Inicio El buen juez

El buen juez

Acompañamos solidariamente al equipo de CIMAC en su demanda de justicia efectiva y al ya basta de impunidad.

La migración ha sido tema y cultura en nuestro país. De esta conocida triada de México como expulsor, receptor y tránsito migratorio, todavía hace una década, el mayor interés mediático y de estudio se centraba en los flujos migratorios de nuestros paisanos hacia Estados Unidos.

En los últimos años, las miradas se han afinado, la llamada de atención sobre las mujeres y las niñas, niños y adolescentes en los fenómenos migratorios son un ejemplo. Sin embargo, en el último año la agenda más robusta lo constituye nuestra frontera sur, ésa que nos determina como receptores, pero especialmente como un país de tránsito.

A través de 56 puntos de nuestra frontera con Belice y Guatemala, según el secretario de Gobernación, se sucede un estimado de dos millones de cruces al año.

En ese vía crucis, subidos en “La Bestia”, caminando sin agua ni comida, extorsionados por la “autorida”, y agredidos por el crimen organizado y no organizado, hay niñas, niños y adolescentes, quienes además enfrentan una alta vulnerabilidad hacia la trata de personas.

En esos cruces hay miles de niñas, niños y adolescentes que comparten con muchos adultos un destino macabro. Según el Informe Especial sobre Secuestro de Migrantes en México (CNDH), en el periodo de abril a septiembre de 2010 se documentaron 214 eventos con 11 mil 333 víctimas.

“Eran como 10 secuestradores con AK-47, andaban en esas camionetas que son grandes, se llevaron como a cuatro niños”, señala el Testimonio 7 de dicho reporte.

La mayoría de las víctimas de secuestro tienen el destino de esos migrantes encontrados en Tamaulipas. Ninguno de los medios de comunicación señaló que en ellos había siete personas menores de edad. Las víctimas fueron visibilizadas gracias a la “Iniciativa 72 migrantes”, desarrollada por periodistas a nivel nacional para darles identidad y no dejarlas en la fosa común.

Víctimas de trata, de explotación sexual comercial infantil y de explotación laboral como las miles de niñas y adolescentes incorporadas al trabajo del hogar en Chiapas.

Víctimas de agresiones sexuales por los propios compañeros de viajes, como el reciente caso de V, la niña salvadoreña violada reiteradamente por dos adultos en su trayecto hacia Estados Unidos.

La infancia y adolescentes muchas veces re-victimadas por funcionarios mexicanos, en este caso negándole su derecho a ver a su abuela, intentando repatriarle, y dejando libre a los dos agresores.

El pasado 24 de mayo se promulgó la Ley de Migración, en ella se contempla a los migrantes menores de edad, estableciendo responsabilidades al DIF, regulando las estadías, entre otros.

Tenemos un protocolo de atención interinstitucional para la niñez migrante no acompañada y un cuerpo de Oficiales de Protección a la Infancia. Nos falta más capacitación y mayor supervisión. Nos falta volver a la Ley recién aprobada y a su reglamento, para romper la aún persistente vinculación del fenómeno migratorio al tema de seguridad nacional. Nos falta acabar con la corrupción ligada a la migración.

Y es que todos los días amanecemos con noticias que evidencian una violación sistemática de Derechos Humanos de los migrantes. ¿Cómo podemos reclamar un trato digno para nuestros paisanos?

El buen juez por su casa empieza y en ese orden el Estado mexicano tiene la obligación de proteger y velar por los derechos de los miles de niñas, niños y adolescentes centro y sudamericanos que transitan por el territorio nacional.

*Directora de Ririki Intervención Social. Experta en infancia, adolescencia y sus derechos.

11/NR/RMB/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content