Inicio El Desafío Feminista

El Desafío Feminista

Por Sara Lovera López

Los acontecimientos lamentables que rodean al cambio gubernamental plantean nuevos y profundos desafíos a la política feminista mexicana.

Hasta hace poco, los grupos de interés, organizaciones de la sociedad civil, encontraron eco y espacio para plantear lo que honestamente consideran su misión social. El movimiento feminista de los años 70, se fue reduciendo a media centena de grupos “especializados”, que han avanzado en conocimiento y propuestas.

Sin embargo, para el tamaño y hondura del reto planteado por la violencia institucional y política, hoy tendrían que cuestionar su actitud y estrategia.

Desde 1975, en forma zigzagueante los grupos organizados de mujeres, establecieron una política gradualista. Fueron armando agendas y propuestas, alianzas coyunturales y en más de una ocasión se aprestaron, como se dice, a “arrastrar el lápiz” en la formulación de programas, leyes y aún, de políticas públicas.

Diagnosticaron, hicieron prácticas sociales, arribaron a conclusiones muy interesantes, participaron en la discusión de la Reforma del Estado y en la legislación que hoy enmarca su tarea en la sociedad.

No obstante fueron relegando la organización amplia, el acercamiento a las mujeres diversas y no pudieron, a pesar de importantísimos esfuerzos, establecer los canales y los compromisos con los partidos políticos para acceder individual o colectivamente a la toma de decisiones.

En los partidos políticos no existe hoy una política feminista. Como no existe en ningún gobierno federal o local, sostenido por la conciencia de las mujeres. Las incursiones culturales, muy potentes en los años 70, fueron languideciendo lentamente.

La especialización o así llamada especialización en “temas de mujeres”, fueron cerrando círculos que impidieron, en muchos casos, esa capacidad necesaria de insertar el panorama nacional.

El reto hoy es ¿Cómo subsistir? en una sociedad y en gobiernos cada vez más derechizados, contrarios a la transformación profunda de la sociedad para acceder a eso que llamamos una democracia genérica.

Los espacios de reflexión colectiva también fueron sustituidos, una y otra vez por acciones colectivas de coyuntura o claramente pragmáticas.

No estoy diciendo que no haya nada. Hay y mucho, pero disperso, inconexo, sin análisis e incidencia política, sin profundidad, sin proyecto amplio, aunque éste fuera desarrollado por partes.

Lo que hay, desde luego, es una cultura feminista, extendida en todas las universidades, en grupos seleccionados de mujeres trabajadoras y entre las trabajadoras de la comunicación, entre muchas mujeres profesionales y artistas. Una amplia corriente informativa de la condición social de las mujeres.

Pero no hay voluntad política entre los gobernantes, lo que aunado a la debilidad feminista, cuyo camino se hace sin timón, hace que los avances sean lentísimos, y frecuentemente, lo que es peor, a retrocesos lamentables.

Quizá el desafío es repensar y analizar. Recuperar, no digo los métodos de hace 35 años, o las expectativas masivas. Sino a recuperar la hondura y el compromiso, más allá de las aulas, más allá de las “especializaciones” o los espejismos de avances inexistentes.

La profundización de la derecha, podría dejarnos sin aliento y sin perspectivas, si no pensamos en estos desafíos, si las feministas, las que seamos o nos sintamos como tales, no hacemos lo que en mis tiempos se llamaba autocrítica y compromiso sin horarios, sin temores económicos, sin miedo y con convicción.

06/SL/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content