Inicio Ejercicio disminuye molestias por tratamientos o cirugías de cáncer de mama

Ejercicio disminuye molestias por tratamientos o cirugías de cáncer de mama

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Después de una cirugía o tratamiento por cáncer de mama o cérvico uterino, la actividad física puede ayudar a disminuir los síntomas y puede prevenir complicaciones a largo plazo, según el texto “Cáncer y estilo de vida”, publicado por el Instituto Nacional de Cancerología (INCan).

En el escrito, el doctor inglés Robert Thomas y las doctoras mexicanas Laura Suchil y Emma Verástegui, señalan que es importante realizar ejercicios con regularidad, dependiendo del estado físico y capacidad.

Las y los especialistas indican que la actividad física debe realizarse dos o tres veces al día, al inicio de las rutinas, posteriormente, una vez al día. Hacer los ejercicios dos o tres veces a la semana puede ser suficiente a largo plazo.

Aseguran que es importante continuar con los ejercicios, aunque el problema se haya resuelto, ya que hacerlo de modo regular disminuirá las posibilidades de que las molestias regresen.

A pesar de que los ejercicios son relativamente sencillos, las pacientes pueden pedir ayuda si no se sienten con confianza, señala el texto del INcan.

Los siguientes cuatro tipos de ejercicios son específicos para después de la cirugía o radioterapia de la mama, o de la cirugía o radioterapia abdominal, para el piso pélvico y el cuello.

Después de la cirugía de mama y la axila, sobre todo si se ha recibido radioterapia, es importante practicar regularmente una serie de ejercicios sencillos que ayudarán a reducir el riesgo de rigidez del hombro, el linfedema y la fibrosis de piel, músculo y tejidos subyacentes.

Los ejercicios deben comenzar tan pronto como sea posible después de la cirugía para aliviar el dolor postoperatorio y promover una buena recuperación.

No obstante, en esta primera etapa es importante que los cirujanos indiquen cuáles son sus recomendaciones y éstas pueden cambiar de acuerdo con las características específicas.

ACTIVIDAD DESPUÉS DE CIRUGÍA O RADIOTERAPIA

En dicha circunstancia, los siguientes ejercicios pueden ser útiles: movimiento del mono, caminar contra la pared, el ventilador, la mantis religiosa, entre otros.

Para realizar el movimiento de mono, párese cerca de una silla o mesa, inclínese lentamente hacia adelante, hasta apoyarse en ella con una mano. Haga círculos con el brazo libre siguiendo las manecillas del reloj y después en sentido contrario. Balancee hacia atrás y hacia adelante.

Para el ejercicio de caminar contra la pared debe pararse frente a un muro y estirarse lo más que pueda. Coloque las manos en la pared, asegurándose que está bien parada. Camine con las manos en la pared hacia arriba y hacia abajo, repita este ejercicio diez veces.

Para hacer el ventilador ponga las manos de manera horizontal, delante de su cuerpo. Suba los brazos por encima de la cabeza en la medida de lo posible y bájelos a la cintura.

La mantis religiosa debe realizarse con las manos sobre los hombros o al nivel de los hombros. Mueva los codos hacía adelante, arriba, abajo y luego hacía el interior. Cada movimiento debe repetirse diez ocasiones.

Además de hacer estos ejercicios de manera regular, debe darse un masaje en la piel de la mama, la pared torácica y los tejidos circundantes.

EL CUELLO

La rigidez del cuello, es común después de las terapias contra el cáncer, pues a lo largo de éstas, las pacientes deben mantener el cuello firme, lo que puede causar rigidez.

El primer ejercicio para el cuello, debe realizarse de pie y tan erguido como le sea posible, estire los brazos lo más que pueda, como si quisiera alcanzar el techo, manténgase así por tres o cuatro segundos, después lleve sus brazos a la posición horizontal y empuje los codos hacia atrás. Al mismo tiempo lleve la barbilla hacia el pecho.

Otro ejercicio se realiza de pie y mirando al frente, gire su cara y cuello tratando de ver el techo estirándose lo más posible, sostenga esta posición por cuatro segundos y luego mire hacia abajo, repítalo tres veces.

DESPUÉS DE CIRUGÍA ABDOMINAL

En las cirugías abdominales es necesario cortar a través de los músculos del abdomen, debilitándolos y aumentando el riesgo de hernias. El tipo de ejercicios que puede hacer durante las primeras semanas posteriores a la operación debe ser indicado por su médico, sin embargo, estos consejos pueden ser útiles.

El objetivo del ejercicio después de la cirugía es aumentar el tono muscular y evitar las hernias. Dos reglas importantes cuando se realizan son “no aplique mucha tensión y respire correctamente.

Entre los ejercicios que pueden practicar está el balanceo pélvico, que consiste en acostarse de espaldas en el piso sobre una toalla o alfombra, relájese con las rodillas dobladas y respire profundamente, retenga el aliento y luego empuje la parte inferior de la espalda contra el piso, apretando los músculos del estomago al mismo tiempo.

Cada vez que los músculos se estrechan, exhale lentamente de cinco a diez segundos, éste debe repetirse de cinco a diez veces.

Otra de las actividades se realiza recostada en el piso, con los brazos al lado del cuerpo, apriete los músculos del abdomen, doble las rodillas, gírelas hacia un lado y regrese a la posición inicial lentamente, y hágalo de nuevo para el lado contrario.

10/GCJ/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content