Inicio El asunto del agua no sólo es abrir una llave: Mazahuas

El asunto del agua no sólo es abrir una llave: Mazahuas

Por Román González

Somos muchísimas zapatistas que luchamos por la defensa del agua, “aquí nos mantendremos en la planta potabilizadora Berros del Sistema Cutzamala, hasta ver cumplidas nuestras demandas”.

Con sus vestidos, compuestos de falda de manta blanca que remata con bordados de motivos florales y que sobre la falda usan otra de satín, de colores fuertes como el amarillo, rosa mexicano, morado, las mujeres indígenas mazahuas constituyeron el Ejército de Mujeres Zapatistas.

Son 25 mujeres las que constituyen la dirección, todo lo hacen colectivamente, ninguna es más que la otra, todas son “comandantas”, todas opinan y deciden sobre las acciones para defender sus ríos, que antes daban quelites, peces, acociles y ahora ya no hay nada, nuestros cultivos fueron afectados. “Por eso, como ve estamos en pie de lucha”.

El área donde se asienta el pueblo Mazahua abarca 13 municipios, nueve tienen un alto grado de marginación, entre ellos, Villa de Allende, Villa Victoria, Donato Guerra, Almoloya de Juárez, San Felipe del Progreso y Temascalcingo.

Para Iris Crisóstomo de 18 años de edad, la decisión de conformar el Ejército fue porque vimos que “a nuestros hombres no les hicieron caso y decidimos levantarnos en armas. Porque nosotras somos las que salimos a lavar y a acarrear el agua”.

Recordó que luego de nueve meses de espera y no tener ninguna respuesta por parte de las autoridades, decidieron organizarse “luchamos como Emiliano Zapata, por nuestras tierras, pero sobre todo por nuestra dignidad”.

Las mujeres indígenas mazahuas, afirmó, le exigimos al titular de la Comisión Nacional del Agua (CNA), Cristóbal Jaimes que si no está bien informado del asunto que mejor cierre la boca, porque es falso que nuestra propuesta de Plan Integral de Desarrollo, apenas lo hayamos integrando. Es un punto que desde el inicio ya habíamos incluido.

ENCUENTRO

El interés por hablar con la mayoría de las Comandantas, no pudo ser posible. De hecho, una de ellas, Rosario Crisóstomo de 28 años de edad, dice “no sabría decirle cuando van a estar todas ellas, porque no tenemos hora de llegar”.

Explica que las demandas de las mujeres y hombres mazahuas son: pago de daños, devolución de tierras, dotación de agua y para toda la región un Plan Integral de Desarrollo.

Por la traición, reiteró igual que su hermana Iris, que les hicieron a sus hombres, decidieron levantarse en armas, pues desde un principio los apoyaron, pero como vimos que les estaban tomando el pelo, tomamos las armas haber si así el gobierno nos hace caso.

Enojada señaló que nada más los estaban llevando a mesas de trabajo, no había diálogo y siempre así los traían. “Nosotras nos dimos cuenta que esto no iba a llegar nada y decidimos participar”.

Resaltó la capacidad de organización de las mujeres, pues “unas que estamos aquí luchando, otras están con nuestros niños, unas más con las comidas para llevarles a los hombres, y otras están en las comitivas en Toluca o en la ciudad de México”.

En tanto, Griselda Estrada 22 años, explica que las acciones emprendidas fueron siempre en busca del diálogo para que se comprendieran los problemas que genera el sistema Cutzamala, y que existe una mala política hidráulica, pues solo saca el agua de las comunidades sin importar la pobreza que genera, que se lleva el agua a muchos kilómetros.

Dio a conocer que realizaron acciones pacíficas caminando, cargando árboles vivos y secos para que entendiera la sociedad que el asunto del agua no es sólo abrir una llave, y entendiera que hay gente a la que se le violan sus derechos, para que ellos tengan agua.

Consideró que luego de todas esas acciones no violentas que la sociedad seguramente “no recuerda” y luego de 350 días es que decidimos levantarnos en armas y eso permitió que el titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Alberto Cárdenas Jiménez, llegara hasta aquí.

Y hoy, comprometemos nuestra palabra para que la planta opere normalmente, “pero para impedir que nos engañen, seguirá el campamento y una pequeña comisión”.

Hoy, devolvemos la voz a nuestros compañeros y para ello, los autorizamos a que estén en las mesas de trabajo que hoy se iniciaron.

Las Comandantas mazahuas decidieron organizarse e implementar las acciones por la defensa de sus tierras. “Somos las que estamos al frente, somos 25 mujeres que conformamos la coordinación del Ejército Zapatista de Mujeres”, dicen.

Todas por igual, ni una es más que las otras, aquí están mujeres de San Isidro, Berros, El Jacal, Soledad, El Salitre, Mesas de San Martín, San Felipe-Santiago, San Cayetano, San Isidro, Cerro del Salitre, San Simón y otras comunidades.

2004/RGL/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content