Inicio Disminuyó sólo dos décimas mortalidad materna en tres años

Disminuyó sólo dos décimas mortalidad materna en tres años

Por Lourdes Godínez Leal

Mientras que las cifras oficiales refieren una reducción de 14 por ciento de la mortalidad materna en los últimos tres años, Salud Integral para la Mujer (Sipam) estimó una reducción de apenas 5.7 por ciento en su informe Los Derechos Sexuales y Reproductivos de las Mujeres en la Política de Salud del Gobierno Federal 2003.

Según el reporte de la organización civil, durante 2003 alrededor de mil 462 mujeres murieron por razones asociadas al embarazo, en tanto que en 2002 fallecieron mil 550 mujeres por la misma causa.

De acuerdo con este estudio, las cifras oficiales demuestran que la tasa de mortalidad no ha tenido variaciones importantes durante el gobierno foxista, pues de 6.2 muertes por cada 10 mil nacidos vivos en 2000, se redujo a sólo 6.0 en 2003.

Asimismo, prevalece la inequidad en la asignación de recursos para los estados de la República: mientras a Chiapas (con una tasa de mortalidad materna de 9.32 por ciento) se le destinaron 926 mil pesos, a Nuevo León (con una tasa de 2.8) se le asignaron 24 millones, 26 veces más que a Chiapas.

Aunque el gobierno federal y Marta Sahagún se han congratulado de los “logros” obtenidos mediante el Programa Arranque Parejo por la Vida (APV) , que se planteó reducir 30 por ciento la mortalidad materna al final del sexenio foxista, Sipam criticó la ausencia del tema del aborto; problemática estrechamente relacionada con las muertes maternas.

ABORTOS CLANDESTINOS

El aborto constituye la tercera causa de muerte entre las mujeres en nuestro país, siendo la población femenina de escasos recursos la que más arriesga su vida debido a las condiciones de clandestinidad e insalubridad a la que se somete.

La falta de una definición clara de los procedimientos para acceder a los servicios por un embarazo legal, ha dado pie para que funcionarios y prestadores de servicios de salud violentan este derecho de las mujeres.

Mientras que el Comité por una Maternidad Sin Riesgos calcula un millón 700 mil legrados al año en nuestro país, el Consejo Nacional de Población (Conapo) refiere sólo 200 mil, 100 mil inducidos y 100 mil espontáneos. Aunque reconoce la existencia de un subregistro de la mortalidad materna y de una incorrecta asignación de ciertas causas de defunción, en particular del aborto.

En cuanto al cáncer cervicouterino y mamario, Sipam consideró que las medidas tomadas por las autoridades de salud para disminuir la incidencia de este mal en las mujeres es insuficiente, toda vez que hacen falta campañas de prevención que alerten a las mujeres para realizarse una detección temprana, que les puede salvar la vida.

De los distintos tipos de cáncer, el cervicouterino ocupa el primer lugar como causa de muerte de mujeres, y el de mama se ubica como segunda causal.

Mientras 12 mujeres mueren al día por cáncer cervicouterino (cuatro mil 400 al año), por mamario fallecen siete (dos mil 500 al año).

Sobre la falta de información y del acceso a los métodos anticonceptivos, Sipam hizo un comparativo en el presupuesto asignado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para la compra de métodos anticonceptivos, el cual disminuyó 10 por ciento en dos años: mientras que en 2002 se destinaron 91 millones de pesos, para 2003 la asignación fue de 80 millones.

Ello provocó que alrededor de 311 mil mujeres a quienes el IMSS proveía de anticonceptivos en 2001, dejaran de recibirlos en 2003, mismas que se suman a las más de un millón 400 mil, que -según Conapo- no tienen acceso a anticonceptivos.

VIH-SIDA

En este sentido, Sipam criticó que las medidas de prevención continúen focalizadas a ciertos grupos de la población, como los homosexuales y las sexoservidoras, y no lleguen a todas las mujeres y jóvenes, quienes han sido las principales víctimas de la pandemia durante los últimos años.

Por otro lado, la organización reconoció avances en las acciones gubernamentales para la prevención y cobertura de medicamentos para tratar la epidemia.

Sobre la creación del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, Sipam manifestó su preocupación de que con ello el gobierno incumpla su responsabilidad de destinar mayores recursos públicos a programas de salud sexual y reproductiva, y que sea el sector privado quien a través de su financiamiento defina las orientaciones de las políticas de género en esta materia.

Sin embargo, Sipam aseguró que las organizaciones civiles continuarán trabajando en defensa de los avances logrados en años anteriores para avanzar en políticas y programas de salud que promuevan y garanticen la universalidad de la atención a la salud y el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos.

04/LGL/GBG/

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más