Inicio El 20D, no votes machismo

El 20D, no votes machismo

Por Laura Gómez*
carteleselectorales20d01pikaramagazine

El 20 de diciembre saldremos a votar y son unas elecciones tremendamente importantes: estos últimos años hemos luchado más que nunca por la igualdad y el reconocimiento de la mujer en todos los ámbitos de la vida, hemos organizado la I Marcha Estatal contra las violencias machistas, hemos estado pendientes de las acciones de los partidos en materia de género, y ese domingo tenemos que plasmarlo en la urna. Es nuestro deber como ciudadanos apoyar programas inclusivos que tengan en cuenta a la mitad de la población, y tenemos que saber muy bien a quién estamos dándole nuestro apoyo. En estas Generales, no votes machismo.
 
Hay algo que todos los partidos incluyen, casi como papagayos: planes por la igualdad de la mujer en las fuerzas armadas y en los cuerpos de seguridad del Estado, protocolos de intervención para la mujer con discapacidad, programas de visibilización de la mujer en la comunidad científica, aumento de la participación de mujeres en el ámbito del deporte, la sensibilización sobre la imagen de las mujeres mayores y la protección de las mujeres rurales. 
 
LO QUE PROPONE EL PP
 
El Partido Popular centra sus medidas en materia de igualdad en políticas de apoyo a la maternidad y promoción de la natalidad. No podía ser de otra forma. Hablan de “derecho a la vida” y “compromiso con la vida”, y proponen un plan de apoyo para aquellas mujeres que quieran ser madres y se encuentren “en situación de especial dificultad”. Proponen “más atención específica a las mujeres durante su embarazo y en el cuidado de los hijos menores” y hablan de conciliación, pero no detallan su propuesta en términos de bajas de maternidad y paternidad o tratamiento del peso desigual de la mujer en el terreno doméstico.
 
Los derechos sexuales y reproductivos no se abordan: conocemos de sobra su visión (o imposición). Cuando llega la violencia de género, los mismos que no apoyaron una marcha estatal contra las violencias machistas y recortaron en prevención se muestran indignados: “Una sola víctima por violencia de género es demasiado”. Hablan de un gran acuerdo social, de reforzar la prevención mediante “campañas innovadoras de sensibilización que usen nuevas técnicas virales” y de actuar desde las edades más tempranas “a través de acciones de formación y sensibilización que fomenten el uso responsable de la tecnología”.
 
Da pánico darse cuenta de que los que gobiernan no saben qué hacer con la violencia estructural. Lo más cerca que estaremos de una propuesta real del PP en esta materia son las vergonzosas claves que ofreció Soraya Sáenz de Santamaría en el debate del 7D:
“No aceptar que os miren el móvil. No aceptar que vuestro novio os obligue a estar localizadas”.
 
 Sus vías de actuación con respecto a los complejos problemas específicos de las mujeres se resumen en cuatro páginas de programa, de puntillas. Ni rastro de cuotas, sanciones por la no-contratación de mujeres o su posición ante las custodias de los menores en una situación de violencia de género.
 
LO QUE PROPONE EL PSOE
 
El Partido Socialista Obrero Español ha llevado a las mujeres por bandera en toda la precampaña, y en el 7D dedicó algunos segundos a utilizarlas para colgarse una medalla: nosotros llevamos más mujeres cabezas de lista. En su programa hay un hueco para la mujer en la mayoría de puntos decisivos e incluyen un epígrafe destinado a “reformas para los derechos y la participación política de las mujeres”, pero no hay un apartado destinado a igualdad de género como total.
 
Garantizan “un Plan Integral de promoción de la salud sexual que garantice los derechos sexuales”, hablan de “derecho a decidir sobre su maternidad de las mujeres de 16 y 17 años” y de acciones específicas para mujeres que ejercen la prostitución.
 
En cuanto a la prostitución y trata de seres humanos con fines de explotación sexual, aparecen políticas encaminadas a la abolición de la prostitución y sanciones a la demanda y compra de prostitución.
 
Hablan de cuotas (mínima de un 40 por ciento de presencia de mujeres en los consejos de administración de las empresas) e incluyen “eliminar la preferencia del varón sobre la mujer en la sucesión de la Corona”. En igualdad de condiciones laborales: corresponsabilidad en la asunción de las responsabilidades familiares, aumentar el permiso de paternidad (obligatorio e intransferible) y hacerlo coincidir en duración con el permiso de maternidad, prestación no contributiva por maternidad en el ámbito de la Seguridad Social.
 
