Inicio El arte de hacer cine en la India y triunfar siendo mujer

El arte de hacer cine en la India y triunfar siendo mujer

Por la Redacción

La Boda, la película india que actualmente recorre las carteleras de cine de varios países asiáticos, es la número ocho de la extensa filmografía de Mira Nair, cineasta de reconocida trayectoria internacional. La cinta fue premiada con el León de Oro en el Festival de Venecia 2001. Mira también fue la directora de Salaam Bombay.

Quienes conocen de cerca a Mira Nair destacan su gran agudeza para abordar historias y personajes, con quienes se compromete totalmente. “Sólo puedo filmar temas que me conmueven profundamente y que me hagan vibrar”, dice. Así ocurrió con Salaam Bombay, que en 1988 le significó una temprana consagración internacional.

El proceso de gestación de esa película, que obtuvo 23 premios internacionales, entre ellos, la Cámara de Oro y el Premio del Público del Festival de Cannes en 1989, rompió con las normas y los estilos de trabajo habituales de Hollywood.

Su preparación y abordaje llevó a Mira y a su amiga, la escritora y guionista Sooni Taraporevala, a organizar un taller con 30 niños de la calle durante tres meses. Todos ellos participaron en la película que tiene pocos actores profesionales. El móvil de este trabajo era el deseo de la cineasta de describir “la realidad de los niños sin infancia, niños que sobreviven en la calle, con resignación, humor y dignidad”.

UN LARGO PROCESO

Salaam Bombay también figuró en la lista de finalistas para el Oscar a la mejor película extranjera. Al enterarse de esta nominación, Nair dijo sentirse orgullosa “sobre todo por nuestros niños y por la India, porque era la primera nominación que teníamos desde 1957, el año en que nací”.

Los frutos de esta película fueron más allá del puro éxito cinematográfico y económico. Los salarios de los noveles actores fueron depositados en una cuenta de ahorros, así como parte de los ingresos de taquilla. El siguiente paso fue la creación del Salaam Balak Trust, una asociación sin fines de lucro que ofrece servicios de salud, de y formación profesional a niños y niñas de la calle.

Mira Nair pertenece a una familia de clase media india. Nacida en 1957 en la ciudad de Bhubaneshwar, al este de la India, estudió psicología en la Universidad de Delhi, pero sus inclinaciones se dirigían al teatro. Luego de una etapa de actriz amateur con un grupo que hacía teatro callejero, gracias a una beca, viajó a Estados Unidos a los 18 años para estudiar Arte Dramático. Pronto la rutina de los cursos de teatro de la Universidad de Harvard terminaron por desilusionarla.

“Era demasiado convencional, demasiado rígido, comparado con lo que había hecho en la India”, dijo refiriéndose al sistema de estudios teatrales de Harvard. Se dio cuenta que estaba más interesada en llevar el control de la situación, es decir “yo quería tomar las riendas, narrar una historia, controlar la luz, la acción, la imagen…”. Fue como una revelación.

De esta época datan sus primeros documentales, en especial Jama Masjid Street Journal que fue su tesis de estudiante. Presenta la mirada inquisitiva de una mujer india, educada en occidente, a la forma de vida de una comunidad musulmana. Este enfoque no es casual. La mayoría de sus películas retratan mujeres fuertes que cuestionan los valores y leyes de la sociedad india.

DESAFIANDO LA CENSURA

Como ocurre con Kama Sutra, filmada en 1997. Esta versión del clásico de la literatura india fue objeto de censura y controversia. Era la primera vez que una mujer se atrevía a llevar al cine un tema como ese. Hay que recordar que la India tiene la mayor industria cinematográfica del mundo, ya que realiza cientos de películas al año, escasamente vistas en occidente. El 90 por ciento de los temas tratados en estas cintas comerciales aluden al sexo de una manera frívola o abiertamente sexista.

Según Nair, “en la India, las películas comerciales están siempre plagadas de alusiones sexuales y de canciones subidas de tono, sobre ‘lo que hay debajo del corpiño’. En realidad, la sexualidad del cine indio siempre se presenta asociándola con el estupro y la violencia”.

Durante dos largos años, Mira Nair se enfrentó a los tribunales de su país para lograr que se levantará la censura sobre Kama Sutra. Fue una época difícil, por primera vez sintió en carne propia lo que significaba para una mujer estar expuesta a la clase de comentarios malévolos y ataques despiadados que suscitó su película. “Después de haberme visto envuelta en todo tipo de batallas jurídicas con la comisión de censura y el gobierno indio, me di cuenta de que los ataques eran más virulentos debido a que era mujer”.

Sin embargo no está arrepentida de haberse expuesto de esta forma al filmar Kama Sutra. Advierte que quiso “hacer una película sobre las mujeres fuertes que no temen celebrar su sexualidad y que han encontrado el arte y la manera de amar plenamente”.

La boda del monzón

Un retrato entre irónico, punzante y lleno de colorido, es La boda, penúltima realización de la cineasta india que nos llega con retraso. Es la película más hindú de todas las que ha hecho. Nair dice que de esta forma quiso reivindicar la historia, la música y las costumbres de su país.

Nuevamente se pone de manifiesto su intencionalidad de mostrar las tensiones entre dos realidades opuestas, oriente y occidente, pero sobre todo entre el mundo tradicional de la antigua India y la modernidad imparable, simbolizada en las nuevas generaciones. Un retrato interesante de los conflictos familiares y del lugar que ocupan las mujeres en la India.

Como cineasta independiente, Mira Nair debe sortear dificultades financieras y presiones ideológicas. Actualmente vive en Estados Unidos en compañía de su marido, el politólogo Mahmood Mandani y de su hijo Zohran. El año pasado produjo Histerical Blindness (Ceguera histérica), donde reunió a un elenco de actrices de la talla de Uma Thurman, Juliette Lewis y Gena Rowland.

2003/MH/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más