ha recomendado a Nicaragua despenalizar al aborto terapéutico.

Desde junio pasado Nicaragua tenía que presentar su sexto informe al Comité para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra las Mujeres (CEDAW, por sus siglas en inglés), sobre sus avances en la materia, pero hasta la fecha no lo ha hecho lo que demuestra el desinterés en cumplir con los derechos de las mujeres, acusó Blandón.

El Movimiento Feminista de Nicaragua elaboró el Informe Alternativo presentado a la CEDAW, en el que insistieron en la necesidad de despenalizar el aborto terapéutico como un medio de garantizar la vida de muchas mujeres, ya que “obligar a una mujer a la maternidad aunque se muera en el parto, es asesinarla”, criticó la activista.

El Informe Alternativo señala que el Estado nicaragüense continúa sin atender las recomendaciones de revertir la penalización del aborto terapéutico, emitidas por cuatro comités de Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales.

En 2010 el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en el Examen Periódico Universal (EPU), le dio al Estado de Nicaragua 101 recomendaciones, pero el gobierno solamente aceptó 64, de las cuales 22 tienen que ver con la violación a los Derechos Humanos de las mujeres.

Nicaragua rechazó la demanda de restituir el aborto terapéutico, haciendo así caso omiso a las recomendaciones de los comités para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer, de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; de Derechos Humanos; para la Eliminación de la Discriminación Racial, y contra la Tortura.

SIGUE DEMANDA INTERNACIONAL

Aunque Nicaragua continúe en desacato a las recomendaciones de los comités de la ONU, las organizaciones de mujeres nicaragüenses están agotando las vías legales internas y documentando casos para ser presentados ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Ana Eveling Orozco, de la Campaña 28 de Septiembre, dijo que seguirán su demanda nacional e internacional a pesar de las dificultades por enfrentar a un gobierno y políticos “con tendencia machista y de misoginia”.

En 2007 la Campaña 28 de Septiembre-Nicaragua interpuso ante la Corte Suprema de Justicia 34 recursos de inconstitucionalidad por haberse penalizado el aborto terapéutico; hasta la fecha no hay respuesta.

En su momento algunos magistrados de la Corte dijeron estar de acuerdo con el aborto terapéutico, y que tenían listos los proyectos de sentencia, pero en la práctica esto no ha ocurrido y lo peor en el mediano plazo “no se ve luz en el túnel, dado el carácter manipulador religioso-cristiano de este gobierno”, advirtió el abogado Gonzalo Carrión, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

El Cenidh continuará al lado de las nicaragüenses como lo hizo con Amelia, la joven con cáncer y embarazada cuyo caso fue presentado ante la CIDH, la cual dictó medidas cautelares para garantizar la vida de la mujer.

En una publicación reciente, AI exhorta a la comunidad internacional a escribir al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y al titular del Poder Legislativo, René Núñez, para que restituyan el aborto terapéutico y garanticen el acceso a servicios de aborto seguros y legales sin restricciones a todas las niñas y mujeres que los necesiten.

AI dice que la prohibición total del aborto ha dejado a las mujeres jóvenes nicaragüenses en situación especial de vulnerabilidad, en particular a las pobres y a las de zonas rurales.

A LAS CALLES

Ayer, para conmemorar el 28 de septiembre, Día por la Despenalización del Aborto en América Latina y El Caribe, las mujeres de Nicaragua salieron a las calles para demandar al Estado que restituya el aborto terapéutico, un derecho que lo tuvieron durante 100 años y que hace cinco les fue arrebatado.

La Campaña 28 de septiembre realizó un festival público en esta capital, y el Movimiento Feminista de Nicaragua, en coordinación con el Programa Interdisciplinario de Estudios de Género de la Universidad Centroamericana (UCA), llevó a cabo el foro “Las dos caras de la maternidad”.

El Colectivo de Mujeres Ocho de Marzo hizo una feria en esta ciudad, y otras organizaciones feministas realizaron foros simultáneos en las ciudades de Matagalpa, Chinandega, León, Bluefields y Puerto Cabezas, además de transmisiones de radio en todo el país.

11/NR/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content