Inicio Disminuyen cada año los presupuestos destinados a mujeres

Disminuyen cada año los presupuestos destinados a mujeres

Por Rafael Maya

Los recursos destinados para las mujeres han disminuido en términos reales en los presupuestos de egresos de la Federación de los últimos cinco años.

A pesar de incrementos en algunos programas desde 1999 hasta 2002, legisladoras federales y organismos civiles consideran que los montos serán insuficientes en tanto siga aumentando la pobreza, y el gobierno federal continúe sin una política económica que garantice y haga eficiente el gasto en beneficio de las mexicanas.

El presupuesto de egresos para el ejercicio fiscal 1999, durante la presidencia de Ernesto Zedillo, fue considerado en su momento como “el más austero de los últimos 20 años”, ya que el gasto social tuvo una reducción por 188 millones 67 mil pesos.

Tal recorte afectó los recursos de programas dirigidos a elevar la calidad de vida de las mexicanas. Entre ellos, los de las secretarías de Desarrollo Social (Sedesol), Salud (Ssa) y Educación Pública (SEP). Para esas tres dependencias, el Legislativo aprobó en conjunto 96 mil 266 millones 819 mil 591 pesos.

Para el año 2000, el Congreso de la Unión aprobó para la Sedesol poco más de 4 mil 500 millones de pesos, los cuales se ejercieron a través del entonces Progresa, el programa del zedillismo para combatir la pobreza. Ese mismo año, el presupuesto aprobado para el sector salud alcanzó más de 128 mil millones de pesos.

Las legisladoras de la Comisión de Equidad y Género de la Cámara de Diputados han manifestado especial preocupación por incrementar año con año el presupuesto a programas de salud para las mujeres, así como a una instancia federal dedicada a las mujeres.

Por ejemplo, en diciembre de 1999 la Comisión de Equidad y Género no consiguió que el pleno de la Cámara baja aprobara 15 millones de pesos adicionales al presupuesto de la Comisión Nacional de la Mujer (Conmujer), instancia antecesora del actual Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

Finalmente, Conmujer quedó con 27 millones 441 mil 547 pesos para 2000, con los que debía cumplir los objetivos del entonces Programa Nacional de la Mujer, como ampliar las oportunidades y los derechos de las trabajadoras; promover el acceso equitativo a la educación, y prevenir y erradicar la violencia en contra de las mujeres.

El presupuesto destinado a atender las necesidades de la población femenina en 2001 fue calificado por diputadas federales y la organización civil Foro Nacional de Mujeres y Políticas de Población como “escaso” y “un doloroso retroceso” para las mexicanas.

Patricia Mercado, del Foro Nacional de Mujeres y Políticas de Población, dijo en su momento que ese presupuesto de egresos era injusto para las mujeres, así como insuficiente para atender sus demandas derivadas de la pobreza.

Advirtió que el gasto etiquetado de 2001 para las mujeres era similar al del 2000, toda vez que representaba sólo 0.03 por ciento del total del presupuesto de egresos.

El presupuesto para mujeres aprobado para este 2002 fue producto de intensas discusiones en la Cámara de Diputados, y tuvo como un actor central a las organizaciones por los derechos de la población femenina.

Para este año que concluye se aprobaron, según un desglose del Centro de Análisis e Investigación Fundar, mil 372.4 millones de pesos en programas etiquetados para mujeres.

De ese gran total, el rubro más beneficiado fue el de salud, ya que contó con alrededor de 930 millones de pesos, divididos en áreas como atención del cáncer cérvico uterino y mamario, maternidad y el Programa Mujer y Salud.

Cabe recordar que el presupuesto para mujeres de 2002 no se ejerció en su totalidad, como pudo constatar la Comisión de Equidad y Género en sus reuniones con las diversas dependencias.

LOS PENDIENTES

Para el presupuesto de 2002, la Cámara de Diputados no tomó en cuenta las propuestas de 100 organizaciones por los derechos de las mujeres, entre ellas Equidad de Género, Ciudadanía, Trabajo y Familia, para que el presupuesto de egresos estipulara como obligación del gobierno federal “la igualdad del ejercicio del gasto público entre hombres y mujeres”.

Otras de las demandas de las organizaciones civiles fueron que el gobierno federal desagregara por sexo y edad el destino de los recursos; así como que consultara y permitiera la participación de la población en los programas, y creara mecanismos de rendición de cuentas a la ciudadanía.

En el debate legislativo para el presupuesto de egresos 2003, esas exigencias fueron parcialmente tomadas en cuenta por las y los diputados ya que 25 millones de pesos de total asignado al INEGI, se destinarán para que la dependencia elabore indicadores desagregados por sexo en sus estadísticas.

Es decir, posiblemente para 2004 ya se cuente con una base de datos que permita, ahora sí, elaborar un presupuesto de egresos con perspectiva de género.

LOS RETOS

Las legisladoras federales y las organizaciones civiles se plantean como reto fundamental vigilar que el manejo de los recursos sea transparente, así como evitar recortes, reasignaciones y subejercicios que como en este 2002, impidieron la cabal aplicación de los dineros a favor de la población femenina.

En ese sentido, el optimismo de la diputada priísta Concepción González Molina, presidenta de la Comisión de Equidad y Género, es desbordante.

La legisladora confió en la “sensibilización” de las autoridades federales para que en 2003 ejerciten sin contratiempos los recursos aprobados para las mujeres, que tuvieron un aumento de más de 700 millones de pesos en comparación con la propuesta presupuestal del presidente Vicente Fox.

González Molina anunció que la comisión a su cargo vigilará que las reglas de operación de las distintas dependencias no tengan “candados” que impidan a las mexicanas acceder a las montos presupuestados.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más