Inicio » El ejercicio de los derechos reproductivos y servicios de salud

El ejercicio de los derechos reproductivos y servicios de salud

Por Gladis Torres

Los buenos servicios de salud reproductiva y el ejercicio de los derechos reproductivos de las mujeres, contribuyen a que cada recién nacido sea deseado y tenga una mejor calidad de vida, indica el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

En el texto “El estado de la población mundial 2005”, el UNFPA informa que la pobreza y la discriminación por motivos de género exacerban los problemas de salud reproductiva.

Las bases de una buena salud reproductiva quedan establecidas muy temprano en la vida de las mujeres, un ejemplo de ellos es el retraso en el crecimiento de las niñas insuficientemente alimentadas –desnutridas-, ya que aumenta los riesgos de que más adelante en sus vidas, padezcan una obstrucción en el parto.

Entre el 50 y 70 por ciento de las mujeres embrazadas en países en desarrollo padece anemia, la cual puede causar hemorragia posparto, las madres mal nutridas y sus hijos son vulnerables a la muerte prematura y la discapacidad crónica abunda el texto.

De igual manera enfatiza que la discriminación por motivos de género, que afecta la educación, la atención de la salud y la falta de control sobre los recursos económicos y las decisiones reproductivas, son factores que agravan aún más los riesgos del embarazo.

El organismo internacional informa que las más altas tasas de mortalidad derivadas de la maternidad, suelen estar asociadas con la desigualdad entre mujeres y hombres.

La muerte materna y la de menores de un año se encuentran estrechamente vinculadas entre si, “cuando una mujer muere en el parto, su hijo recién nacido suele morir también”.

Ya que un recién nacido que ha perdido a su madre tiene probabilidades entre tres y diez veces superiores de morir, que otro cuya madre ha sobrevivido.

Además de ser propensos a quedarse sin educación y sin atenciones de salud, ya que las madres suelen ser las encargadas primordiales de sus hijos, y en gran parte de los casos contribuyen al sostén del hogar, son el sostén principal o el único sostén de la familia.

En México el riesgo de muerte materna es 12 veces mayor que en Canadá y se estima que alrededor de mil 400 mujeres indígenas mueren cada año por esa causa, según el estudio “Doscientas trece voces contra la muerte. Mortalidad materna en zonas indígenas”, de la investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana, Gisela Espinosa Damián.

Dicho estudio señala que las mujeres que fallecen por causas asociadas a la maternidad tienen entre 20 y 34 años de edad y forman el 61 por ciento del total de las mujeres que fallecen por esta causa.

En México, por cada 100 mil partos registrados al año mueren 51 mujeres, mientras que el número de fallecimientos en esta misma circunstancia en Canadá es de sólo cuatro.
06/GT/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: