Inicio El gran avance contra la violencia, es denunciarla

El gran avance contra la violencia, es denunciarla

Por Carlota Garrido

La posición de la mujer en la sociedad ha cambiando mucho en los últimos 50 años y con ello la violencia formal y legal pero no la real. Un ejemplo es la violencia de género que se sigue registrando aquí, donde 59 mujeres han sido asesinadas en lo que va del año, afirmó la directora general de la Mujer de la Comunidad de Madrid, Patricia Flores.

En ocasión del Día contra la Violencia de Género, dijo que una de las mayores lacras de la sociedad actual, desgraciadamente presente en la vida diaria de muchas personas es el maltrato.

El 17 de diciembre de 1999, a través de la resolución 54/134, la Asamblea General de la ONU declaró el 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y se lanzó una invitación a los gobiernos, las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales a que organizaran actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto al problema de la violencia contra la mujer.

La fecha fue elegida para conmemorar el brutal asesinato en 1961 de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas de la República Dominicana, por orden del gobernante dominicano Rafael Trujillo (1930-1961).

Asunción Miura, directora gerente de Igualdad de Oportunidades del Ayuntamiento de Madrid, llamó a la sociedad del mundo a reflexionar sobre la terrible situación porque se les niega el derecho a la vida “por el hecho de ser mujer”.

En cuanto a la evolución de los últimos años, Flores opina que “hemos avanzado estos últimos años respecto a la violencia de género. Hace 10 años formaba parte de lo privado, los trapos sucios se lavaban en casa. Por eso, llevarlo a la esfera de lo público ha sido un gran avance.

Sin embargo, todavía hay que seguir luchando por la igualdad entre hombres y mujeres, porque es la base, cambiar tantos siglos de desigualdad es difícil.

Miura, cuya labor desde el ayuntamiento de Madrid, se enfoca en este aspecto cree que “no tendremos una sociedad sin violencia hasta que exista una cultura de igualdad. Para ello, hay que seguir trabajando en varias lineas: prevención, educación y transmisión de valores”.

UNA DE CADA TRES

Pero los datos hablan y desde Amnistía Internacional se recuerda que una de cada tres mujeres en el planeta ha sufrido abusos en algún momento de su vida a manos de agentes del Estado, miembros de su propia familia o conocidos y que la violencia en la familia es la primera causa de muerte y de minusvalía para muchas mujeres, por encima del cáncer y los accidentes de tráfico.

Además, el 70 por ciento de las mujeres asesinadas en el mundo lo son a manos de sus parejas o ex parejas.

En España, el primer trimestre de 2004 se interpusieron 47.592 denuncias por actos violentos en el ámbito familiar (el 90 por ciento corresponden a víctimas mujeres), un 24% más que el semestre anterior.

En ese mismo periodo se solicitaran 17.017 órdenes de protección, de las que se aprobaron judicialmente el 78%, y que desembocaran en la adopción de 8.104 medidas civiles y 27.430 medidas penales, según datos de el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género.

La aprobación, por unanimidad, en el Congreso de los Diputados el pasado 7 de octubre del Proyecto de Ley Orgánica Integral contra la Violencia de Género que, desde hace años, las asociaciones de mujeres y las víctimas venían reclamando, abre un camino hacia la esperanza, junto con las anteriores reformas legislativas, tales como las órdenes de protección.

“La Ley Integral tiene como objetivo el reconocimiento legal de este problema pero, sin embargo, aporta pocas novedades porque lo que incorpora es lo que vienen haciendo las Comunidades Autónomas”, opina Flores sobre el anteproyecto.

María Naredo, responsable del área de mujer de Amnistía Internacional es más crítica y puntualiza que la Ley “es parcial en cuanto al ámbito de la violencia a la que se refiere. No habla de la violencia como la define Naciones Unidas, solo se refiere a la violencia de pareja”.

Naredo remarca además que “de las 59 mujeres que han muerto en 2004, 17 de ellas habían puesto una o más denuncias y 6 han fallecido con medidas de protección acordadas”, explica. “El Estado debe reconocer su responsabilidad para poder paliar en el futuro estas situaciones y así reparar a las familias de las mujeres asesinadas que quedan en una situación de grandísima desprotección economica, emocional y moral”.

No todas las mujeres se enfrentan igual al mismo problema, colectivos más vulnerables como las inmigrantes sin documentación, población rural o de etnia gitana permanecen sumergidos.

Denunció que a muchas extranjeras se les veta determinados recursos por ser indocumentadas, Por cuanto al papel de los medios de comunicación, Miura opinó que deberían replantearse cómo dar esta información.

“No creo que sea muy positivo dar siempre noticias negativas sobre las mujeres. Si la mujer no constata que las instituciones están haciendo esfuerzos, no se avanzará en este sentido”, concluye.

2004/CG/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content