Inicio El Fuerte Rojo

El Fuerte Rojo

Por Juana Eugenia Olvera*

Temprano estábamos más que listas para recorrer Agra y sus alrededores, conocer la historia de ese lugar, la impecable traza de la ciudad y los maravillosos palacios que aún se mantienen en pie, impecables después de 500 años de vida y servicio.

Muy cercano al Taj, se yergue un edificio grandioso, de color rojo, de donde recibe su nombre: el Fuerte Rojo, del que me impresioné al ver en su frontispicio la swástica parecida a la empleada por Hitler, sólo que sus aspas giran en sentido contrario, es decir en la forma positiva.

El creador de este fuerte fue el fundador de la dinastía Mogol ya que deseaba tener un jardín al estilo de sus ancestros persas y eligió la ubicación a un lado del río Yamuna, uno de los ríos sagrados de la India; en su lado opuesto se eleva el símbolo de la ciudad: el Taj Mahal.

Akbar construyó las murallas, y en el interior Jehangir llenó de patios, jardines y palacios color de rosa. Posteriormente el creador del Taj añadió en su material favorito el mármol blanco, mezquitas, pabellones y palacios incrustados de gemas preciosas.

Como a media hora de camino de Agra se encuentra Fatehpur Sikri, lo que queda de ella, y que fue fundada por el emperador arriba mencionado, quien la vivió por cerca de 20 años y posteriormente, debido a la falta de agua, fue abandonada, regresando la capital de la India a Delhi.

A un lado del palacio de Fatehpur se encuentra un mausoleo para el jeque Salim Chistie, quien vaticinó a Akbar que tendría tres hijos varones. Es una construcción en mármol blanco y es visitada por grandes multitudes, ya que se reconoce al jeque como un gran santo.

En 1573, tras la conquista de Gujarat, Akbar le puso el prefijo de Fatehpur que significa Ciudad de la Victoria.

Se cuenta que este gran emperador trató de crear una religión única, por lo que tomó cuatro esposas de diferentes religiones. No alcanzó este objetivo, pero se cree que sentó las bases de la tolerancia y respeto a otras creencias, que aún hoy en día prevalece en la India y que tanta falta hace en todo el planeta.

Al día siguiente, empachadas de tanta belleza, decidimos irnos a Brindavan, la ciudad donde nació Krishna y se encuentra un grandioso templo construido con las donaciones de sus seguidores en todo el mundo.

Fuimos al jardín en donde la leyenda cuenta que se la pasaba encantando a las pastoras. Se considera un espacio sagrado, y para visitarlo se tiene uno que descalzar. Lo que por única vez no pudimos hacer, dado que el lugar está lleno de monos y la suciedad se pasea por todo el espacio.

No hay gran vegetación, sino pequeños matorrales y uno que otro árbol. En el que los guías dicen que se subía Krishna, todavía existe y pude subir a él y en verdad que da unas imágenes diferentes de ese espacio.

Quisimos conocer el templo construido por donaciones de todo el mundo, pero estaba cerrado, no así la celda en donde estuvieron presos los padres de Krishna, misma en la que nació el avatar.

“Krishna nació en una prisión, hecho que enseña que Dios tiene que encarnar y presentarse en la oscura y angosta casa-prisión de nuestros corazones, para que podamos obtener la luz y ganar la libertad”.

“Krishna está en el huerto y en el campo de batalla, soplando la caracola o tocando su cautivadora flauta, manejando el látigo y las ruedas, la fuerza invisible detrás de cada pensamiento, palabra y acción del hombre en todas partes, en todo momento”.

Ahora como entonces, la enseñanza y el mensaje son los mismos: “Conócete a ti mismo, es la única forma de conocerme a mí. Lo divino está dentro de cada individuo, pero llegar a comprenderlo depende de los esfuerzos de cada uno. Pongan toda su confianza en Dios, lleven a cabo sus deberes, ayuden a quienes lo necesitan y santifiquen su vida. Canten el nombre del Señor y hagan servicio social con el espíritu libre de egoísmo y con devoción a Dios”.

Todo esto sigue siendo el precepto de los grandes sabios y no sé si les suene parecido a un evento ocurrido hace dos mil años, que ninguno hemos podido poner en acción.

* Narradora oral, astróloga y terapeuta.

11/JEO/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content