Llama la atención un epígrafe que trata la igualdad de género en el ámbito cultural: igualdad efectiva en la gestión y la promoción cultural, programa de ayudas a creadoras, promover la programación de exposiciones que pongan en valor la obra de mujeres, un archivo que documente su obra y la recuperación del patrimonio artístico de las artistas españolas y acercar su obra al público.
 
Algunas reformas para los derechos y la participación política de las mujeres: modificar la Ley de Régimen Electoral para garantizar la paridad, incluir la perspectiva de género en los Presupuestos Generales del Estado, incluir sanciones por incumplimiento dentro de la Ley de Igualdad, recuperar el Instituto de la Mujer.
 
En violencia de género: publicar la lista de maltratadores con sentencia firme, atención integral a las mujeres que han retirado una denuncia, suspensión de derechos de visita y custodia a maltratadores condenados, rechazo de la custodia compartida impuesta. Proponen reponer las partidas presupuestarias, crear un fondo de apoyo a los ayuntamientos para reforzar la red de servicios públicos y poner en marcha el Acompañamiento Judicial Personalizado para las víctimas.
 
LO QUE PROPONE CIUDADANOS
 
En conciliación familiar: un Pacto Nacional por la Racionalización de Horarios y la Conciliación Laboral e igualar la baja por paternidad a la de maternidad. Fomentar la visibilidad de role models femeninos (modelos de roles femeninos), promover la igualdad en empresas y administraciones públicas “creando una cultura de transparencia en el proceso de selección”. Recuerdo que Ciudadanos está en contra de las cuotas “porque es un instrumento que no premia la meritocracia y va en contra de la igualdad”, y este tufillo a “¿Y no hay Día del Hombre?” se desprende por todo el programa.
 
Apoyan la custodia compartida como “la modalidad más deseable”, y cuando toca hablar de violencia de género la mezclan con la violencia intrafamiliar. “Consideramos que la violencia de género y la violencia intrafamiliar son experiencias traumáticas tanto para las mujeres, como para los hombres, los niños e incluso los mayores”. La fiesta sigue: “La sociedad española no debe permitir ninguna violencia. Si bien la violencia de género afecta tanto a hombres como mujeres, el mayor porcentaje corresponde a la violencia ejercida por hombres. No podemos permitir, aunque sean muchas menos, las muertes de hombres a manos de sus parejas”.
 
En menos de tres líneas han obviado el sistema patriarcal y han ignorado la existencia de una violencia específica que se ha cobrado más de 50 víctimas este año y que todos tenemos que tener muy clara y presente. Como contaban en eldiario.es, dos de las piezas clave del argumentario neomachista.
 
En su anterior versión del programa incluso existía una medida contra las denuncias falsas dentro de la violencia de género. No la incluyen en la versión definitiva.
 
Por si no fuera suficiente locura, en este mismo epígrafe se incluyen medidas contra los desórdenes alimentarios: “instaremos al cierre de páginas web que promuevan la anorexia, la bulimia u otros trastornos”. Por qué no.
 
Y las propuestas: protocolo de actuación para los testigos de violencia de género, agilizando trámites administrativos para las víctimas, programa de atención y “tratamiento a familias víctimas de violencia y malos tratos a menores”. Quieren, además, “acabar con la asimetría penal por cuestión de sexo”. Esto es: proponen acabar con las leyes específicas sobre violencia de género.
 
Hablan de apoyo a la lucha contra el tráfico de seres humanos y “revisión de los indicadores de evaluación para medir mejor la dimensión real del problema”.
 
Una única mención a la interrupción voluntaria del embarazo: “Podrá ser ejercida en la sanidad pública y garantizada por la Administración sanitaria”, pero no sabemos si habría o no excepciones, ni qué pasaría con las menores.
 
LO QUE PROPONE PODEMOS
 
En la lucha contra la brecha salarial anuncian medidas de apoyo a la participación de las mujeres en los consejos de administración e implementación de la perspectiva de género en las instituciones, así como las listas cremallera que obligan a la alternancia hombre-mujer. Sorprende, eso sí, la ausencia de las cuotas.
 
