Inicio » Difícil panorama educativo para la niñez jornalera agrícola

Difícil panorama educativo para la niñez jornalera agrícola

Por la Redacción

Las y los niños jornaleros agrícolas migrantes dentro de México no reciben una adecuada atención educativa de calidad y tienen problemas como falta de acceso a la educación, bajo rendimiento escolar, rezago en su enseñanza y deserción, que se agravan ante las singulares circunstancias en que viven, dice un comunicado de la Universidad Iberoamericana (UI).

Las dimensiones constitutivas de la calidad de la educación del Estado, como son la pertinencia, la equidad y la eficacia muestran serias limitaciones, que en consecuencia impiden el ejercicio pleno del derecho a la educación que las y los menores de edad requieren.

Según un diagnóstico realizado por la Secretaría de Educación Pública (SEP), existen en México 3.4 millones de jornaleras y jornaleros agrícolas migrantes, de los cuales cerca de 1.2 millones son menores de 18 años de edad.

“Aproximadamente 900 mil trabajan en las plantaciones de exportación (374 mil entre seis y 14 años, y 526 mil entre 15 y 17 años), lo que representa casi 27 por ciento de la fuerza de trabajo que se emplea en este sector de la economía”, según la académica de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Marcela Ramírez Jordán.

La mayoría de los niños migrantes no logra terminar su educación básica, pues en promedio sólo estudian 3.3 años, sólo uno de cada diez asiste a la escuela, y 70 por ciento de ellos se encuentra en el primero o segundo grado de primaria. Los que acuden a las aulas lo hacen mal alimentados y después de su jornada de trabajo ?entre 18:00 y 19:00 horas? llegan cansados y sin disposición para estudiar, es decir, difícilmente cuentan con cuatro horas de estudio al día y un buen número sólo dispone de dos horas.

Asimismo, debido a que las y los niños participan en el proceso migratorio familiar, el tiempo que permanecen en la escuela en sus comunidades de origen es muy reducido, además no en todos los lugares de destino encuentran escuelas, o si las hallan, a menudo no los aceptan porque el ciclo escolar está muy avanzado cuando llegan al lugar. Por consiguiente, tienen un constante abandono de las aulas.

A esta problemática hay que añadir, como señala Ramírez, “la poca disponibilidad de información que permita precisar su nivel de monolingüismo en lengua indígena o bilingüismo incipiente en español”, lo que dificulta ofrecerles alternativas educativas pertinentes que respondan a su identidad y a su cultura. La cuestión es particularmente importante sobre todo si pensamos en las posibilidades que tienen los infantes de acudir a la escuela en las zonas de atracción.

Las y los niños jornaleros agrícolas migrantes constituyeron, dentro del Programa Nacional de Educación 2001-2006, uno de los cinco grupos vulnerables. Para atender las necesidades educativas de este grupo, la SEP ofreció desde el sexenio pasado como opción instructiva: el Programa de Educación Básica para Niños y Niñas Migrantes (Pronim), el cual está a cargo de la Dirección General de Investigación Educativa y de la Subsecretaría de Educación Básica y Normal.

Según las autoridades el Pronim se diseñó con la intención de ofrecer una opción educativa “flexible” y de “calidad” para este grupo de población. Su objetivo general es “promover mediante la coordinación de esfuerzos interinstitucionales una atención educativa pertinente y de calidad, para la población infantil migrante que contribuya a la mejora de gestión, funcionamiento y condiciones de los centros escolares, las prácticas de enseñanza y la formación y actualización docente”, pero al revisar este objetivo uno se pregunta: ¿a qué se refiere con proporcionar una atención educativa pertinente y de calidad?, dice el boletín.

Sobre el concepto de calidad de la educación, Inés Aguerrondo, profesora de la Universidad de Buenos Aires, destaca la dimensión político-ideológica que contiene los requerimientos que hace la sociedad a la educación, entre ellos el de equidad.

Otra dimensión, la técnico-pedagógica, se traduce como el compromiso social del aparato escolar para responder a las demandas de la sociedad; de esta forma, el sistema educativo debe proporcionar una enseñanza útil y adecuada a la realidad en la que vive la sociedad, en otras palabras, la educación tiene que ser pertinente.

Por otro lado, el doctor Carlos Muñoz Izquierdo, del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, menciona que la equidad hace referencia a la distribución de las oportunidades educativas, lo que se refiere no sólo al acceso a la educación, sino también a la permanencia y conclusión exitosa de los estudios iniciados.

Al considerar que la mayor parte de las y los niños jornaleros agrícolas migrantes son indígenas, es importante tener en cuenta que para favorecer el desarrollo de una acción educativa que satisfaga las necesidades y demandas de la población indígena se requiere cambiar las maneras tradicionales de concebir las relaciones existentes entre la educación y la formación de recursos humanos y reconsiderar su importancia.

Según Margarita Jacinto Arrazola, académica de la Dirección General de Posgrado e Investigación Educativa de la Secretaría de Educación de Jalisco, los programas educativos están orientados básicamente a las necesidades de la vida urbana y son ajenos a la realidad socioeconómica, cultural y lingüística de los indígenas; en este caso, de los jornaleros agrícolas migrantes.

Con todo lo expuesto podemos apreciar la importancia de profundizar en el estudio de las alternativas educativas para este grupo vulnerable. La contribución de la academia puede ayudar a detectar las fallas y los aciertos de programas como el Pronim para así mejorar su diseño. No hay que olvidar que para mejorar la situación educativa de estas niñas y niños, será indispensable diseñar una oferta educativa pertinente que busque la equidad en el acceso, la permanencia y la conclusión, al menos, de la educación básica.

07/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: