Inicio ¿El ejercicio ayuda a disminuir el riesgo de contraer cáncer?

¿El ejercicio ayuda a disminuir el riesgo de contraer cáncer?

Las personas que regularmente hacen ejercicio tienen un menor riesgo de desarrollar cáncer, se indica en el libro “Cáncer y estilo de vida”, publicado en México por el Instituto Nacional de Cancerología (INCan) en 2009, la base de esta afirmación son los resultados de varios estudios realizados en distintos países de América, Europa y Oceanía.

“A pesar de las limitaciones para distinguir el beneficio que aporta el ejercicio de entre otros factores de estilo de vida, ahora hay pruebas convincentes de que el deporte mejora la recuperación física y función psicológica de pacientes con cáncer, reduce el riesgo de recurrencia y, posiblemente, mejora la supervivencia”, se concluye en el texto.

En Reino Unido se ha demostrado que las muertes por cáncer en personas sedentarias representan el 20 por ciento en mujeres y el 14 por ciento en hombres y en Estados Unidos, de acuerdo con los resultados encontrados en el Centro de Control de Cáncer de la Universidad de Harvard, al menos el 15 por ciento de los cánceres de colon se podrían haber evitado haciendo 30 minutos de ejercicio diario.

Un estudio realizado a 526 pacientes, mujeres y hombres, con cáncer de colon y recto en Melbourne, Australia, entre 1990 y 1994 y con un seguimiento de cinco años, mostró –después de considerar los distintos factores de riesgo independientes del deporte– que era mayor el número de pacientes vivos que hacía ejercicio de manera regular (71 por ciento) que el grupo de quienes no lo hacía (57 por ciento).

Al respecto, el doctor inglés Robert Thomas y las doctoras mexicanas Laura Suchil y Emma Verástegui, autor y autoras del libro del INCan, señalan que estos datos sugieren que aumentar la actividad física puede modificar el riesgo de desarrollar cáncer y es uno de los principales factores que influyen en su control.

Es el caso también de México, aseguran, donde la vida sedentaria y el sobrepeso son un problema de salud y las complicaciones de enfermedades asociadas con el sobrepeso (diabetes, corazón, accidentes vasculares y cáncer) son la primera causa de muerte en adultos.

Para el autor y las autoras de “Cáncer y estilo de vida” hay cinco mecanismos subyacetes que son aceptados para explicar cómo podría el ejercicio combatir el cáncer: disminuye grasa corporal (obesidad) y el tiempo de tránsito intestinal; el papel de las prostaglandinas (substancias involucradas en la curación del cuerpo) y el sistema inmune; la modificación de una proteína llamada factor de crecimiento tipo insulina (FCI-1), y los niveles de grasa en la sangre.

Por último, hay otros beneficios de practicar algún ejercicio o deporte de manera regular después de un diagnóstico de cáncer, señalan.

Se ha demostrado que aumenta el grado de autonomía, tanto de pacientes como de cuidadoras o cuidadores (que también pueden participar en la actividad) y, además, crea una sensación de bienestar, mejora el ánimo, disminuye la ansiedad y el riesgo de depresión y mejora la integración social y la autoestima.

Acerca de qué hacer de más y qué hacer de menos para disminuir los riesgos de contraer cáncer, recomendados como consejo y orientación en “Cáncer y estilo de vida”, hablaremos en la próxima entrega.
[email protected]

* Periodista mexicana, narradora oral, facilitadora de grupos, terapeuta con Enfoque Centrado en la Persona y Gestalt e instructora asociada del Sistema Tao Curativo.

10/CV/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content