Frente a las violencias machistas: asegurar la independencia de las mujeres, modificar la Ley de Violencia de Género para que se conciba a las mujeres como sujetos activos y no como víctimas, incluir todas las formas de violencia machista (Convenio de Estambul), planes de intervención psicosocial para hombres condenados por violencia machista, campañas de prevención en adolescentes, sensibilización e implicación de la sociedad y particularmente de los hombres, una alternativa habitacional para las víctimas, un plan de empleo para mujeres mayores de 45 años y para mujeres en riesgo de exclusión social.
 
La trata de personas: reforzar la protección, eliminar la responsabilidad penal de las víctimas, mecanismos de atención integral con enfoque integrador y derecho al asilo.
 
Conciliación de la vida laboral y familiar: adecuación de los horarios laborales de los cuidadores, flexibilización horaria, teletrabajo, permisos para el cuidado, aumento del permiso de paternidad (intransferible) hasta igualarlo con el de maternidad.
 
Derecho a la maternidad: información y acceso a los distintos métodos anticonceptivos, dispensación de la anticoncepción de urgencia en los centros de atención primaria y servicios de urgencia, cobertura de la interrupción voluntaria del embarazo para todas las mujeres (incluidas las menores de edad). Quieren “potenciar la libertad de decisión sobre los tratamientos médicos del embarazo y el parto, y reforzar las prácticas que promuevan el protagonismo y la capacidad de decisión”.
 
Al igual que el PSOE, proponen un plan de igualdad en la cultura: presencia de mujeres en la gestión y prácticas culturales, impulsar actividades culturales centradas en la participación e iniciativa de mujeres migrantes, gitanas y con diversidad funcional, fomentar la creación cultural por parte de mujeres artistas, contribuir a una representación igualitaria y no sexista de hombres y mujeres en los medios de comunicación.
 
Incluyen, también, el apoyo de la elección de una mujer como próxima secretaria general de la ONU.
 
LO QUE PROPONE UNIDAD POPULAR
 
Cabe mencionar que el programa de Unidad Popular es el único que menciona el feminismo como herramienta para conseguir la igualdad.
 
Justicia con visión de género: introducir en la legislación penal el delito de apología de la violencia machista, dictar las órdenes de alejamiento y protección contra los asesinos y maltratadores cuando se presente la denuncia, penalizar toda violencia contra la mujer (física, psicológica, económica, social, cultural, obstétrica).
 
Mujer y empleo: corresponsabilidad de los cuidados, incentivar la incorporación y la carrera profesional de las mujeres en los sectores económicos en los que están sub-representadas, permisos intransferibles de igual duración, flexibilización de jornada.
 
Mujer y salud: evitar la discriminación de las mujeres en los servicios sanitarios, creación de unidades específicas de violencia machista, formación de los profesionales de la salud en violencia machista, investigación científica diferenciada por sexos para acabar con la medicalización de la mujer especialmente en salud mental, interrupción voluntaria del embarazo en centros públicos, derechos sexuales y reproductivos en el sistema de salud.
 
Le dedican un apartado especial a la igualdad de género, donde incluyen y desarrollan todo lo mencionado anteriormente: políticas institucionales de paridad, leyes para la igualdad en el trabajo, educación por la igualdad con perspectiva de género desde edades tempranas, derechos sexuales y reproductivos como derechos constitucionales y erradicación de la violencia machista en todos los ámbitos.
 
CONCLUSIONES
 
Bajo mi punto de vista, Unidad Popular presenta el programa más completo y valiente en materia de igualdad.
 
El PSOE salva los muebles, pero resulta vago y su propuesta no es nada rupturista. Un ejemplo muy clarificador: ni siquiera cuenta con un apartado de igualdad, sino que las cuestiones específicas de la mujer están dispersas a lo largo del programa.
 
En el caso de Podemos, más arriesgados en su programa, resulta un poco difícil juzgar su posición ante la igualdad: por escrito es estupenda, pero en su propio partido no alcanzan la paridad en la representación femenina (61.54 por ciento de hombres). También resulta llamativo que no hayan hecho ninguna mención a las cuotas de género tras tanta brasa, pero se aprecia un gran esfuerzo a la hora de tender puentes para las libertades y los derechos de la mujer.
 
El PP no está ni se le espera, y la propuesta de Ciudadanos está tremendamente orgullosa de ser machista y paleta.
Ahora que lo sabes todo, ya puedes elegir.
 
* Directora general de Igualdad de la Diputación Foral de Gipuzkoa. Este artículo fue retomado del portal Pikara Magazine
 
 
15/LG/GGQ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content