Inicio » El Berlín de Frida, a 100 años de su nacimiento

El Berlín de Frida, a 100 años de su nacimiento

Por Esther Andradi

El centenario del nacimiento de la artista Frida Kahlo ha significado una serie de homenajes alrededor del mundo. Con la exposición 100 años realizada en mayo pasado, Alemania rindió tributo a la pintora.

Esta es la excusa para recorrer junto con las y los lectores los paisajes del Berlín de Frida.

I

Por el Landwehr Kanal, ese camino de agua construido a través de algunos distritos de la ciudad a mediados del siglo XIX, fluye el alma de Berlín. A sus bordes y en el barrio de Kreuzberg, ha florecido un mercado que tiene lugar todos los viernes, famoso por la variedad de frutas y verduras, el colorido de su público y los pregones de los vendedores; voces en turco y árabe se mezclan con rumano y ruso con la misma intensidad que alemán, mientras los patos dibujan simetrías en el agua.

Este mercado típico convoca a las ciento veinte nacionalidades de la ciudad cosmopolita. Aquí también llegan los turistas para asombrarse frente a la profusión de antipastos italianos, griegos, turcos y españoles, sandías partidas y bayas en todas las gamas del rojo, aguacates verde musgo, quesos, orquídeas y bugambilias.

Sedas capturadas en pañuelos, bordados de Ucrania o tejidos persas se confabulan para bien venir al paseante cuyas pupilas se agrandan como monedas de un euro. En este mercado se apareció la Frida esa mañana de julio; la pintora nacida en México cien años antes estaba ahora frente al puesto de venta de flores.

El actor Gianni Casalnuovo, italiano treintañero, la empujaba en su silla de ruedas manteniéndose en un discretísimo segundo plano. El actor peruano Edmundo Torres –de Puno para más datos y berlinés desde hace más de veinte años– había convocado a Frida Kahlo desde la cabeza a los pies, con la máscara que él mismo ideó, su huipil color guinda, su atuendo de tehuana y sus manos florecidas de anillos.

Hello Frida, how are you, dijo alguien, y entonces las miradas voltearon hacia esa imagen mil veces citada desde su irrupción en el Festival Horizontes de 1982 en Berlín, cuando la pintura de Frida hizo pie en Alemania. Y Frida compró una rosa.

II

En 1919, cuando Frida recién ingresaba a la pubertad, la luchadora Rosa Luxemburgo era asesinada en Berlín. Rosa Luxemburgo, filósofa de la rebelión, artista de la teoría, escritora desde la cárcel, y cuyo pensamiento encarna aún hoy libertad y socialismo, había nacido con un defecto en la pierna que la discapacitó físicamente para toda su vida. Rengueaba. Una barra de fierro, mitad sumergida en el agua, mitad erguida en el aire escribe el monumento a la Rosa en el parque de Tiergarten y a orillas del Landwehr Kanal, unos kilómetros al oeste del mercado. Aquí arrojaron su cuerpo torturado y debió ahogarse si aún no estaba muerta. Y aquí llegó Frida para ofrendarle su rosa y bailarle un son jarocho, “La lloroncita”, antes de partir al cine Babylon donde la esperaba el festejo mayor.

III

El Babylon, uno de los cines más antiguos de Berlín, fue construido por Hans Poeltzig en 1929, el año en que Frida se casaba con Diego. Desde entonces fue el cine de la comunidad judía de Berlín, y durante las épocas del nazismo, refugio de la resistencia. En el foyer una placa recuerda a Rudolf Lunau, el operador que fundó aquí una célula del Partido Comunista.

Como quiere la tradición, los mariachis de la Compañía Internacional El Dorado, de Víctor Ibáñez, conjunto fundado en 1994 con músicos de Ucrania, Alemania, Israel y México, desgranaban un corrido. Y Frida, que es México y mundo, se puso de pie y bailó, su cuello esbelto y su tocado de cintas, siempreviva. Los cineastas Thomas Böltken y Christian Stolwerk documentaron la performance. Y el Babylon brindó la legendaria Frida, naturaleza viva de Paul Leduc al medio millar que colmó la sala.

Ya desde fines de mayo, la Haus am Kleistpark, una casona de 1880 y que fuera sede del Jardín Botánico Real, había inaugurado la exposición “100 años”, concebida por las artistas Gisela Weimann y Renate Reichert, y apoyada por la Embajada de México, el Instituto Cervantes y el Instituto Iberoamericano de Berlín: fotos de Wilhelm Kahlo, de Antonio y Cristina Kahlo, fotos de Gisele Freund, y entre otros, la colección de objetos de Renate Reichert, quien recreó “las dos Fridas” bajo el título Frida mi vida. Una verdadera fiesta de renacimiento.
07/EA/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: