Discriminación nacional feminizada

MONEDERO
LABORAL
   Monedero
Discriminación nacional feminizada
CIMACFoto: Gabriela Mendoza Vázquez
Por: Carmen R. Ponce Meléndez*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 13/08/2018

Se han dado a conocer los principales resultados de la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017 (Enadis). Regularmente las mujeres obtienen los primeros lugares en discriminación o bien sus efectos son más graves en ellas. El primero a destacar es el referido a la división sexual del trabajo, aquí se observa que sigue siendo muy alto el porcentaje de la población que considera a las mujeres como las personas en la que deben recaer todos los quehaceres del hogar, sin participación masculina.

En pleno Siglo XXI prevalecen los estereotipos: el hombre proveedor y la mujer a la casa, pese a que en los hechos las mujeres han compartido el “rol” de proveedoras y es indispensable construir nuevas masculinidades.

En estados como Campeche, Michoacán, Tabasco  y Chiapas, más del 30 por ciento de la población considera que el papel principal de la mujer es dedicarse a los quehaceres domésticos. ¿Dónde quedó la liberación femenina?  

Ver gráfica.

En Chiapas alcanza 42.8 por ciento, ahí la mujer  realiza trabajos en el campo y también en la casa; lo mismo la que cuenta con un empleo asalariado  en la ciudad; en ambos casos sin contar con la colaboración masculina, ya sea la pareja o los hijos. Así es prácticamente todo el panorama nacional; en la Ciudad de México el índice baja a 11.6 por ciento.

Indica que todavía hay mucho trabajo a realizar para lograr una verdadera participación de todos los miembros del la familia en los quehaceres domésticos, que incluyen: limpieza del hogar; alimentación; compras de víveres; limpieza de ropa y calzado; cuidados de niñez, enfermos, discapacitados y ancianos.

Aquí es fundamental el apoyo que se debe proporcionar en los medios masivos de comunicación y en las escuelas. Mientras se sigan difundiendo esos estereotipos de “mujer-ama de casa” será más difícil avanzar. En tanto los efectos económicos son varios e importantes.

Limitan el acceso de las mujeres a un empleo asalariado; en caso de contar con un empleo tienen que aceptar jornadas cortas y de salarios más bajos; realizar trabajos en casa como el “free lance”, éste conlleva bajo salarios y cero derechos laborales; interrumpir su vida laboral y con ello afectar su jubilación. Y sobre todo, cargar con extensas jornadas de trabajo: en el hogar y en sus empleos, ya sea en la ciudad o en el campo.

También dificultan el ascenso de las mujeres a puestos de mayor responsabilidad o de dirección, por la carga de género tan fuerte que tienen. Esto no sólo sucede en el ambiente laboral sino también en el político o sindical.

Desde luego no es la única forma de discriminación de que son objetos las mujeres, pero esta es muy importante, trasciende a otros ámbitos por los efectos socioeconómicos que  provoca. Y como dicen “para muestra un botón.”

Los objetivos de la Enadis son reconocer la prevalencia de la discriminación y sus manifestaciones; captar actitudes, prejuicios y opiniones hacia distintos grupos de la población discriminados por motivos étnicos, etarios, de orientación sexual, entre otros.

Identificar las experiencias de discriminación en los distintos ámbitos de la vida social; conocer la discriminación y desigualdad que enfrenta la población indígena, con discapacidad, por su religión, las niñas y niños, personas mayores, adolescentes y jóvenes, y mujeres y por último, identificar el reconocimiento que tienen sobre el respeto a sus derechos y sus principales problemáticas percibidas, son otros de sus objetivos.

* Economista especializada en temas de género

Twitter: @ramonaponce

18/CRPM/LGL