Inicio » El embarazo sin atención, enfermedad de la pobreza en la sierra

El embarazo sin atención, enfermedad de la pobreza en la sierra

Por la Redacción

Mientras el gobierno federal y los gobiernos estatales se culpan mutuamente por la falta de servicios para prevenir la mortalidad materna, hace tres días falleció Berenice Neria León, de 17 años de edad, en la depauperada zona de la Montaña en Guerrero.

Berenice murió por hemorragia, la primera causa de muerte materna en el mundo, luego de una cesárea que le practicaron en el Hospital del Niño y La Madre de Tlapa que fue inaugurado por el presidente Vicente Fox el pasado 19 de octubre del 2005, con el fin de revertir el alto índice de muerte materna-infantil en la zona, informó El Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan.

En la región persiste el abandono hacia las mujeres indígenas, denunció la organización “a pesar de los anuncios con bombo y platillo” de los gobiernos estatal y federal por la inauguración del polémico Hospital del Niño y La Madre de Tlapa, misma que tuvo que ser aplazada en varias ocasiones.

A pesar de que se ha subsanado la falta de personal médico y el equipo especializado para la atención de casos graves de mujeres en estado de gravidez, la muerte de Berenice nos deja entrever que sigue habiendo fallas en el funcionamiento de este hospital, lamentaron los activistas de la organización en comunicado.

“No hay un intento de coordinación interinstitucional para apoyar estos casos especiales, ni siquiera prevalece un interés genuino para dar una respuesta inmediata a las familias que sufren este drama de las enfermedades de la pobreza,” entre ellas el embarazo sin atención.

En la Montaña de Guerrero se agudizan los riesgos para la vida de las embarazadas que en 2005 motivaron en un municipio guerrerense, San Luis Acatlán, un encuentro de autoridades federales, estatales y comunales donde se comprometieron a hacer de la sobrevivencia de las mujeres un asunto de alta prioridad.

Guerrero no solamente ha tenido por varios años el primer lugar en defunciones maternas del país sino que también tiene el último lugar nacional en relación con la inversión estatal en salud, 1.01 por ciento frente a la media de 17.27 del resto de las entidades, según datos oficiales recogidos en la investigación Muerte Materna y Presupuesto Público del Centro de Análisis e Investigación Fundar.

De igual manera tiene el último sitio nacional en el porcentaje de partos atendidos en unidades médicas –47.16 por ciento frente a 71.83 por ciento nacional – y el último en el número de especialistas ya que por cada 10 mil habitantes no hay ni dos médicos, mientras que en promedio México tiene 3.6 médicos por cada 10 mil personas.

Guerrero es un estado que reiteradamente se critica porque no “arranca” el programa Arranque Parejo por la Vida (APV) lo que se refleja no sólo en el número de decesos sino en la falta de disponibilidad de atención médica obstétrica.

Son continuas las denuncias de pobladores y ONG sobre la falta de los indispensables antibióticos intravenosos, los medicamentos anticonvulsivos o los analgésicos.

Mientras que en el centro del país los gobiernos hablan de las Metas del Milenio, que obligan a reducir la muerte materna en un 50 por ciento antes del año 2015, la familia de Berenice ruega por su descanso eterno.

06/MR/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: