Inicio Duelo de dos días en Chile por la muerte de presidenta del PC

Duelo de dos días en Chile por la muerte de presidenta del PC

Por la Redacción

La sociedad chilena vivió el Día Internacional de la Mujer en 2005 con la tristeza de la muerte de la presidenta del Partido Comunista de Chile, Gladys Marín Millie, de 63 años de edad, ocurrida el domingo pasado víctima de cáncer, informó la agencia Adipal.

La profesora nació en Curepto, localidad agraria de la región del Maule, donde empezó a participar activamente en campañas de alfabetización en sectores poblacionales del Gran Santiago.

Fue presidenta de la Federación de Estudiantes Normalistas y, más tarde, dirigió la Unión de Profesores de Chile. A los 16 años de edad, ingresó a las Juventudes Comunistas de la que llegó a ser secretaria general.

Gladys es reconocida por los defensores de los derechos humanos en Chile por luchar contra la dictadura, ella integró la Dirección del Comando Juvenil de la Campaña Presidencial de Salvador Allende, en 1964, y después fue de gran importancia para la elección de Allende en 1970, destituido por un golpe militar en 1973.

Fue diputada varias veces, el gobierno del general Augusto Pinochet puso a Gladys entre las 100 personas más buscadas por la Junta Militar y por instrucciones de la dirección del partido se asiló en la Embajada de Holanda y desde 1974 fue la primera mujer en denunciar los crímenes de la dictadura.

Su esposo, Jorge Muñoz Poutays, detenido el 1976, aún se encuentra desaparecido junto a otros integrantes de la Dirección clandestina del Partido Comunista.

En 1978, Gladys regresó clandestinamente a Chile donde le correspondió la difícil tarea de dirigir el equipo de dirección interior del Partido Comunista.

En enero de 1998 Gladys presentó la primera querella contra Pinochet, por entonces todavía Comandante en Jefe del Ejército y ahí se inició una larga serie de denuncias que aún hoy enfrenta el dictador.

A finales de 1998, Gladys fue proclamada candidata a la Presidencia de la República en representación de la izquierda.

Y al cumplirse 30 años del golpe militar, el 11 de septiembre de 2003, Gladys pronunció un discurso de gran relevancia en el multitudinario acto de homenaje a Salvador Allende, en la Plaza de la Constitución.

“Recibió en esa oportunidad el reconocimiento por su valor y consecuencia como luchadora incansable por la democracia y la justicia social”, declara la dirección del Partido Comunista de Chile.

No obstante, ese mismo mes le detectaron un tumor cerebral maligno y se trasladó a Suecia, donde fue operada y posteriormente a Cuba para continuar su tratamiento.

Gladys se encontraba en Chile desde diciembre de 2004, cuando regresó de La Habana para pasar las fiestas de fin de año en Santiago, desde esa fecha su estado de salud se vio deteriorado hasta afectar su capacidad de comunicarse verbalmente.

Según el PC, la admiración hacia su figura encontró un fundamento en su actitud de permanente identificación con las luchas, aspiraciones, necesidades y dolores de los trabajadores, las mujeres, los jóvenes, los pueblos originarios, la diversidad sexual.

El Consejo de Estado de Cuba le otorgó la Condecoración José Martí, y el Movimiento Sandinista, de Nicaragua, la Medalla Augusto César Sandino, distinciones que destacan la consecuencia de su pensamiento y acción en el campo de las relaciones entre las naciones y los pueblos en lucha por su independencia y soberanía y por una vida mejor.

Gladys encabezó hasta su muerte el último Congreso del Partido Comunista. Ella dijo que no puede haber ningún militante de este partido que no esté trabajando en un organismo social, sindical, cultural, de la tercera edad, de la multiplicidad de organizaciones que existen en el pueblo.

Salvador Allende para ella “significó todo”. “Yo fui y sigo siendo allendista, y dentro de eso me encuentro como comunista. Mi definición ideológica es que yo soy allendista”, decía.

Representantes de 72 partidos políticos de izquierda y progresistas de 35 países, reunidos en México para participar en una conferencia internacional del Partido del Trabajo, expresaron su pesar por la desaparición física de la dirigente chilena.

Enviaron un saludo al pueblo chileno y destacaron el compromiso inalterable de Gladys con las luchas sociales y en contra de las políticas neoliberales que han lastimado la economía y las condiciones de vida de los latinoamericanos.

Fue confirmada la asistencia de delegaciones de varios países a los funerales de Gladys Marín que se efectuarán hoy en Santiago y se decretó un duelo por dos días.

2005/LM/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content