Inicio El Estado y Fox cómplices de desapariciones: Rosario Ibarra

El Estado y Fox cómplices de desapariciones: Rosario Ibarra

Por la Redacción

La reciente muerte de Alicia Vargas García, madre de una activista asesinada en 1980 y otro desaparecido en 1978 en México, es una nueva afrenta de un Estado cómplice de la más terrible de las acciones terroristas: la detención y desaparición, aseguró hoy Rosario Ibarra de Piedra, presidenta del Comité Eureka, defensor de presos políticos.

Lichita, como era conocida entre amigos, familiares y madres de desaparecidos del Comité Eureka, falleció el pasado 28 de octubre y era madre de Rosalina Hernández Vargas, emboscada y asesinada el 23 de abril de 1980, y de Eduardo Hernández Vargas, detenido-desaparecido el 28 de abril de 1978 por la Brigada Blanca, al mando de Miguel Nassar Haro, informó el comité en un comunicado.

Lichita murió sin poder volver a ver a su hijo, sin poder volver a abrazarlo y besarlo. Murió viendo cómo la simulación sigue reinando en los actos de gobierno, afirma Ibarra de Piedra, madre del Jesús Piedra Ibarra desaparecido en 1975 y único caso retomado por la suprema Corte de Justicia de la Nación por el delito de desaparición forzada.

“Para nosotras su muerte es una nueva afrenta de un Estado, hoy encabezado por Vicente Fox, que sigue actuando como cómplice de la más terrible de las acciones terroristas, la detención-desaparición”, afima Ibarra de Piedra en el documento.

Desde luego nuestra tristeza es infinita, pero eso en lugar de debilitarnos nos da más fuerza para seguir luchando por lograr la presentación con vida de nuestros hijos, hermanos, compañeros, padres y madres. Eso fue el motivo de vida de Lichita, en eso empeñó 25 años de su existencia, continúa la presidenta del comité Eureka.

Nosotras y muchos de los que la conocieron nos quedamos con su tristeza tan alegre, con su don de gentes, con su sonrisa, con su firmeza, con su bondad y con su fiereza. Hoy somos más pobres porque ella no está. Hoy somos más ricas porque nos deja su ejemplo.

Cuando se cumplieron 20 años de la detención-desaparición de su hijo, Lichita escribió lo siguiente:

“20 años nos han hecho derramar lágrimas en todo momento, los recuerdos no se olvidan. 20 años, hijo mío, que no olvido. 20 años que tu recuerdo se hace más grande en mi corazón. 20 años que veo tu ropa y me pregunto, ¿tendrá con qué cubrirse? 20 años en que sigo esperándote. 20 años que tú y tus compañeros lucharon por querer una vida mejor para todos. 20 años y después de muerta te buscaré”, recuerda el comunicado.

Sí, Eduardo, tu madre te seguirá buscando después de muerta, en nuestras acciones y luchas. Te lo prometemos a ti y a tu madre, concluye Rosario Ibarra de Piedra.

2003/LLH/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más