Inicio » Educación, trabajo e hijos impacta en ciudadanía femenina

Educación, trabajo e hijos impacta en ciudadanía femenina

Por Lourdes Godínez Leal

El estado civil, el número de hijos, así como la interacción en mayor o menor medida en los espacios público y privado a través de la educación y el trabajo, interfieren en el nivel de ciudadanía de las mujeres, según un análisis realizado por Mercedes Barquet Montané.

La investigadora del Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer del Colegio de México, cita en el documento “Tiempo de ciudadanía: ciudadanía de las mujeres” que conforme las mujeres tienen mayor nivel educativo se interesan más por los temas nacionales; sin embargo en quienes tienen posgrado, apenas alcanza el 20 por ciento.

A este respecto, datos de la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas (ENCUP) realizada en 2001 y 2003, sobre cultura política y prácticas ciudadanas, señalan que al 7.2 por ciento de las mujeres les interesa mucho la política contra 11.7 por ciento de los hombres.

En cuanto al medio de información preferente, continúa predominando la televisión, la cual es más vista por las mujeres que por los hombres, en comparación con el periódico, lo que deriva, según un análisis de la decana de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Pennsylvania, Delli Carpini, en que las mujeres sean menos participativas y críticas.

En lo que se refiere al concepto ciudadanía, la ENCUP señala que la mujer lo relaciona con “poder votar”, lo que explicaría el por qué ellas demuestran un menor interés por la política pero representan el mayor número de sufragantes a la hora del voto.

Otros datos de la encuesta señalan que las mujeres hacen muy pocos reclamos públicos, lo que las coloca en una posición de ciudadanía limitada pues sólo el 37.8 por ciento se queja frente a las autoridades y el 29.7 por ciento hace un reclamo público.

En lo que se refiere a la participación de actores que son considerados de “aprecio” para las mujeres como los sacerdotes o los militares, en política, la ENCUP demostró que las mujeres no están de acuerdo, tal vez por considerar que estos no son espacios adecuados para ellos.

Sobre la credibilidad en las leyes, la ENCUP de 2001 estableció que el 41.7 por ciento de los encuestados, mujeres y hombres consideró que nadie, ni ciudadanos ni gobernantes respetan las leyes, cifra que aumentó hacia 2003, cuando el porcentaje alcanzó el 58.9 por ciento de hombres y el 61.9 por ciento de mujeres.

De acuerdo a esta encuesta, el 24.6 por ciento de las mujeres acepta sin cuestionar una ley aunque les parezca injusta, en tanto que los hombres señalan que la obedecerían pero, intentarían cambiarla o ampararse.

Un análisis de la ENCUP de 2003 realizado por María Luisa Tarrés, en relación a la primera encuesta de 2001 en lo que se refiere al nivel educativo, señala que las mujeres que caen en la categoría de no sabe/no contestó, no contestan no porque no sepan, sino por temor a las consecuencias de sus respuestas.

Para la investigadora del Colegio de México, ello obedece a que por años nuestra cultura política ha sido autoritaria y a que a la mujer le ha costado más trabajo su inserción en la vida pública.

Finalmente, Tarrés explica que una mujer que sale de su ámbito del hogar, tiene más posibilidades de informarse, de tener ideas, opiniones, experiencias, retos y posibilidades que aquélla que no sale, lo que deriva en su interés en asuntos de política.

06/LGL/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: