Inicio El aborto y los aztecas

El aborto y los aztecas

Por Hilda Soria

El aborto en México ha sido un acto prohibido y reprimido durante muchas décadas. De hecho en la época de los azteca era claramente conocido pero también era castigado con la muerte de la mujer.

En el continente americano la civilización de los aztecas tenía conocimientos del aborto provocado, para el cual existían hierbas que lo ocasionaban, así como especialistas que lo efectuaban.

Un ejemplo de esto era la Diosa Temazcalteci quien era adorada por algunos como “la que daba hierbas para abortar”, pues sabían que era una hechicera que con bebedizos, muy fácilmente interrumpía los embarazos.

Sin embargo, el hecho de que el aborto fuese practicado, no implicaba que careciera de castigo a nivel legal, ya que la mujer embarazada que tomaba algo para interrumpir el embarazo y la hechicera que le daba el bebedizo, eran asesinadas.

En este sentido, las mujeres que deseaban interrumpir sus embarazos tenían que hacerlo a escondidas, situación que no ha cambiado pues en la actualidad muchas mujeres abortan en la clandestinidad porque éste no es legal, únicamente hay siete excepciones en el que si es permitido.

Lo único que si ha cambiado totalmente es el castigo terrible al que eran sometidas, pues antes eran asesinadas y ahora el supuesto castigo es la cárcel.

El aborto en esa época era castigado porque para los aztecas el embarazo representaba un acontecimiento muy importante porque el número de hijos que una mujer tuviera, determinaba la posibilidad de que el Estado y su aparato militar continuara llevando a cabo constantes aventuras guerreras.

De esta forma se les daban muchos consejos a la pareja para prevenir cualquier alteración que afectara el embarazo. Uno de tantos era dirigido a los futuros padres y que se refería a la necesidad de realizar el acto sexual con la menor frecuencia posible para evitar que el recién nacido viniera al mundo con algún tipo de malformación.

Sin embargo, con la idea de ofrecer mayores posibilidades de sobrevivencia a sus hijos, los aztecas determinaban que transcurrieran alrededor de tres o cuatro años entre el nacimiento de un niño y el siguiente.

Para esto recomendaban la abstinencia sexual practicada durante ciertos periodos rituales, así como una educación que inculcaba con insistencia el control y la moderación sexual, el uso de algunas prácticas anticonceptivas a base de hierbas o brebajes y posiblemente en este caso la práctica del aborto.

De esta forma como el embarazo de una mujer era fundamental para esa sociedad, la esterilidad de una mujer era uno de los hechos más temidos por las mujeres, y este problema era atribuido como una debilidad o una carencia estrictamente femenina, pues para esa sociedad los hombres eran necesariamente fecundos.

2005/HS/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content