Inicio El feminicidio de Alí Dessiré Cuevas podría quedar impune

El feminicidio de Alí Dessiré Cuevas podría quedar impune

Por Gladis Torres Ruiz

Alí tenía 24 años cuando su ex novio, haciendo uso de violencia feminicida, la asesinó. Hoy corre el riesgo de ser víctima nuevamente, ahora de la impunidad

El 20 de septiembre, se cumple un año de que Alí Dessiré Cuevas, estudiante de letras clásicas en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), fue asesinada de 26 puñaladas por su ex novio Oswaldo Aristóteles Morgan Colón, quien se encuentra en el Reclusorio Norte, acusado de homicidio calificado con saña (crueldad) y alteración voluntaria (presencia de drogas en la sangre).

De acuerdo con la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (Ley General), vigente en nuestro país desde febrero de 2007, Alí fue víctima de violencia feminicida entendida como:

“La forma extrema de violencia contra las mujeres producto de la violación de sus derechos humanos en los ámbitos público y privado, conformada por el conjunto de conductas misóginas que pueden conllevar impunidad social y del Estado que puede culminar en homicidio y otras formas de muerte violenta de mujeres”.

El homicida confeso de Alí Cuevas, aseguró estar “sumamente arrepentido” de haber matado a la joven. Al ampliar su declaración, dijo: “Si no hubiéramos discutido, si no me hubiera atacado, esta circunstancia tan grave no hubiera ocurrido”.

Morgan Colón permanece, hasta el día de hoy, como procesado por la causa penal número 285/09 del juzgado 39 del Distrito Federal del reclusorio Norte, con las agravantes de saña y alteración voluntaria.

El proceso en su contra continúa y se espera que a finales de este mes, el juez de la causa, Francisco Salazar Silva, dicte sentencia toda vez que el 17 de agosto se realizó la “audiencia de vista” en el Juzgado 39 de lo Penal en el Reclusorio Norte, por lo que a partir de ese día cuenta con 30 días hábiles para dictarla.

En opinión de la abogada especializada en feminicidio, Karla Michel Salas Ramírez, la pena para este tipo de asesinato oscila entre 40 y 50 años de prisión, por los agravantes de saña y alteración voluntaria.

FEMINICIDIO

Marcela Lagarde, ex diputada feminista y una de las principales impulsoras de la Ley General, señaló “para que se dé el feminicidio concurren de manera criminal, el silencio, la omisión, la negligencia y la colusión de autoridades encargadas de prevenir y erradicar estos crímenes. Hay feminicidio cuando el Estado no da garantías a las mujeres y no crea condiciones de seguridad para sus vidas”.

En el caso de Alí, Erick Monterrosas, su hermano, dijo a Cimacnoticias que la familia teme que el asesinato quede impune o la sentencia contra el agresor sea corta debido a los “contactos” de su hermano, Humberto Morgan Colón, ex diputado de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, durante la legislatura anterior.

Monterrosas indicó que de acuerdo con el expediente, al que tuvo acceso al inicio de las investigaciones, las fotografías de la ficha de Oswaldo Morgan no correspondían a su persona, lo que lo hacía suponer que quien se encontraba en el reclusorio era otra persona y no el agresor de su hermana.

Posteriormente, de acuerdo con la Colectiva “Alí somos todas”, conformada por amigas y amigos de la joven, dicha irregularidad fue corregida gracias a la presión de familiares, amistades y organizaciones de la sociedad civil.

Según esta colectiva, entre otras irregularidades se encuentran las notificaciones, pues el juzgado donde se encuentra la causa ha sido omiso en notificar a Erick Monterrosas sobre la fecha de las audiencias.

DF, SIN CIFRAS DE FEMINICIDIO

De acuerdo con el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, en el Distrito Federal este fenómeno es “inexistente”, toda vez que no hay cifras claras y estadísticas que permitan conocer la magnitud del problema, a lo que se suma el nulo seguimiento de los casos.

Alí vivía en el DF. Estaba realizando su tesis de licenciatura; era poetisa y mantuvo una relación sentimental, a lo largo de año y medio con Oswaldo Aristóteles Morgan Colón, la cual terminó aproximadamente, dos semanas antes de su asesinato.

Según el expediente número 285/09, el 19 de septiembre, Oswaldo le organizó a Alí una fiesta en su casa, ubicada en la calle de Ayuntamiento, para celebrar su cumpleaños 24.

A la mañana siguiente, Oswaldo, con cuchillo en mano le dijo a su amigo Alejandro Rueda Rangel -testigo principal en el caso- “que había asesinado a Alí”, luego “trató de suicidarse intentando cortarse las venas”; estuvo internado bajo custodia en la Cruz Roja de Polanco y el 25 de septiembre le dictaron auto de formal prisión en el Ministerio Público encargado del caso.

Las amigas de Alí abrieron un Colectivo llamado “Alí somos todas, el amor no mata”, cuyo objetivo es visibilizar la violencia contra las mujeres y que el feminicidio existe y va en aumento.

Han sido apoyadas por OSC, y feministas junto con las que se han llevado acciones de homenaje, sensibilización y exigencia de justicia en la UNAM, la Universidad de Panamá y en otras instancias.

Hoy Alí cumpliría 25 años, por lo que se realizarán varias actividades para recordarla, en Ayuntamiento 162.

10/GTR/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más