Inicio Educadores franceses en lucha contra la homofobia

Educadores franceses en lucha contra la homofobia

Por Redaccion

“En nuestro papel de educadores, la lucha contra la homofobia es un elemento primordial”; dijo el Ministro de la Educación de Francia, Xavier Darcos, en entrevista para la revista gay Tetu, informó el periódico galo Le Monde en su edición en línea.

Por vez primera, la lucha contra la homofobia figura dentro de los diez principales lineamientos prioritarios asignados a los directores escolares, porque en las escuelas francesas “¡Puto!” es un insulto que se escucha en los pasillos desde las primarias. No se sabe muy bien de dónde viene, pero se usa, y continúa su utilización hasta la universidad, donde se emplea con todo conocimiento de causa, informó NotieSe en comunicado.

Es así que, durante el primer trimestre del año, se inició una campaña de promoción de la línea Azur, creada por SIDA Info Service, un servicio telefónico de ayuda e información acerca del SIDA y de la orientación sexual.

A diferencia del racismo o del antisemitismo, la homofobia es un sentimiento de origen complejo que se ancla en la identidad sexual de cada persona. “Al principio, los lactantes se encuentran en un ambiente de neutralidad y bisexualidad física”, explica Serge Hefez, psiquiatra y psicoanalista. “Están inmersos tanto en elementos masculinos como femeninos, y no es sino a través de un entrenamiento difícil que se reconocerán como hombres o mujeres”.

Progresivamente, el hombre se reconoce por rechazo a lo femenino. Se sabe penetrante, activo y dominante en contraste con aquello que es penetrado, dulce, pasivo. La sociedad se encargará de demarcar aún más la separación con la inserción de estereotipos a veces caricaturescos.

“Todo este trabajo logra que el hombre tenga terror a todo aquello que tenga que ver con el ser penetrado y el ser pasivo”, prosigue Hefez. Entonces, los niños que tengan comportamientos femeninos suscitarán una reacción de rechazo en sus compañeros, debido al difícil camino que ha sido para ellos asumirse como hombres.

Esta angustia, que desaparece más o menos a los seis años, resurge en la adolescencia. En esta ocasión no se trata ya de construir su identidad sexual, sino de asumir su preferencia sexual. “Durante esta etapa, la homofobia puede ser central”, agrega Hefez, quien indica que las y los niños no soportan situación alguna que les ponga en entredicho la construcción de su identidad.

INCOMODIDAD Y ANGUSTIA

Para la psicóloga clínica Murielle Turchi, “todo adolescente atraviesa por una etapa de homofobia como parte de la formación de su desarrollo psicosexual.” Durante este periodo, los fantasmas infantiles inconscientes ligados al acto sexual se reactivan. Este acto sexual provoca miedo y se percibe como hostil, más si se realiza por dos hombres.

Como se tiene miedo tanto por el acto sexual como por el hecho de no reconocer el propio cuerpo, el adolescente se refugia en un hiperconformismo característico de esta etapa. “La homofobia parece ser la herramienta con la cual se conserva el buen camino hacia la virilidad heterosexual”, agrega Turchi.

Dicho periodo homófobo, más presente en hombres que en mujeres, se prolongará más o menos según la historia de cada uno de los jóvenes. Para Eric Verdir, “entre más homófobo se es, más se pierde la bisexualidad no asumida”. Una vez en la edad adulta, aquellos con menor homofobia serán los que se encuentren más a gusto con su identidad sexual.

DE QUÉ ESTÁ HECHA LA HOMOFOBIA

Jacques Lizé, presidente de SOS-Homofobia, distingue a través de todos los insultos hacia los homosexuales tres componentes principales de la homofobia.

El primero de ellos, el homosexual como transgresor de los roles tradicionales a través de insultos como “loca”, “mariposa”, etc. El segundo, el homosexual como un obcecado sexual con insultos como “enculado”. Estos dos componentes están ligados a la condena de la iglesia que consagra a la sexualidad como un método de reproducción y no de placer.

El tercer y último componente es el homosexual como ente sospechoso dentro de la sociedad, con insultos como “pederasta”.
Para prevenir la homofobia, es entonces fundamental que “los educadores y los padres de familia intervengan y reafirmen con sus hijos adolescentes su sexualidad y los conceptos como el amor y la diferencia”, asegura Murielle Turchi.

Es importante mencionar, sin embargo, que las organizaciones civiles contra la homofobia aún no obtienen permiso para presentarse dentro de los salones de clase. Para levantar las restricciones, el grupo Halde (la alta autoridad en contra de las discriminaciones) se ha reunido junto con representantes de la educación nacional en Francia, las asociaciones de padres de familia y las asociaciones estudiantiles, tratando de negociar que se levante dicho bloqueo, concluye el comunicado de NotieSe.

08/VR/gg

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más