Inicio Ejercicios de Tao Yin, el inicio

Ejercicios de Tao Yin, el inicio

Por Carolina Velázquez*

En Tao Yin, ejercicios para el rejuvenecimiento, la salud y la longevidad (Sirio, 2001), el maestro de origen tailandés Mantak Chia, creador del Sistema Tao Curativo, hace una serie de recomendaciones antes de llevar a cabo los ejercicios, la clave –subraya– está en prestar atención y ser consciente.

Antes de iniciar los ejercicios es recomendable tomar en cuenta:

1.- Toma plena conciencia de cada uno de los movimientos.

2.- Recuerda sonreír al Tan Tien y relajarte.

3.- Vacía la mente.

4.- Desplaza tu centro de atención al Tan Tien para que tu segundo cerebro también sienta y aprenda las nuevas pautas.

4.- Respira con el Tan Tien: el abdomen se dilata y se contrae.

5.- Tras realizar un ejercicio varias veces, toma nota en forma mental de tus sensaciones.

6.- Realiza los movimientos desde el Tan Tien y la parte posterior en la región lumbar, no desde la cabeza.

7.- Durante el tiempo de descanso, visualiza al inspirar el aire una luz revitalizante (luz revitalizante dorada) y expulsa la energía enferma, cansada y estancada (como una nube grisácea). Sonríe.

Cada sesión dura 60 minutos aproximadamente. Es importante elegir un momento del día libre de interrupciones. Haz tu práctica de preferencia al iniciar el día o por la noche, una o dos horas antes de cenar. Si elijes otra hora debes esperar al menos una hora después de haber ingerido alimentos. Usa ropa cómoda y holgada, sin zapatos ni calcetines.

En el libro, Chia propone cinco grupos de posturas y movimientos, con diez ejercicios cada uno. Recomienda aprenderlos en el orden presentado y alerta respecto a que la fase de aprendizaje es larga. Todos se realizan en el piso, con la espalda sobre el piso y boca arriba las primeras series, una parte boca abajo y en flor de loto las últimas.

El trabajo inicia con la respiración, centrada en el Tan Tien, ya que “es el puente que conecta el cuerpo con la mente y la mente con el espíritu”, explica Chia, y ayuda a que los estiramientos sean más profundos.

1.- En el piso, boca arriba, con las piernas y cuerpo extendidos, brazos a los lados y ojos abiertos, evoca la sensación de una sonrisa, abandona toda tensión en la frente y mandíbulas y experimenta la suavidad de tu rostro.

2.- Dirige esta sonrisa relajada hacia el corazón y evoca sentimientos de amor, gozo y felicidad. Vacía la mente y el corazón hacia el Tan Tien (la parte del abdomen debajo del ombligo).

3.- Mantén la sensación de esa sonrisa en el Tan Tien y sigue con tu observación para asegurarte de que la atención se posa relajada y sonriente en esa región, esto te ayudará a coordinar la respiración y la ejecución correcta de los ejercicios.

En esta columna sólo retomamos la parte de la “respiración con todo el cuerpo”, fase inicial del Tao Yin, ya que para realizar todo el proceso es necesario tener el libro, ver las ilustraciones o contar con una o un guía que apoye la práctica.

Antes de realizar los estiramientos debes tener la seguridad plena de que tu respiración ha llegado a todo el cuerpo. Relajarte te permitirá liberar toxinas que de otra manera se quedarán atrapadas en músculos y articulaciones.

henavv@yahoo.com.mx

* Periodista mexicana, narradora oral, facilitadora de grupos, terapeuta con Enfoque Centrado en la Persona y Gestalt, instructora asociada de Tao Curativo (www.taocurativomexico.com)

08/CV/VRI/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más