Inicio Dulce María Sauri

Dulce María Sauri

Por Erika Cervantes*

Las mujeres en el poder político en México son la excepción, no la regla, por ello a pesar de tener más de medio siglo de ser reconocidas como ciudadanas, no tenemos ninguna presidenta de la República y sí unas cuantas gobernadoras.

Entre ellas se cuenta a Dulce María Sauri, nacida en Mérida, Yucatán, en 1951, quien no fue electa gobernadora en las urnas, pero sustituyó al entonces mandatario yucateco Víctor Manzanilla Schaffer.

El 14 de febrero de 1991, a los 39 años de edad, Dulce María Sauri Riancho se convirtió en la primera mujer gobernadora del estado de Yucatán.

Encargo nada fácil ya que recibía una gubernatura mermada por enfrentamientos al interior del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y tendría que remontar en tres años lo que se trabaja en un sexenio.

Al no ser electa en las urnas, Sauri Riancho tuvo que esforzarse mucho más para demostrar que su labor era efectiva e impecable.

Para ello le servirían sus anteriores cargos partidistas y de gobierno. Antes de cumplir 30 años de edad, asumió su primera gran responsabilidad en la administración pública como delegada de la Secretaría de Programación y Presupuesto en Yucatán.

Dulce María fue diputada federal a los 31 años; presidenta nacional del PRI antes de cumplir los 32M; senadora electa por primera vez en 1988, y secretaria de Finanzas del Comité Ejecutivo Nacional priista con Luis Donaldo Colosio al frente del partido.

En diciembre de 1993, tras dos años de haber llegado a la gubernatura, Sauri dejó el cargo al verse obligada a reconocer la victoria del PAN en las elecciones por la alcaldía de Mérida, capital del estado.

Como presidenta nacional del PRI en 1999, Dulce María afrontó la derrota de su partido en las elecciones presidenciales, por primera vez en 71 años. Tras la debacle tuvo la intención de renunciar al PRI, pero no le fue aceptada por lo que permaneció en el cargo hasta el 2002.

Como gobernadora, Sauri Riancho dio los primeros pasos para impulsar el pleno ejercicio de los derechos de las mujeres. Presentó una iniciativa al Congreso local para excluir del Código Civil del estado normas obsoletas y discriminatorias para las yucatecas. La reforma fue aprobada.

En 1996 es designada responsable de conformar, sin presupuesto, primero la Coordinación del Programa Nacional de la Mujer y después la Coordinación de la Comisión Nacional de las Mujeres (de junio de 1996 a marzo de 1999).

Esta instancia fue el antecedente para la creación del Instituto Nacional de las Mujeres, como parte de los compromisos internacionales que México asumió desde la primera Conferencia Mundial de la Mujer en 1975.

Dulce María Sauri Riancho es militante del Partido Revolucionario Institucional y nos hereda su trabajo para el reconocimiento de las mujeres en las esferas del poder político.

* Periodista y fotógrafa mexicana, integrante de la Red Nacional de Periodistas.

11/EC/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content