Inicio El cáncer de mama ¿un tema rosa?

El cáncer de mama ¿un tema rosa?

Por Miriam Ruiz*

Este mes de octubre muchos edificios alrededor del mundo y en México se iluminarán para hacer conciencia sobre el impacto del cáncer de mama, junto con decenas de acciones variadas, y sin embargo, el cáncer de mama no tiene nada de “rosita”.

En México el cáncer de mama es ya la primera causa de muerte –por cualquier enfermedad– en mujeres de 30 a 54 años de edad, de acuerdo con la estadística oficial y a partir del 2006 los números de mexicanas fallecidas por esta neoplasia rebasó al cáncer Cérvico Uterino.

Los riesgos de contraer cáncer de mama se han asociado a la edad de la primera menstruación, al número de hijos, a la lactancia, la dieta, al ejercicio y más recientemente a la genética. Aún así, no se ha determinado un detonante específico y hoy, se puede hablar de dos factores contundentes e inevitables: ser mujer e ir envejeciendo.

Para infortunio de las mexicanas, en la actualidad el cáncer de mama llega sin dolores ni avisos previos, principalmente en las ciudades, sin mirar condiciones educativas, ni socioeconómicas.

La diferencia está en la posibilidad de recibir una detección temprana y un tratamiento oportuno. Allí termina el azar y se revelan las inequidades, como lo recalca Felicia Knaul, sobreviviente y nueva directora de la Iniciativa de Equidad Global de la Universidad de Harvard, en su nuevo libro Tómatelo a Pecho, nombre de la campaña que lanza contra esta enfermedad.

En el mundo, las que tienen acceso a la información, a los mastógrafos, tienen mejores posibilidades de vivir, gracias a la detección temprana. En México, algunos estados tienen un mastógrafo público o ninguno, y escasas opciones de atención.

Una investigación reciente de las participantes de la Iniciativa Global Komen en el Estado de México encontró que las mujeres con cáncer de mama y sin seguridad social tendrán que desplazarse hasta la ciudad de México para recibir atención en el Instituto Nacional de Cancerología o en el Hospital General.

Y aunque el Fondo de Gastos Catastróficos cubre el tratamiento completo contra el cáncer de mama para cualquier mexicana, casi nadie sabe que se puede acceder al mismo sin tener Seguro Popular, por lo que la oportunidad de un tratamiento oportuno se puede perder en el teléfono descompuesto del sistema de salud.

El Reporte Rosa, presentado la semana pasada por la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud) y 16 organizaciones, da una serie de recomendaciones para cambiar el panorama actual. Entre ellas, la urgencia de mayor inversión pública federal y estatal para detectar y tratar oportunamente este mal.

Sirve iluminar los monumentos de rosa, sirve poner todos los lazos de este dulce color que estén a la mano y todas las campañas existentes. Servirán más cuando se aumenten los recursos etiquetados contra esta enfermedad y también la información para acceder a la detección temprana y prevenir algunas de las 12 muertes diarias por esta causa.

Las feministas no podemos pensar que es un tema “rosita”.

Es una oportunidad para impactar las políticas públicas alrededor del país, para favorecer la educación y la salud integral de las mujeres y, finalmente, darle la vuelta a la estadística, como se logró al poner la atención en el cáncer Cérvico Uterino.

*Periodista y directora de la Iniciativa Global Susan Komen en México

09/MR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content