Inicio » Discuten en Colombia implicaciones del TLC para las mujeres

Discuten en Colombia implicaciones del TLC para las mujeres

Por Guadalupe Gómez Quintana

Convencidas de que los derechos humanos de las mujeres deben tomarse en cuenta a la hora de negociar un tratado de libre comercio, organizaciones no gubernamentales y de mujeres de Colombia realizaron el Seminario Acuerdo de Asociación Comunidad Andina (CAN)-Unión Europea (UE): Las mujeres no cuentan, el pasado 12 de marzo en Bogotá.

No es la primera vez que las organizaciones de mujeres y feministas en Colombia discuten el tema de los tratados de libre comercio y las mujeres. En julio del año pasado, Diaconía, organismo con oficinas en Colombia, centrado en cultura de paz y derechos humanos, tanto civiles y políticos como económicos, sociales y culturales, con una perspectiva de igualdad de género, apoyó una gira de 6 mujeres a Estados Unidos para hacer incidencia en el tema del TLC entre Colombia y Estados Unidos.

El TLC fue aprobado por el Congreso colombiano y está actualmente en el trámite de control automático de su constitucionalidad, en el que algunas organizaciones participaron con diversos argumentos, entre ellas Sisma Mujer, (creada en 1998 para consolidar el movimiento de mujeres) como un actor político que influya en el diseño de políticas que tiendan a disminuir la discriminación contra las mujeres, y otras organizaciones vinculadas a la campaña Comercio con Justicia: mis derechos no se negocian.

En el Congreso de Estados Unidos, la discusión del TLC se ha aplazado hasta el próximo año, una vez termine el debate electoral por la Presidencia de ese país, señala la Fundación Kolping (que ofrece servicios de formación, desarrollo comunitario, educación y fortalecimiento organizativo de personas de escasos recursos), quien difundió la invitación del Seminario.

Sin embargo la crisis diplomática desatada por el operativo del gobierno colombiano en territorio ecuatoriano que produjo la muerte de Raúl Reyes, guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, ha sido usada para sustentar la aprobación del TLC por el congreso de EEUU como una “supuesta” solidaridad con Colombia.

El TLC con Estados Unidos, dice el comunicado, no es el único escenario de negociación de TLC. El año pasado iniciaron las rondas del Acuerdo de Asociación entre la CAN y la UE en Bogotá. Luego tuvo lugar otra en Bruselas y la siguiente está prevista para el mes de abril en Quito, Ecuador.

De ahí la importancia que dan las organizaciones de mujeres y feministas para conocer “a profundidad este nuevo escenario, retomando las enseñanzas del proceso de lucha frente al TLC con Estados Unidos”, dicen.

Es necesario, pese a la incertidumbre provocada por la crisis diplomática entre dos de los 4 estados que integran la CAN, articular acciones que permitan la defensa efectiva de los intereses y derechos de la población colombiana, y en particular de las mujeres, señalan las organizaciones convocantes.

¿POR QUÉ UN ÉNFASIS EN LAS MUJERES?

Hasta el momento, señalan, no se ha evidenciado cómo considera este proceso de negociación los derechos y necesidades e intereses estratégicos de las mujeres. El fortalecimiento de actuales sectores exportadores a Europa no plantea una oferta de empleo digno para las mujeres.

Detallan que la globalización claramente ha demostrado que ni la agro-exportación, ni la maquila ofrecen condiciones que permitan a las mujeres superar la discriminación ni la pobreza, por el contrario las profundiza.

En la primera ronda de negociaciones, recuerdan, la campaña “Comercio con Justicia: mis derechos no se negocian” planteó al gobierno colombiano este punto, y la respuesta, ambigua, es que se abordará en el pilar de cooperación y que hay disponibilidad de recursos para proyectos de mujeres, “como si así se pudieran superar condiciones históricas de discriminación que el Estado está en la obligación de superar”.

Y señalan que “toda política que desarrolle el gobierno colombiano debe analizar y dar respuesta a las necesidades específicas de las mujeres, a la luz de las normas internacionales de derechos humanos, como la Convención para la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, y de la Constitución Política”.

El Parlamento Europeo, recuerdan las organizaciones, en una resolución de 2006, afirmó que “Observa que, si bien muchas mujeres se han beneficiado también de la liberalización del comercio y de inversiones extranjeras directas debido a las oportunidades de empleo que han creado, la liberalización ha contribuido a la informalización de las relaciones laborales, al empeoramiento de las condiciones de trabajo y a la feminización del empleo en varios sectores económicos…”.

Por tanto, el Parlamento “Hace hincapié en la necesidad de examinar de qué manera pueden beneficiarse las mujeres de la liberalización del comercio y de recopilar de forma sistemática datos desglosados por sexo a fin de poner remedio a la insensibilidad a las diferencias de trato por razón de sexo de las actuales políticas comerciales y de las políticas de las instituciones económicas mundiales…”.

Este reconocimiento institucional, insisten las organizaciones de mujeres, también compromete a la Unión Europea a evaluar de manera seria y previa a las negociaciones, las reales potencialidades y amenazas de este proceso para las mujeres.

08/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: