Inicio Educar para el amor

Educar para el amor

Por Lucero Saldaña*

Si estamos de acuerdo en que sólo el amor construye, convendría hacer un examen reflexivo sobre algunas de las preguntas que nos podemos hacer a nosotros mismos: las declaraciones públicas y los comentarios emitidos por quienes nos gobiernan, ¿hablan de acuerdos y armonía? La televisión y los medios que escuchamos y vemos, ¿son educativos? Los libros de texto ¿enseñan los caminos del amor? La conversación que las y los jóvenes tienen con sus familias, ¿les preparan para el afecto bajo el efecto ejemplarizante? ¿La universidad actual educa para la vida? ¿Cómo se puede educar para respetar los derechos humanos, si en lugar de cultivar amor, comercializamos con armas descontroladamente?

Son muchas las preguntas que podemos hacer, y pocas las respuestas que demuestren afirmativamente una tarea donde antes que nada veamos por los y las demás. Al enemigo hay que buscarle la vacuna para que se torne amigo. Y nada mejor que el amor, por encima de la legítima defensa. La cultura del amor quita la cultura del odio que tanto nos puede en el momento actual.

Las guerras de los unos contra otros nunca ha sido la solución, puesto que se aviva el resentimiento y odio. Hemos necesitado de la adhesión para la paz, pero cuando el amor pierde su valor en la sociedad y su importancia en la vida pública, en las familias y en todos los entornos, los derechos humanos y las obligaciones de cada quien, quedan incumplidas. Sólo el amor borra todo temor, calma y colma de bondad.

Por ejemplo, no habría injusticias, discriminación e intolerancia hacia esa multitud que desesperada, no tiene una esperanza real de mejorar su vida y se la juega por nada. Estos desajustes en el amor, incitan a la violencia e instan a las guerras. El mundo en el que vivimos es de todos y es para todas y todos. Por ello, el amor, podría definirse como el fruto que se produce por las acciones que provoca.

El amor busca la oportunidad de hacer el bien, no se envanece, ni busca lo suyo. Al ser una decisión, se convierte en valor fundamental de cada uno. La estrategia de construcción de una sociedad que crea en el amor hará surgir una cultura de la paz.

Cada año, más de medio millón de personas en el mundo muere víctima de la violencia armada, es decir, una persona por minuto. Por desgracia, el desamor es todo un negocio, las familias se disgregan, y sólo los abogados ganan, El mundo se arma y olvidamos que la esperanza del futuro no vendrá de la disgregación, ni tampoco de ser el más fuerte entre la selva, sino de la fraternidad humana.

Nos falta amor en tantas cosas, que cuando cedemos a la indiferencia, nos hacemos marionetas de gobiernos corruptos, o seguimos el juego a modelos de comportamientos escandalosos. Esta bandera del amor la han sostenido instituciones que a nivel internacional se han desempeñado, citando la labor de Amnistía Internacional, o la Red Internacional de acción en contra las armas ligeras,

Educar para el amor es promover el autoestima, proporcionando elementos para apreciar y respetar el propio cuerpo y el de las otras personas, y entender y respetar las diferencias y aprender a valorar otras cualidades en las personas, asumir que la sexualidad humana no es pura instintiva, sino que está ligada a valores, normas y actitudes.

La asunción de la amistad como un valor que nos ayuda a realizarnos, permite asumir que toda relación de pareja debe tener una comunicación respetuosa con el y otra y nunca una agresión. Y la igualdad mujer- hombre como valor. Al tomar en cuenta que el carácter cultural de la sexualidad y de la diversidad de enfoque que se dan, según las épocas, los lugares, las religiones, las ideologías, lo femenino y lo masculino, deben estar vinculados por el lazo de tres hilos, el que es difícil de romperse, el amor.

Si bien la reforma sobre educación sexual y afectividad no se aprobó en este último periodo ordinario de sesiones, esperamos que con el debate que se generó se retome en cuanto haya o un período extraordinario o por la siguiente legislatura.
*Legisladora mexicana [email protected]

06/LS/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content