Inicio Diversidad Sexual

Diversidad Sexual

Por Mónica Pérez

Los seres humanos somos tan diversos como tantos granos de arena existen en un desierto o en una playa. Diversos en nuestra forma de pensar, actuar, entender, percibir, vivir. Podemos afirmar que en nuestra existencia todo es diversidad y la manera en como vemos y vivimos la sexualidad no es una excepción.

En el marco del foro sobre diversidad sexual y derechos humanos que se llevó a cabo en la Ciudad de México en mayo de 1998, la doctora en Psicología y sexualidad, Ana Amuchástegui Herrera se preguntaba ¿qué podría ser más natural que nuestra sexualidad?, ¿No es ella la expresión directa de nuestra biología sexual?

La sexualidad forma parte integral de la personalidad y su ejercicio placentero es básico para el bienestar individual y social de las personas. Como una forma de comunicación, está relacionada con lo que sentimos, pensamos y hacemos con nuestro cuerpo.

La diversidad sexual se refiere a las distintas formas que existen en los seres humanos sobre su sexualidad, desde los aspectos biológicos, psicológicos y sociales. También está relacionada con temas como las orientaciones sexuales y con las distintas posibilidades de expresar nuestra sexualidad.

En este sentido, especialistas en este tema definen la orientación sexual como la atracción física y/o afectiva hacia un sexo determinado o hacia ambos sexos.

Aunque las categorías y clasificaciones no son absolutas, de acuerdo con un documento del Colectivo de Lesbianas y Gays de Madrid (COGAM) la orientación sexual de las personas que se sienten atraídas afectiva y sexualmente por las personas de su mismo género se le llama homosexual.

A los hombres que se sienten atraídos por otros hombres se les conoce como gays y a las mujeres a las cuales les atraen otras mujeres se les llama lesbianas.

Las persones que sienten atracción por los dos sexos son bisexuales y las que se relacionan sexual y emocionalmente con personas de sexo diferente al suyo se les conoce como heterosexuales.

El mismo documento explica que la orientación gay y lésbica no debe confundirse con la transexualidad o el travestismo. Transexual es la persona que tiene el cuerpo de un género (hombre o mujer) diferente a aquel con el cual se siente identificado y travestista es la persona a la que le gusta ponerse ropa del género contrario.

Tanto los transexuales como los travestidos pueden ser hombres o mujeres, heterosexuales, homosexuales o bisexuales. Cabe distinguir siempre entre género, orientación sexual y conducta sexual.

Una descripción más amplia de estos temas la proporciona la Campaña de Derechos Humanos (HRC, por sus siglas en inglés) en su sitio de internet donde explica que transgénero es un término que describe un amplio rango de personas que experimentan y/o expresan su género de forma diferente de lo que esperaría la mayoría de la gente.

Este término incluye a las personas transexuales y travestis, así como a todo aquél o aquélla que expresa características de género que no corresponden con las que tradicionalmente se asocian al sexo (o al sexo que se asume) de la persona.

Asimismo, explica que transgénero no es una orientación sexual, pues algunas personas transgéneros pueden definirse como transexuales mujer-a-hombre u hombre-a-mujer, y pueden tomar hormonas recetadas por un médico y hacerse cirugías de reasignación del género. Otras se identifican como transgéneros porque no se sienten cómodas con el género masculino o femenino exclusivamente.

Además, apunta esta información, transexual es un término médico que describe a una persona cuyo género y sexo no están alineados, y quien a menudo busca tratamiento médico para alinear su cuerpo con su identidad de género, mientras que el término travestista se utiliza en el ámbito psiquiátrico para describir a un hombre que regularmente se viste con ropas de mujer o una mujer que se viste con ropas de hombre para obtener gratificación sexual.

Especialistas en el tema afirman que la diversidad sexual, entendida como las innumerables vías que tienen los individuos para vivir su orientación sexual e identidad de género, es una realidad constante y ampliamente discutida socialmente pues no sólo se refiere a cuestiones de preferencias, sino también de diferencias.

Al respecto, COGAM señala que la orientación sexual no la elige el individuo, no es modificable ni, tampoco, se transmite. Es una orientación de la persona, una forma de ser total; por lo tanto, obligar a las persones a que se comporten de forma contraria a su orientación sexual, pone en grave peligro su salud y el equilibrio psicológico.

Martha Lamas, directora del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), afirma que ni la heterosexualidad es natural, ni la homosexualidad es antinatural, ambas son resultado de los procesos de estructuración psíquica, relacionados con el deseo de los seres humanos, y de las normas culturales que prohíben o permiten cierto tipo de prácticas.

Por ello, despreciar, discriminar o reprimir a personas con una orientación sexual diferente a la nuestra, es negarles su condición humana y reducir sus derechos ciudadanos.

2004/MP/LR/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content