Inicio El concepto de justicia y el caso ABC

El concepto de justicia y el caso ABC

Por Silvia Núñez Esquer*
guarderiaabc08cesarmartinezlopez

Con independencia de los conceptos jurídico, religioso, cultural o incluso personal que haya desarrollado cada pueblo, en cada etapa de la historia de la humanidad existen otros que han desarrollado los organismos defensores de Derechos Humanos (DH), eje que hoy día debe atravesar todos los asuntos en los que alguien fue víctima del Estado o de alguien más, por acción u omisión.
 
El pasado 21 de junio una nueva Comisión de la Cámara de Diputados visitó Hermosillo, Sonora, para dialogar con madres y padres afectados por el incendio de la Guardería ABC, ocurrido el 5 de junio de 2009 en la capital sonorense, donde murieron 49 niñas y niños y más de 70 resultaron lesionados y afectados de por vida en su salud.
 
El llamado “Grupo de trabajo para dar seguimiento a las investigaciones de la Guardería ABC del estado de Sonora” está conformado por 12 legisladoras y legisladores federales, de los que sólo acudieron cuatro diputadas a la reunión en Hermosillo.
 
No todas las familias tuvieron conocimiento de la reunión, por lo que fueron los mismos padres y madres los que hicieron extensiva la invitación a quienes no fueron convocados en tiempo y forma.
 
La cantidad de asistentes, así como la cobertura de la prensa, habla de que el caso está vigente, vivo, más indignante que nunca. Son cinco años los que han pasado y por segunda vez una comisión legislativa toma el caso para dar seguimiento al proceso jurídico y otras acciones relacionadas.
 
Estos padres y madres ya conocen la mecánica. En 2010 también se impulsó una comisión especial para dar seguimiento al caso ABC.
 
Son varias las reuniones que realizaron con las y los afectados, pero al final de cuentas no se avanzó sustancialmente, pues el principal promotor, el diputado Emilio Serrano Jiménez,  entonces presidente de la Comisión Especial para analizar los esquemas de terciarización de servicios en el sector público, utilizó el tema para acumular capital político y a la larga cambiarse de partido para obtener una mejor posición.
 
Solamente las madres de las y los niños afectados en sus vías respiratorias por exposición al humo tóxico tuvieron cierta solución a sus demandas, pues ellas habían luchado para que esos pequeños fueran reconocidos como afectados por el incendio de la ABC.
 
Finalmente lograron el reconocimiento del IMSS, que los denominó  “niños expuestos”. Resultado de las gestiones  de la comisión, las madres obtuvieron una pensión para dedicarse a atender a las y los niños, cuyas secuelas por el humo inhalado los hacen presentar crisis recurrentes.
 
Después fue el acercamiento con senadores para iniciar el proceso de propuestas, por parte del Movimiento 5 de Junio, para la Ley de Estancias Infantiles.
 
En Hermosillo se reunieron con Emma Lucía Larios Gaxiola y Guillermo Tamborrel Suárez, quienes presentaron una iniciativa que no satisfacía a madres y padres, por lo que no fue consensuada.
 
Así que ésta, la tercera comisión legislativa que se ocupa del caso ABC en cinco años, no fue recibida con la misma esperanza que la primera, sino con cierto escepticismo, aunque no por ello dejaron de atender sus propuestas.
 
JUSTICIA QUE NO LLEGA
 
En las reuniones con autoridades siempre sale a colación el concepto de justicia. Esto es, porque como ciudadanía nadie nos enseña qué es exactamente obtener justicia por un agravio o violación a nuestros derechos, dice Patricia Duarte Franco, mamá de Andrés Alonso García Duarte, fallecido en la Guardería ABC.
 
Es punzante, incisiva, y reiterativa cuando pregunta al funcionario o funcionaria: “¿Qué es justicia para usted?”. Al propio Felipe Calderón se lo gritó en su cara, quien sólo atinó a quedarse callado con gesto de interrogación.
 
Para ella, justicia es cárcel para todas y todos los responsables de la muerte de su hijo, y lo que ella denomina el “ABC nunca más”, es decir que no vuelva a suceder otra tragedia como la de 2009.
 
A ella no le interesa saber cómo inició el incendio: el resultado fue el mismo y los culpables de las muertes de las y los 49 niños deben pagar por lo que hicieron o lo que dejaron de hacer.
 
Pero hay otras mujeres, como Cecilia Pérez, madre de Montzerrath Granados Pérez, niña fallecida en el siniestro, a quien le preocupa saber qué le pasó a su hija ese 5 de junio.
 
Esta madre siempre alude al tema de la investigación para saber exactamente lo que sucedió, pues eso llevará a conocer qué fue lo que vivió su hija. Pero siempre remata: “Y cárcel para todos los culpables”.
 
Hay otros padres y madres que en su estrategia jurídica también incluyen la reparación del daño. Y aunque no es lo único que demandan, a otras familias afectadas eso les lastima, les duele, les da rabia que alguien piense en traducir la vida de sus hijas e hijos en dinero, sin considerar todo lo que significa “reparar el daño” ante una tragedia de esta magnitud.
 
Cada una de ellas y ellos establece su propio concepto de justicia. Y los elementos que incluyen son también algunos de los que conforman lo que sería la justicia integral que describe Amnistía Internacional, y que escuché en alguna ocasión en una conferencia.
 
Desde entonces, me quedó muy entronizado que para que alguien pueda decir que obtuvo justicia tienen que haber ocurrido cuatro cosas:
 
1. Investigación completa, expedita y suficiente (derecho a la verdad).
2. Sanción a todas las personas responsables (cárcel, multas, inhabilitaciones, etcétera).
3. Reparación del daño (pago de todos los gastos profesionales y de cualquier otro tipo derivados del agravio, pensiones, indemnizaciones, disculpa pública).
4. Garantía de no repetición (hacer los cambios necesarios estructurales, legislativos y de cualquier tipo, para que no vuelva a suceder).
 
Es el mejor concepto que he escuchado o leído y sin que las madres y padres de la ABC lo digan, como todas las y los agraviados en sus DH de este país, es el que persiguen, sólo que algunos priorizan uno más que otro, o sólo les interesan dos de ellos.
 
Lo cierto es que tienen derecho a los cuatro, por eso están luchando y el Estado mexicano se los debe. Justicia integral, así se llama, y se la merecen.
 
*Periodista sonorense, editora del sitio mujersonora.com, corresponsal de Cimacnoticias en Sonora, e integrante de la Red Nacional de Periodistas con Visión de Género.
 
14/SNE/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más