Inicio El impulso a comités Provida, arma de jerarquía católica

El impulso a comités Provida, arma de jerarquía católica

Por Román González

Férreo opositor al aborto, el Vaticano emprendió una “cruzada” para “salvar nacimientos de almas inocentes” acompañada por declaraciones amarillistas en el sentido de que las abortistas son criminales como los nazis, aseguró la directora del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), Marta Lamas.

Influidos por la posición moralista de la Iglesia católica, nuestros insensibles gobernantes toman decisiones moralmente cínicas: “cerrar los ojos y dejar florecer el negocio del aborto clandestino, en contra de la salud y de la vida las mujeres”.

En su estudio “Aborto: entre el no de la religión y el sí de las mujeres”, la antropóloga refirió que al analizar el contexto en el que se llevan a cabo los abortos, la línea de la religión destaca inmediatamente, pues las disputas más sonadas tienen como punto de referencia a la Iglesia católica.

Sumado a ello, desde que las leyes relativas al aborto se liberalizaron en los países occidentales, la jerarquía de la Iglesia católica comenzó a impulsar los llamados comités Provida, en un intento de frenar la tendencia a su legalización.

LUCHA

Desde hace más de dos décadas las mujeres latinoamericanas y caribeñas se reúnen en la lucha por los derechos sexuales y reproductivos y por la justicia de género. Los encuentros feministas de la región han sido un lugar importante para lograr consensos y definir estrategias y prioridades del movimiento de mujeres.

Así, en el V Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe (Argentina, 1990) se creó el Día por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe, un tema de unánime y prioritaria preocupación. El 28 de septiembre fue elegido como fecha de referencia para una campaña que, desde 1993, viene impulsando acciones en los diferentes países de la región.

Con ello, cientos de organizaciones de mujeres y redes regionales en 16 países de América Latina y el Caribe están congregadas en torno a esta Campaña, que apunta a la humanización de los servicios de atención de la salud y a la disminución de la morbi-mortalidad materna.

La Campaña lucha por impulsar el cumplimiento de las leyes que permiten el aborto y generar avances en la legislación de los países de la región, a través de la formación de consensos políticos en torno a la revisión y liberalización de las leyes punitivas.

LA SOCIEDAD

Lamas, refirió, en su análisis, que aunque la lucha por el reconocimiento del aborto como un derecho todavía no está ganado en este país, los cambios en la opinión pública son incuestionables, y van en la dirección de lo que ya hace algunos años Carlos Monsiváis señaló “la sociedad mexicana ya despenalizó moralmente el aborto”.

El despunte en México de una nueva conciencia política sobre la obligación ética de respetar la diversidad en una sociedad democrática, sitúa al aborto en la categoría de una decisión ciudadana. El punto ya no es “aborto sí o no”, sino quién debe tomar la decisión sobre la interrupción del embarazo, ni el Estado, ni la Iglesia, sino la ciudadanía mexicana.

La interrupción voluntaria del embarazo remite a cuestiones centrales de la noción moderna de ciudadanía, tales como la autonomía personal, la no intervención de Estado en la vida privada y la libertad de conciencia.

En ese sentido, Lamas consideró que sólo una sociedad verdaderamente indignada y movilizada ante una ley anticuada y discriminatoria hará posible que se colapsen los prejuicios contra el aborto y se instaure un tratamiento jurídico respetuoso y socialmente igualitario.

Señaló que la tradición católica entretejida en nuestra cultura que sostiene que sólo dios da o quita la vida humana, dificulta la aceptación de algo aparentemente muy sencillo que las mujeres son personas capaces de decidir sobre sus cuerpos y sus vidas.

Por eso, concluyó, los países que han legislado el derecho a interrumpir el embarazo han reconocido una cruda realidad: “las mujeres decididas a abortar lo harán de todas formas”.

2004/RGL/LR/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content